Micrópolis / Acuerdos sí… pero sin entreguismo

Enero 4 del 2020

Con malos augurios en materia de salud inició el 2020 en materia de salud a nivel nacional, ya que en la mayoría de las entidades federativas con la desaparición del Seguro Popular, se pretendió que todos los estados de la República se adhirieran al famoso Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), que inició operando sin reglas, sin protocolo, sin planeación y con incertidumbre para la ex derechohabiencia del primero, y como camisa de fuerza el gobierno federal azuzó a los gobernadores que si no firmaban dicho documento, no habría recursos para operar el área más sensible que tiene toda sociedad, como es la salud, como lo expresara en su momento la gobernadora de la Ciudad de México, Claudia Shienbaum, en un claro chantaje, o te afilias o te quedas fuera del presupuesto.

Ante esa circunstancia los 9 gobernadores de Acción Nacional (Aguascalientes, Baja California Sur, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Querétaro, Quintana Roo, Tamaulipas y Yucatán), más el de Jalisco -de Movimiento Ciudadano- y el independiente de Nuevo León, se opusieron a no firmarlo porque representaba un entreguismo total en perjuicio de los gobierno estatales, porque los sujetaba de una manera muy gandallezca, a entregar toda la infraestructura como personal médico a la federación, lo que implicaba que el pacto federal trastocar prácticamente la autonomía de estos gobiernos, en la decisión de atender a la población en materia de salud como le corresponde por obligación a cada gobernante. Es decir, nada en lo absoluto los gobernadores tendría facultad alguna para responder a los reclamos que en esta materia les planteara la sociedad.

El grave y eterno problema que han padecido los sudcalifornianos y quienes aquí radicamos, es el centralismo, esa toma de decisiones que han perjudicado a los derechohabientes, en el caso del ISSSTE como del Seguro Social (IMSS), son las famosas compras consolidadas ya sea para medicamentos, instrumental médico, o el avituallamiento de camas, colchones y sábanas, ya que cuando estas se llegan a necesitar, se tienen que esperar a una decisión de las autoridades centrales, para que adquieran lo necesario y cuando exista presupuesto. En cambio, los hospitales bajo la responsabilidad de los gobiernos estatales, no así, estos realizan sus compras “consolidadas” -porque se licitan- con el tiempo debido, y no se tienen que esperar a que se le ocurra al responsable de las compras a nivel central (desde la ciudad de México).

Ese centralismo agobiante que por muchos años sufrían todas las entidades del país, excepto la ciudad de México, estaba desapareciendo, y eran los gobiernos estatales, quienes respondían ante el reclamo ciudadano para una mejor atención médica oportuna, con medicamentos y con infraestructura suficiente.

Independientemente de la firma de un acuerdo de coordinación NO CENTRALIZADO, que se dará hoy martes por parte de estos 9 gobernadores con el presidente Andrés Manuel López Obrador, preguntamos, ¿qué hubiera pasado si estos gobernantes no hubiesen alzado la voz en defensa de los derechohabientes del seguro popular? ¿Qué hubiese pasado con los responsables del sector salud en cada entidad federativa, quién los nombraría? La lógica nos indica, que desde el centro del país, y a quien tendrían que responderle directamente, es al secretario federal del ramo, con lo cual, ante cualesquier problema que surgiera en todos los hospitales, las respuestas tardarían demasiado, por ese burocratismo federal, y más ahora, con lo que ha sucedido con el Insabi, que sigue sin ser una opción para quien tiene necesidad de la atención médica.

Por eso, los gobernadores de Acción Nacional, desmintieron, primero una supuesta adhesión de sus gobiernos al Insabi, sino que se firmará un ACUERDO DE COORDINACIÓN NO CENTRALIZADO con la federación, lo que implica, un traje a la medida que garantiza a la población el sistema de salud que merece, porque con la salud… no se juega.

En este sentido, los gobernadores de Acción Nacional, señalan, que lograron un consenso para la firma de un modelo de acuerdo de coordinación no centralizado con el INSABI (no adheridos), y exponen en su propuesta, “el continuar atendiendo en nuestros estados, a todos los pacientes como se ha venido haciendo a través del Seguro Popular.

Por ello, la Asociación de Gobernadores de Acción Nacional (GOAN), presentó el lunes 20 de enero pasado, una propuesta alterna al Insabi. En ella, los ejecutivos estatales, confirmaron la gratuidad en el Sistema de Salud, porque esta es una prioridad para los mexicanos, y en donde el centro del sistema, son los pacientes y sus familias. En consecuencia, es imprescindible construir en conjunto un sistema de salud no solo gratuito, sino de calidad, porque la gente lo necesita.

Para los gobernadores de Acción Nacional, “Centrar los esfuerzos en el pago de servicios, es necesario, pero no es suficiente, por ello propusieron,un sistema gratuito de calidad que implica:

Contar con recursos humanos suficientes, profesionales y empáticos.

Tener todas las medicinas todo el tiempo.

Asegurar la infraestructura y equipamiento necesarios.

Garantizar los recursos necesarios para la atención a los hijos y nietos.

Esta visión, puntualizaron, es con la que hemos construido los servicios de salud en nuestros estados, que nuestras poblaciones aprecian, y que complementaría adecuadamente la visión del gobierno federal.

Por consiguiente, proponemos:

Firmar un convenio de colaboración con la autoridad federal, que supla a los de adhesión y coordinación que se nos han puesto a consideración.

Establecer de inmediato una mesa técnica, con representantes de las entidades y de la federación, para garantizarle a la gente servicios gratuitos con calidad, doctores, medicinas y equipos suficientes.

Acordar los mecanismos de financiamiento que permitan asegurar un servicio de excelencia a las personas para las futuras décadas.

Concluir los proyectos de infraestructura en marcha en toda la República.

Continuar atendiendo en nuestros estados a todos los pacientes como se ha venido haciendo, de manera gratuita, eficiente y atenta, en el primer y segundo nivel.

Transparentar y definir el destino de los 40 mil millones de pesos que pertenecían al Seguro Popular, que cuentan con recursos estatales.

Con este esquema propuesto, se asegura por parte de estas entidades, seguir ofreciendo cobertura médica, GRATUITA, oportuna y de calidad. Por lo que refrendaron su postura, porque “estamos ofreciendo una alternativa al modelo de salud que propuso la federación”.

Ponerse en estos tiempos en contra de un gobierno federal que a todas luces quiere ser un gobierno centralista para que todos de una manera u otra, le deban “el favor” al presidente, para hacer de la salud un sistema clientelar para beneficio de su posicionamiento partidario, lo que demostrado que los gobernadores de Acción Nacional, no cayeron en ese juego perverso en lo que pretendieron involucrarlos, porque muchos gobernadores, principalmente de la corriente ideológica (Morena), no analizaron ni tuvieron el alcance de visualizar el daño que se le hacía a los pacientes, sino sumisamente firmaron sin leer, las letras “chiquitas” de ese convenio.

Esta lucha, se puede igualar a ese momento bíblico cuando David se enfrentó a Goliat.

Deja un comentario