Micrópolis / Salvajismo político

Febrero 13 del 2020

Es de preocuparse el rumbo que en estos casi 15 meses de un gobierno que engañó a un gran porcentaje de electores, en donde se les prometió un verdadero cambio para que todos, de una manera u otra, fueran beneficiados por la gestión gubernamental. En ese entorno, el país está sumido en un galopante desempleo, inseguridad, falta de medicamentos en hospitales, el desmantelamiento de las instituciones de contrapeso al gobierno federal en turno, entre otros, y todo ello en detrimento de los que menos tienen. Este es el gobierno de una supuesta cuarta transformación, que actúa con ocurrencias y que polariza a los mexicanos, enfrentándolos unos con otros, por ejemplo, pretende enfrentar a un sector empresarial al cual convocó este martes por la tarde noche de ayer, para invitarlos a ser partícipes de la rifa del avión presidencial, pero que no entregará la aeronave, pero a 100 ganadores se les dará 20 millones de pesos a cada uno. Pero lo que causa revuelo de esta reunión, es los platillos que habrán de degustar son el platillo favorito de sus seguidores, que es atole con tamales.

Se podrá considerar esto relevante, pero fue claro y precio cuando señaló que ahí se dará cuenta, quiénes de los empresarios al convite, están con su gobierno.

Esta acción trae un mensaje muy claro, que, aquél empresario que participe de la venta de los “cachitos de lotería”, por quiere convertirlos en “billeteros” (vendedores de cachitos de lotería, labor muy noble para quien se dedican a esta actividad); partiendo del hecho de que estos empresarios representan un promedio de 3 millones de trabajadores afiliados al Seguro Social, fácilmente pueden “acomodar” 3 millones directos de “cachitos” de la mencionada rifa, una idea que algún “iluminado” de su equipo le vendió para cumplir en “deshacerse” del avión presidencial, pero como la aeronave no se entregará pues quedará en resguardo de las fuerzas armadas, e independientemente de esta gran “idea”, quienes adquieran esos boletos, estarán regalándole al gobierno federal, una doble tributación, por la sencilla razón de que este avión, una gran parte del costo ya se encuentra cubierta con el pago del dinero de los contribuyentes, cae esta acción en darle atole con el dedo a quienes siguen creyendo en él.

Esta salvajismo político, lo trasladamos a Baja California Sur y tratando de emular a su líder moral, pretenden llevar acciones fuera de un contexto real, cuando la ciudadanía sudcaliforniana vive una realidad diferente y que no se traga las mentiras de sus diputados locales, como es el caso de Esteban Ojeda Ramírez, de Milena Quiroga Romero, de Homero González Medrano, que en su afán de pretender seguir manipulando las conciencias del ciudadano, con iniciativas, engañosas, tendenciosas, tramposas y a modo de sus intereses muy particulares que traen amarrados con su virrey, que no resultó vicegobernador, sino un mero titiritero de mentes más débiles que la del profesor Víctor Castro Cosío, el dizque flamante coordinador de programas sociales y “jefe” político de los funcionarios federales, quien pregonó que nuestro estado no va a faltar nada y todavía se atrevió a decir que en el 2019, se invirtieron de recursos federales, 15 mil millones de pesos, en donde, cabe aclara, no gestionó un solo peso, sino que fue gracias a la labor de gestión del gobernador Carlos Mendoza Davis.

¿Por qué se afirma?, porque Mendoza Davis realizó una intensa labor de cabildeo con legisladores federales y con los titulares de las dependencias del gobierno federal para la asignación de los recursos financieros que requiere el estado, y así como él lo hizo, también lo secundaron los Secretarios estatales de Finanzas, de Turismo, Economía y Sustentabilidad, Planeación Urbana, Infraestructura y Movilidad, en materia de seguridad pública, de salud, del trabajo, de los sectores primarios. Y para colmo de Morena, hasta los presidentes municipales emanados de este partido, hicieron gestión de recursos para sus respectivos municipios, en donde se acrecentó la ausencia del mal llamado vicegobernador, que eso, quiere ser gobernador del estado, pero no aporta beneficio alguno a la sociedad sudcaliforniana.

Una observación sobre la reunión para informar de “los avances” y “logros” del gobierno federal todos los presentes a excepción de algunos funcionarios públicos de orden federal como estatal, fueron en su gran mayoría, los llamados servidores de la nación, que si no hubieran acudido, hubieran perdido sus respectivas quincenas, así, ¿cuál músculo político mostró este que quiere ser candidato de Morena a la gubernatura?

Otros morenistas como lo son Esteban Ojeda, Milena Quiroga y Homero González, al igual que su “líder”, hicieron caravana con sombrero ajeno en el asunto de bajar de la agenda legislativa federal, la reforma a la Ley de Pesca y Acuacultura, para permitir la explotación comercial del pez dorado a este rubro. Es cierto que fue “bajada” pero mañosamente a través de un foro en donde diputados federales de Morena, convocan a los sectores interesados para la liberación este producto, y justificar a través de este manejo tendencioso, salvaje de pegarle a las economías de diversas entidades costeras, quienes se ven beneficiados como actualmente se encuentra dicha ley, y no hay que olvidar que no fueron ellos los que iniciaron esta oposición, conjuntamente con otros expertos, que si saben lo que representa en materia turística y económica, lo valioso que es el dorado, en la pesca deportiva y recreativa.

Porque una de las características de este gobierno federal, que le pega a las actividades económicas más rentables y que favorecen la entrada de divisas al país, es decir, el turismo, es la segunda fuente de ingresos en divisas que oscilan en el rango de los 25 mil millones de dólares al año, mucho más que la propia explotación petrolera, a la que le han inyectado recursos de una manera estratosférica, mientras que a la actividad turística, la han minimizado, a grado tal que desaparición el Fondo de Fomento al Turismo, recursos que destinan a la construcción del tren maya, el aeropuerto de Santa Lucía y a la refinería Dos Bocas.

Estos diputados locales de Morena, deben de ubicarse en la realidad y no pretender seguir dando tumbos, ni justificando acciones ni ocurrencias, que en nada beneficia a las mayorías pero que si van en perjuicio de la sociedad sudcaliforniana, como salvajemente pretenden destruir la gallina de los huevos de oro.

Deja un comentario