BALCONEANDO / FUTURO INCIERTO

Por Alejandro Barañano

Recuerdo perfectamente cuando Víctor Manuel Castro Cosío buscaba afanosamente convertirse en Senador de la República en el proceso electoral recién pasado, época en la que criticaba a través de sus incendiarios discursos a todo lo que se movía, asegurando además que haría las cosas diferentes y que no era igual que los que se fueron.

Sin embargo, por una cruel jugada del destino, ahora se exhibe no como iguales a los que tanto criticó sino peor a ellos, impulsando y solapando negocios familiares a la sombra del poder que lo compacta en una truculenta historia llamada la Cuarta Transformación en Baja California Sur.

Así, cual icono de esa descarnada lucha por los que menos tienen, por los que carecían de voz, por aquellos que aseguraba eran desprotegidos y damnificados de un neoliberalismo rapaz, Víctor Manuel castro Cosío se ha exhibido en la actualidad como un prototipo de las prácticas corruptas del pasado que tanto criticó, por lo que aquel “líder histórico” disidente magisterial ahora es cuestionado agriamente tanto en las redes sociales como en medios de comunicación por ser un representante gandalla y abusivo del Gobierno de México.

Tan es así, que incluso le dio piola a más de uno de los que llegaron a ocupar una curul bajo el estandarte de Morena para hacer negocios familiares bajo el amparo del poder, tal y como sucedió con las compras por miles de pesos en favor de un familiar del pusilánime esbirro que tiene para sus vericuetos, Esteban Ojeda Ramírez, la cual registró ante el Sistema de Administración Tributaria 46 facturas al Congreso del Estado -todas con folios progresivos- y en algunas casos hasta siete facturas expedidas el mismo día y pagadas con dos o tres días de diferencia.

Además “El Puchas” -como le dicen sus más allegados y uno que otro llevado- solapó que el mismo diputado Ojeda Ramírez avalara compras con sobreprecios y sin licitación de equipos de computación, bienes y servicios, mostrando el verdadero tamaño del abuso que cometieron; o sea, una forma o práctica por demás corrupta de ejercer el recurso público y de pegarle duro al presupuesto sin ningún miramiento.

El mismo Víctor Manuel Castro Cosío utilizó también al mismo diputado Esteban Ojeda para meterse en el brete aquel de la fallida reforma al estatuto universitario para ponerle nombre a la elección de quien sería el rector en turno, y luego tratar de congraciarse con la sociedad a través del mismo legislador, que ofreció el 8 de octubre del 2018 ponerle punto final al fuero conque gozan los representante populares electos mediante el voto popular y que por cierto, nunca sucedió.

Por esto y más el enfermo, caduco y jubilado maestro de secundaria, ha demostrado carecer de palabra y de la honestidad que tanto pregona tener, ya que ha recurrido a las remozadas prácticas corruptas del pasado que tanto y tanto criticó.

En descargo a todo ello, Víctor Manuel Castro Cosío recurre a la socorrida excusa que la prensa miente e inventa, que nada de lo que se dice en su persona es cierto, que todo siempre fue un mal entendido y arenga además con el viejo y falso cuento que es un “luchador social” y que jamás empeñaría su sufrimiento, persecuciones y golpeteos, por las defenestraciones y campañas políticas de linchamiento que dice recibir. ¡Increíble!

Dirá misa, pero su pasado corrupto ya lo alcanzó, pues está visto que los límites de la indecencia y la decencia se han perdido en medio de una enorme franja  de mentiras, dislates y embustes que lo atrapó, para así convertirse en una historia común que reza que tanto robaron en el pasado como están robando en el presente, que todo sigue siendo igual si no es que peor, y que el ayer para Víctor Manuel Castro Cosío le augura un futuro incierto y traumático para los que apostaron y creyeron en sus falsas promesas; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .

COMO EN BOTICA

Con el objetivo de ofrecer mayor seguridad y bienestar a las familias sudcalifornianas, en esta administración se trabaja para fortalecer a las instituciones encargadas de velar por su tranquilidad, así lo dio a conocer GENARO RUIZ, titular de la SEPUIM, al informar que sólo en materia de infraestructura militar se han invertido más de 446 millones de pesos. . . Con base en las acciones de vigilancia epidemiológica que desarrolla el Sector Salud de la entidad, es posible asegurar que al día de hoy BAJA CALIFORNIA SUR continúa libre del Covid-19, informó el titular del ramo, VÍCTOR GEORGE FLORES, al convocar a la población para que no sea sorprendida por los mensajes que circulan en redes sociales con datos falsos sobre la presencia de CORONAVIRUS en la entidad. . . En el Ayuntamiento de Los Cabos, ese que dice administrar JESÚS ARMIDA CASTRO GUZMÁN, se ha detectado un “FALTANTE” de 3 millones 467 mil 851 pesos, y otra “lindura” más encontrada en fechas recientes es que aunque LUIS ARMANDO DÍAZ no es funcionario público, cuenta con una caja chica de más de 25 mil pesos mensuales que salen del mismísimo ERARIO PÚBLICO. . . ¡Quihubole!. . . ¡HE DICHO! 

Deja un comentario