Micrópolis / Una rebeldía positiva en bien de los gobernados

Febrero 06 del 2020

Ante la incertidumbre que ha generado la fallida instrumentación del Insabi a nivel nacional, que hasta la fecha ha sido un verdadero fracaso, ya que no garantiza, en lo absoluto, la atención gratuita de la salud, los gobernadores de Acción Nacional presentaron un documento en donde no se opusieron a la instalación de este programo sino a falta de reglas claras, así como el manejo de los recursos y con soportes claros y definidos, por lo cual los gobernadores panistas propusieron 19 puntos para llegar a acuerdos los cuales al parecer no le agradaron al inquilino de Palacio Nacional cuando en la víspera, su gabinete de salud, ya había aprobado.

Una gran parte de los analistas políticos en materia de salud, han señalado que AMLO ante los grandes problemas nacionales, sale siempre con distractores como el pretender rifar el avión o la más reciente, que cancelará a partir de agosto de este año, los famosos “puentes” vacacionales, y un sinfín de ocurrencias para mantener entretenida a la población y sobre sale en ello, que el país está sumergido en una ola de violencia (en varios estados de la República, no en BCS), con un crecimiento económico negativo, es decir, debajo de Cero por ciento. Ante esta ineficacia del gobierno federal se le suma la total desatención al sector salud, pretendiendo con su famoso Insabi, convirtiéndolo en su instrumento para operar electoralmente rumbo al 2021 y mantener su presencia como “el dador de vidas y haciendas”.

Pero ante una rebeldía positiva, los nueve gobernadores panistas (de los estados Aguascalientes, Baja California Sur, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Querétaro, Quintana Roo, Tamaulipas y Yucatán), incluyendo a los gobernadores de Jalisco y Nuevo León, quienes no son improvisados políticos ni tampoco sumisos ponderaron las ventajas y desventajas de dicho programa de salud federalizado. Hay que reconocer que a pesar de que Baja California Sur, junto con Quintana Roo son los estados más jóvenes del país y ambos gobernados por el PAN, hayan hecho empáticos en la lucha por defender a sus gobernados para que estos no sufran de las deficiencias y carencias de ese programa federalizado que es contrario a un principio constitucional en donde debe existir un respeto mínimo a la autonomía e independencia de los estados que conforman la República Mexicana, y lo que se observa es pretender centralizar el poder en un solo hombre, pasando por encima de los procesos democráticos de cada entidad federativa.

Como bien lo dijo este martes el gobernador Carlos Mendoza Davis, la federación redujo la posibilidad de un acuerdo a una postura única: adherirse o rechazar el modelo original del INSABI en su totalidad, al señalar que su gobierno realizará una valoración de sus circunstancias locales para tomar una decisión al respecto. Y por tanto esto ocurre, se van a continuar brindando las mismas atenciones que hasta el 31 de diciembre de 2019 otorgaba el Seguro Popular a las personas que carecen de toda derechohabiencia, al señalar que su administración comparte el objetivo de construir un sistema de salud gratuito, pero esto debe ocurrir de forma gradual y con soportes financieros claros y definidos.

Una de las características fundamentales del sector salud en BCS es el manejo de sus finanzas sanas y transparentes, ya que en las auditorías que se le han practicado, no se ha encontrado inconsistencia o señalamiento u observación alguna, lo que nos indica claramente que ha sido bien implementado y tan es así, que hasta el 2019, contaba el Seguro Popular con un registro de derechohabientes de 221 mil sudcalifornianos, con esto queda demostrado que la administración de Mendoza Davis, ha sido responsable en el manejo de este rubro. Pero además, con el consabido problema que a nivel nacional padecen los estados que han firmado con el gobierno federal el Insabi, están en total abandono por parte de la federación, en la dotación y atención médica gratuita, y que el gobierno sudcaliforniano supo en su momento, adquirir los medicamentos a tiempo para que estos no fallaran en sus hospitales y centros de salud, y muchos en la atención médica como lo ha venido ofreciendo hasta la fecha.

En este sentido, como gobierno previsor, la administración de Mendoza Davis, dijo que “para continuar en ese esquema de optimización administrativa, nos sumamos a la compra consolidada de medicamentos que la secretaría de Hacienda y Crédito Público organizó en 2019”. Por ello reiteró el sumarse para unir esfuerzos que atiendan los requerimientos en salud de los sudcalifornianos, por lo que lanzó una convocatoria para que la política de salud federalizada retome la experiencia y capacidad técnica instalada por este gobierno estatal para fortalecer la prestación de servicios a la población más vulnerable, y no caer en un modelo de salud arcaico clientelar, muy parecido o casi similar al que sufren venezolanos y bolivianos, y eso, el  gobernador sudcaliforniano tiene la obligación constitucional, de defender a capa y espada la atención para todo aquel que no esté bajo los regímenes del IMSS o del ISSSTE, tal y como ha venido sucediendo.

La inteligencia de un gobernante no se mide de los pies al cielo sino de la cabeza al cielo, recordando a Don Ángel César Mendoza Aramburo, y remitiéndonos también a una frase napoleónica, quedando demostrado y anteponiendo un trato preferencial por el Ejecutivo federal, como si lo hicieron los gobernadores priistas, que no han podido superar la pérdida del poder político. Los gobernadores emanados de Morena y sus aliados, por obligación política, fueron los primeros en sumarse a este desastre en contra de sus gobernados.

Como bien lo dice el Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, Marko Cortés Mendoza, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Organización Mundial de la Salud, o como lo recomiendan todos los organismos internacionales de salud, debe destinarse al menos el 5% del Producto Interno Bruto al sector salud, y aquí en México, apenas si llega al 2%”. Sin embargo, para el inquilino de Palacio Nacional, él tiene otros datos.

Los gobernados en estos estados panistas, a los que se suman Jalisco y Nuevo León, la sociedad debería aplaudir esta rebelión positiva que más que perjuicios habrá de traerle beneficios, porque hasta el momento, no les falta atención médica ni medicamentos, como ya se dijo anteriormente, sucede en las otras entidades federativas, en donde no les importó en lo absoluto el bienestar de sus gobernados, sino que privilegiaron su bienestar político y sobre todo personal.Microtemas. Los eventos deportivos que viene organizando la Secretaría de Turismo, Economía y Sustentabilidad (SETUES), que presentó ayer su titular, Luis Humberto Araiza López, como el Triatlón AsTri La Paz, L’TAPE LA PAZ, y la serie Titán, que en sus diferentes etapas a realizarse en esta capital, dejarán una derrama económica de 50 millones de posos al sector turístico. Pero hay que resaltar, que estos eventos, son patrocinados por el gobierno estatal, y en el caso del Ayuntamiento, solo aportará su apoyo logístico.  

Deja un comentario