BALCONEANDO / PONIÉNDOSE HUARACHES

Por Alejandro Barañano

Quienes saben, aseguran que el significado de cinismo es la tendencia a expresarse mediante la ironía, sarcasmo y la burla, y tan es así que el desfachatado que incurre en ello tiene por característica despojarse de la vergüenza para realizar actos deshonestos frente a los demás, aunado esto a la actitud que conlleva tratar de engañar o mentir sin importar las consecuencias; o sea y en pocas palabras, cometer acciones protervas de manera descarada.

Esto viene a colación porque el diputado emanado del Movimiento de Regeneración Nacional, Esteban Ojeda Ramírez, busca generar presión para crear una Fiscalía General del Estado por órdenes de su patrón “El Puchas”, o sea VíctorManuel Castro Cosío.

Para quien no lo sepa, quien hasta hace poco tiempo se caracterizaba por ser un mero revoltoso y gamberro esquirol del magisterio sudcaliforniano, presentó junto con sus compañeros Milena QuirogaRomeroyHomero González Medrano, una propuesta irresponsable donde se pretende “arreglar” lo que hoy en día está funcionando, asegurando con desfachatez que se trata de una iniciativa “noble y generosa”, cosa que a todas luces es una falacia pues lo que busca son dos cosas: Una, dejar que el maestro de secundaria jubilado, o sea “El Puchas”, ponga a un fiscal a modo para sus perversos planes que trae entre manos. Y dos, que el hombre venido de Oaxaca –Esteban Ojeda Ramírezquede impune por la sarta de pillerías que junto con familiares suyos han venido cometiendo bajo el amparo del fuero del “magnánimo” diputado.

Tan cínico ha resultado ser Esteban Ojeda Ramírez, que cree que puede venir a insultar la inteligencia del pueblo sudcaliforniano con sus anodinas y pueriles acciones, pues en más de una ocasión ha estado bajo el escrutinio de la gente, sobre todo cuando salió a flote un posible fraude en el erario público en que se vio inmerso, esto junto con un marcado conflicto de interés al descubrírsele que junto con su cuñada era proveedor de artículos de cómputo y consumibles desde que arrancó la actual Legislatura.

Para quien lo haya olvidado, hay que aclarar que existen diversos documentos en poder de los medios de comunicación que muestran claramente un número de facturas a nombre de Proveedora de Cómputo y Suministro para Oficina, empresa que supuestamente es propiedad de Jerusalén Ocampo Alameda, y cuyo domicilio fiscal está ubicado en la calle de San Fernando 319 interior A de la colonia Misiones II de la ciudad de La Paz.

Pues bien, al indagar sobre ello, se descubrió que bajo la protección de Esteban Ojeda Ramírez se cobraron un total de 46 facturas a nombre del Congreso del Estado -todas ellas en orden consecutivo-, lo que podría representar sin duda alguna un conflicto de interés toda vez que la proveedora en cuestión es cuñada del diputado nativo de Oaxaca, ello para surtir materiales y suministros a precio alzado al Poder Legislativo. Luego entonces: ¿Eso es cinismo, o no?

Solo por citar algunos detalles sobre este bochornoso asunto, se demostró que las facturas 001, 002, 003 y 004 fueron emitida por la persona pariente de Esteban Ojeda Ramírez el 3 de octubre del año 2018, o sea escasos 30 días de haberse acomodado en su curul quien fuera “miembro distinguido” de la Corriente Democrática del Magisterio en la entidad. ¡Quihubole!

Todas las facturas antes comentadas están certificadas y selladas por el Sistema de Administración Tributaria por la cantidad 10 mil 457 pesos; 20 mil 779 pesos; 33 mil 941 pesos y 3 mil 350 pesos, respectivamente, y fueron pagadas por Finanzas del Congreso del Estado a través de la cuenta 0563579069 de Banorte bajo el cheque número 20230234, el cual sumó la cantidad de 68 mil 528 pesos, esto con fecha 4 de octubre del 2018, o sea, curiosamente un día después de su emisión. Por lo que vuelvo a cuestionar: ¿Es un cínico Esteban Ojeda Ramírez? Por favor, sea usted quien norme criterio.

Pero ahí no paró la cosa, pues de la misma manera se obtuvieron otras facturas -de la 001 a la 046- todas ellas emitidas por la misma Jerusalén Ocampo Alameda, y como ejemplo está la que bajo adjudicación directa giró -factura 046- de fecha 7 de noviembre del 2018 bajo el concepto de 21 computadoras laptops marca Dell con procesador Intel Core 5 de 8 gb de ram, cada una con un costo de 17 mil pesos, haciendo un total de 414 mil 120 pesos que le fueron liquidados en dos cheques; el primero de la cuenta Banorte bajo el folio 0194951 de fecha 9 de noviembre del 2018 por la cantidad de 207 mil 060 pesos, y que otro que se le dio al entregar los equipos físicamente por el monto restante, y esto fue el 16 de noviembre del 2018.

El cinismo de Esteban Ojeda Ramírez es de tal dimensión, que obvia decir que de acuerdo con un sondeo realizado cada una de esas computadoras antes comentadas tienen un valor promedio en el mercado -a precio de menudeo- de 13 mil 499 pesos, lo que indica claramente que hubo un exagerado sobreprecio en el producto.

Además, la impunidad y corrupción que imperó en este caso, constituyen y se tipifican bajo el delito de peculado y fraude en contra del erario público, lo que es investigado por parte del Órgano de Fiscalización Interna del Congreso del Estado y de la misma Procuraduría General de Justicia del Estado, a fin de explicarle a los sudcalifornianos sobre el severo daño que se ocasionó en el patrimonio público.

Ahora queda claro porque le urge bajo el auspicio del enfermo, cantinflesco y por demás pusilánime encargado de los Programas de Bienestar en la media península, impulsar una Fiscalía General a modo para no ser castigado, ello y a pesar de que con su modo cínico, irónico, sarcástico y burlón busca cubrir su falta de vergüenza al realizar actos deshonestos frente a los demás, aunado a su conocida actitud de engañar y mentir sin importarle las consecuencias que esto lleve, o sea, en otras palabras, poniéndose huaraches para no espinarse; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .

Deja un comentario