Trazos y retazos / GATOPARDO

Por César de Jesús Ortega Salgado

A veces no se explica como una cosa lleva a otra, así como cuando una simple conversación de cine termina en comparar el argumento con nuestra realidad o más románticamente planteado, como cuando de la nada conoces a una persona y unos días después te enamoras para siempre de ella o como… mil situaciones de esta complicada vida, que en muchas ocasiones termina teniendo mejor argumento que la más premiada de las cintas de Hollywood.

Por esto, en una reciente platica con quienes disfrutamos las películas de todas las épocas y géneros así como de quienes las protagonizaron, sale de pronto el nombre del actor Burt Lancaster, considerado uno de los grandes de la industria del cine norteamericano al ser ganador de un Oscar, recordando que filmó la película “Vera Cruz” (1954) en donde el papel protagónico lo tuvo Gary Cooper, otro grande de la pantalla y ganador de tres premios Oscar, que comparten créditos con el actor de estadounidense pero de origen hispano-cubano Cesar Romero, a quien toda una generación recordamos en la serie de televisión Batman (1966-1968), donde obtuvo su mayor popularidad por su interpretación como Joker, nombre tan en nuestra mente por el Oscar 2020 de Joaquin Phoenix, en la Película precisamente con este nombre del archienemigo del hombre murciélago.

Por cierto, hablando de enamoramientos repentinos, durante el rodaje de la película Gary Cooper y Sara Montiel tuvieron un romance, adicionalmente a que “Vera Cruz” representó el lanzamiento al estrellato hollywoodense de ella, aunque la actriz principal del reparto era Denise Darcel y no Sara, esta última termina ganando protagonismo.

Y como diría el clásico “Hablando de mujeres…” bellas como Sara y Denise, recordamos a quien llenó toda nuestra fantasía de mujer ideal ¡porque todos tuvimos una! Decidimos que la italo-tunecina Claudia Cardinale lo fue en nuestra pubertad… y recordamos la película “Gatopardo” (1963) donde ella y precisamente Burt Lancaster, compartieron créditos protagónicos con el francés Alain Delon, basada en la novela homónima, casi autobiográfica y póstuma (1958) del italiano Giuseppe Tomasi di Lampedusa (1896-1957) y quien tituló su obra al referirse al leopardo jaspeado o serval, que en italiano es gatopardo, que aparece en el escudo de armas familiar,

La película fue bien recibida por los espectadores y el mundo del cine, basada en esta novela considerada como relevante en la época posterior a la II Guerra Mundial por sus altas ventas, contextualizado el argumento en La Unificación, que fue el proceso histórico que a lo largo del siglo XIX llevó a la unión de los diversos estados en los que la península italiana estaba dividida y en su mayor parte vinculados a dinastías extranjeras, en el que se sucedieron batallas y alianzas, surgiendo particularmente en Sicilia y lugar en donde se desarrolla la trama de la novela, la figura histórica de Giuseppe Garibaldi destacado militar y político italiano que junto con el Rey de Cerdeña y posteriormente en 1861 Rey de la Italia Unificada Víctor Manuel II, fue uno de los principales líderes y artífices de La Unificación.

La novela “El Gatopardo” narra las vivencias de Don Fabrizio Corbera, Príncipe de Salina (Burt Lancaster en la película) y su familia entre 1860 y 1910 en Sicilia, donde él (personaje inspirado en Giulio IV di Lampedusa, bisabuelo del autor) se resiste con melancolía al observar el final de la aristocracia que ante la situación política, las nuevas clases sociales emergentes identificadas como burguesía y burocracia, empiezan a capitalizar a su favor las ventajas que le ofrece un nuevo régimen generado por la unificación italiana.

Don Fabrizio, no está de acuerdo que su sobrino Tancredi Falconeri (Alain Delón en el film) militante de los “Camisas Rojas” de Giuseppe Garibaldi, intente aprovecharse de la situación y adaptarse al nuevo sistema político, al pedirle a su tío interceda ante el alcalde de Donnafugata, Don Calogero Sedàra, un prestamista y usurero burgués de origen humilde que se ha enriquecido y ha hecho carrera como político, para finalmente casarse con Angelica (Claudia Cardinale en la cinta), encantado  por su belleza, pero sobre todo porque Tancredi ambiciona hacer carrera en la política del Reino de Italia y para ello precisa vincularse con un burgués cercano al nuevo régimen. Por su parte Don Calogero acepta el pedido de Tancredi para escalar socialmente y separarse de las personas del campo que conocen de su origen pueblerino y le desprecian por su actividad de usurero, mientras que Angélica desea un esposo ambicioso que la ubique en una mejor posición social y superior a la de su padre, a quien menosprecia.

El gatopardo como novela y película trasciende además, porque para efectos de la ciencia política se llama “gatopardista” o “lampedusiano” al político que inicia una transformación política revolucionaria pero que, en la práctica, solo altera la parte superficial de las estructuras de poder, conservando intencionadamente el elemento esencial de estas estructuras; todo ello derivado del personaje de Tancredi cuando le dice a su tío Fabrizio la conocida frase “SI QUEREMOS QUE TODO SIGA COMO ESTÁ, NECESITAMOS QUE TODO CAMBIE”.

En la novela se da cuenta de que la burguesía simplemente sustituye a los aristócratas como nueva élite que acapara para sí todo el poder político, recurriendo en ocasiones al fraude bajo una apariencia democrática y por ello esta singularidad expuesta por Giuseppe Tomasi di Lampedusa, que se basó en la cita del crítico, periodista y novelista francés Alphonse Karr (1808-1890) “Cuanto más cambie, es más de lo mismo”, publicada en enero de 1849 en la revista Les Guêpes (Las Avispas) se empezó a emplear con frecuencia en el lenguaje cotidiano de la época, hasta llegar a la ciencia política.

Cuando nos damos cuenta quienes conversábamos inicialmente de Burt Lancaster, aportando de manera intermitente diversos fragmentos de lo que les narro, no nos explicamos como una cosa nos llevó a otra y antes de que la temática del cine nos lleve a la política, recapitulamos y en lugar de contrastar el gatopardismo con la política nacional, que seguramente muchos de quienes esto lean lo harán irremediablemente identificando mas de un gatopardo, nosotros esa noche preferimos seguir en el cine… por cierto, ¿ya tuvieron oportunidad de ver la ganadora del Oscar 2020 “Parásitos”? Enfoquémonos en el tema de cine, nos es política la pregunta jejeje

Deja un comentario