CMD, ejemplo de gobernadores ante el combate del COVID-19

Por Gilberto Bonilla Rodríguez 
@Koimetherion

Luego de que el pasado 27 de febrero se diera a conocer el primer caso de Covid-19 en México, los gobiernos estatales iniciaron una intensa campaña donde se promovieron ampliamente las medidas para evitar un contagio masivo, y con ello generar una crisis de salud; acciones con las que se demostró el amplio compromiso para con sus gobernados.

Contrario a esto, el gobierno federal fue dando tumbos, ya que mientras el subsecretario de salud Hugo López-Gatell Ramírez (se debe señalar que, el titular de salud ha brillado por su ausencia) daba recomendaciones e instaba a la ciudadanía a mantener “la sana distancia” y mantenerse en casa, el titular del gobierno federal todavía el pasado 23 de marzo pasado invitaba, jocosamente como es su estilo, a todos los mexicanos a visitar los restaurantes, fondas, loncherías y demás, ya que no había que tener miedo y se debía mantener la economía, “Yo les voy a decir cuando no salgan, pero si pueden y tienen posibilidad económica, sigan llevando a la familia comer, a los restaurantes, a las fondas porque eso es fortalecer la economía”, vaya recomendación de López Obrador…

Ante este peculiar escenario, los trabajos y acciones emprendidos por unos y otros no han pasado desapercibidos; la casa encuestadora Arias Consultores se dio a la tarea de realizar una encuesta para este mes de marzo donde midieron la percepción de la población en cuanto a cómo han actuado los gobernadores y el presidente de la república.

Basados en los resultados presentados, los que ocupan los primeros 5 lugares en cuanto a la implementación de acciones en contra de la pandemia son: en quinto lugar el priísta Quirino Ordaz Coppel, gobernador de Sinaloa con un 62.3 por ciento de aprobación; en cuarto lugar el gobernador de Tamaulipas, el panista Francisco Javier García Cabeza de Vaca con un 63.1 por ciento; el tercer lugar lo ocupa el también panista gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo con un 69.5 por ciento de aprobación; el segundo lugar lo ocupa el también panista y gobernador de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis a quien el 77.3 por ciento de los sudcalifornianos aprueban las acciones que ha implementado en la entidad para combate de la pandemia; mientras que el primer lugar es ocupado por el que recientemente, a través de su cuenta de twitter, dio a conocer como un caso positivo de COVID 19, el priísta y gobernador de Hidalgo, Omar Fayad Meneses.

En contraparte se encuentran aquellos que, según la percepción de sus gobernados, las acciones no han sido suficientes para contener la pandemia, en último lugar se encuentra el morenista Cuitláhuac García Jiménez, con solo un 8.8 por ciento de aprobación; el penúltimo lugar es ocupado por el ídolo de Tepito y gobernador de Morelos por el PES, Cuauhtémoc Blanco Bravo con tan solo un 12.9 por ciento de aprobación; en antepenúltimo lugar se encuentra el morenista Miguel Barbosa quien solo tiene un 13.7 por ciento de aprobación; en el lugar número 29, el gobernador de Chiapas y también morenista, Rutilio Escandón Cadenas, quien en este ejercicio de opinión ciudadana solo alcanza el 22.5 por ciento de aprobación; mientras que en el nada envidiable puesto número 28 se encuentra quien preside los destinos de la ciudad de México, la morenista Claudia Sheinbaum, quien tuvo que tragarse la recomendación de quedarse todos en casa y mantener la “sana distancia” al sostener una reunión de trabajo con el presidente de México, quien hasta ese momento seguía con su política, de “no pasa nada” y con la protección de sus estampitas.

Vale la pena hacer un alto hasta aquí; los gobernadores de los estados que son reconocidos por las acciones implementadas son 3 panistas y dos priístas, mientras los que son reprobados en este mismo renglón son todos los que llegaron enarbolando la bandera de 4T, juzguen ustedes mismos, amables lectores.

Otro punto que fue evaluado en este ejercicio estadístico fue el de la confianza, la confianza que tiene la ciudadanía para enfrentar la pandemia y sacar adelante al estado; en este renglón las comparaciones, también son inevitables.

Es así como el gobernador sudcaliforniano, Carlos Mendoza Davis, ocupa el primer lugar, al obtener un 77.1 por ciento de confianza de la población para salir de este problema de salud; de cerca la sigue el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad Meneses con un 76.3 por ciento y a quien Mendoza Davis le deseo pronta recuperación a través de twitter, poco después de que este anunciara su situación médica.

