BALCONEANDO /¡VERGÜENZA AJENA!

Por Alejandro Barañano

Marzo 25 del 2020

Las últimas dos semanas han sido más que suficientes para entender que quienes conforman el Congreso del Estado han marcado su clara postura de conflicto de todos contra todos, y cuando digo todos, me refiero a todos; y peor aún, han mostrado su inmensa insensibilidad por quien los eligió justo en los momentos difíciles que se viven por la alerta sanitaria existente por el Coronavirus.

Ayer, y para no ir más lejos en la vía pública y a plena luz del día, se pudo corroborar la belicosidad que han asumido algunos legisladores -hombres y mujeres-, en especial aquellos que posaron sin pena alguna ante las cámaras de vídeo utilizando gritos, insultos e incluso empellones, golpes y hasta mordidas.

Tanto un bando como el otro han sostenido una agenda rijosa en perjuicio de organismos y sectores sociales tal como en su momento ocurrió con la Universidad Autónoma de Baja California Sur, con los transportistas, los estudiantes y más recientemente con sus múltiples escándalos por la pérdida de cheques, gastos excesivos, compra de boletos de avión con dinero del pueblo, nepotismos, conflictos de interés y otras linduras más que nos han regalado evidenciando simplemente su desprecio para con los grupos sociales y económicos de nuestro estado.

Ahora, en un momento crucial para la salud pública, pareciera que a esos legisladores -hombres y mujeres-  no les preocupa nada y que son más importantes sus dimes y diretes que el incremento de contagios que se irá haciendo gradual, y que por ende, debemos actuar solidariamente. Pero ellos simplemente están en lo suyo.

Además, mientras que el gobernador Carlos Mendoza Davis implementa una serie de medidas que se deberán acatar sobre todo para aquellos que presenten síntomas de resfriado, fiebre mayor a los 38 grados, tos, dolor muscular o de articulaciones, así como dificultad para respirar, los miembros de la actual Legislativa demuestran con su total desparpajo que son lo más vergonzoso que se ha tenido en materia política y que a un año y medio de estar sentados plácidamente en sus mullidas curules, han mostrado su bajo nivel no sólo en cuanto a preparación y madurez se refiere, sino por la escasa calidad política que les ha caracterizado a muchos tanto del bando de Morena como a los de la oposición.

Ellos a lo suyo -y claro que me refiero a los diputados y diputadas- olvidándose de las mujeres embarazadas, de los mayores de 65 años, de los inmunocomprometidos o de los que sufren un cáncer activo bajo tratamiento, tal vez de los que padecen una insuficiencia renal o de los que tienen que recibir servicios de diálisis o de las personas con discapacidad asociada por complicaciones respiratorias, ellos -diputados y diputadas- simplemente muestran que no son importantes tomando en cuenta su absurdo modo de actuar.

Han confundido que el período de recogimiento que se vive es para que nos quedemos en nuestras casas y así evitemos la propagación acelerada del virus. Pero no, los diputados locales no entienden por lo que estamos pasando y que son tiempos sumamente difíciles para el pueblo que en su momento creyó en estos.

Nos han pedido las autoridades del Sector Salud que mantengamos la higiene en todo momento lavándonos las manos y evitando saludos físicos, abrazos y besos. Pero ellos mejor se dan de trompadas y de mordiscos. Nos han pedido que mantengamos una sana distancia social y que evitemos los tumultos, aglomeraciones y nos coloquemos al menos a un metro de distancia para con los demás. Pero ellos -los diputados y diputadas- han estado hombro con hombro luchando y mostrando su instinto animal, ese que es carente de educación y sensibilidad.

Nosotros los simples y meros ciudadanos, estamos tomando en serio lo que ocurre en Baja California Sur con lo del Coronavirus, pero ellos -los diputados y diputadas- no lo hacen y seguramente pagarán por ende las consecuencias de su atroz actuar cuando vuelvan a pedir el voto.

Definitivamente no habrá mejor estrategia para superar esta epidemia que no sea actuando todos juntos en un mismo sentido, con la misma fuerza, al mismo tiempo, con toda responsabilidad y solidaridad. Nosotros, los simples y meros ciudadanos, seguiremos cumpliendo con las reglas que se mantendrán durante las próximas semanas y nos olvidaremos por un momento que hay legisladores que a final, solo nos demuestran lo muy poco que nos están sirviendo; por lo que quien esto escribe mejor seguirá BALCONEANDO. . .

Deja un comentario