En tercer lugar, se encuentra el gobernador de Tamaulipas, el panista Francisco Javier García Cabeza de Vaca con un 71.8 por ciento; en cuarto lugar, el gobernador de Guanajuato Diego Sinhue Rodríguez Vallejo; en quinto sitio se encuentra el gobernador de Jalisco Enrique Alfaro de Movimiento Ciudadano, quien en redes sociales incluso a exhibido como se desinfecta el mobiliario público al encontrarse en tercer lugar de los estados con más brotes de coronavirus.

En contra parte, los estados en los que los ciudadanos piensan que será más difícil salir de esta situación destacan los gobernadores de Morelos, Cuauhtémoc Blanco; de Veracruz, Cuitláhuac García; de Puebla, Miguel Barbosa; de Estado de México, Alfredo del Mazo y el gobernador de Chihuahua, Javier Corral con un nivel de menos del 21 por ciento de confianza por parte de sus gobernados.

Sin embargo, bien vale la pena destacar que como parte de este ejercicio de Arias Consultores, se lanzo una pregunta más al hacer referencia a cómo percibía la ciudadanía las acciones del presidente de la Republica, fuerte revés le han propiciado la gran mayoría de los estados, ya que solo en tres de ellos la gente aprueba el accionar del presidente, estos estados son San Luis Potosí, Campeche y Oaxaca y ninguno sobrepasa el 55 por ciento, mientras que los estados que más desaprueban su accionar se encuentran Querétaro, Puebla, Baja California Sur, Veracruz y sorprendentemente la Ciudad de México, lo anterior resalta porque la ciudad gobernada por la señora Sheinbaum es uno de los más poderosos baluartes del morenismo nacional.

En cuanto a la certeza de que el mandatario llevará al país a buen rumbo en cuanto la situación de salud que se tiene, solo 4 estados tienen más de un 50 por ciento de confianza en el gobierno federal o en las acciones del presidente, estos estados son Oaxaca, Campeche, Estado de México y Guerrero.

El resto de los 28 estados tienen más del 50 por ciento de desconfianza en las acciones que se han tomado para el combate del COVID 19.

Lo anterior no es de extrañarse, y es que el López Obrador se ha empeñado en minimizar la pandemia y alegre se le ha visto convivir con simpatizantes y asistentes a sus eventos, esos mismos que han tenido más de 50 personas y por ende deberían ser suspendidos, incluso, contraviniendo las disposiciones de la ahora jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum y por supuesto en otros estados.

Fiel a su estilo, López Obrador, nuevamente contrapone los dichos de los miembros de su gabinete, y escondido detrás de amuletos y escapularios, se presume inmortal e inmune ante la enfermedad que ha costado poco menos de 30 mil muertos alrededor del mundo y veinte en nuestro país hasta el momento.

En contraparte, el actual dirigente la de Conferencia Nacional de Gobernadores, Carlos Mendoza Davis, ha asumido una posición de liderazgo y ha puesto la muestra al tomarse muy en serio las recomendaciones que la Organización Mundial de la Salud ha propuesto, lo anterior con el propósito de evitar una situación de salud que no pueda ser atendida.

Estas acciones han sido secundadas por sus colegas gobernadores que al igual que el sudcaliforniano se han tomado muy en serio el tema del Covid-19, hecho que ha reconocido la ciudadanía, más allá de los constantes dichos de algunos usuarios del Face que aprovechando la red social se han empecinado en denostar y manchar el esfuerzo de un gobernador que se ha preocupado realmente por no generar una situación que podría salirse de control si no se asumen con responsabilidad las recomendaciones por el órgano mundial de salud.

Según especialistas médicos, en México apenas empiezan a sentirse los estragos de la pandemia y se presume que será hasta el próximo agosto, cuando se alcance el pico de contagios, situación que pondrá a prueba el tesón y los arrestos de los gobernantes y el presidente, ahí se sabrá de qué están hechos y de lo que son capaces, pero se sabrá si son capaces de generar confianza en los ciudadanos y evitar que esto se salga de control como en países de Europa, en donde lejos de mantener la cuarentena preventiva, pensaron que estaban de vacaciones y hoy, lloran la ausencia de sus seres queridos.

Venga pues, a seguir recomendaciones básicas de higiene como el correcto lavado de manos, a no caer en la paranoia y en la exageración, ya que estas pueden ser más peligrosas que el propio Covid-19.

Deja un comentario