El asesinato de Soleimani y sus implicaciones

Por María Luisa Cabral Bowling

Con el asesinato del general iraní Soleimani, por órdenes de Trump, la situación internacional cambia radicalmente. Hay muchos aspectos del problema que vale la pena analizar. Primero, la información, como en otros casos, en donde cada vez es más notable el sesgo de la información que recibimos a través de los grandes medios de comunicación, del que no se escapan, por supuesto las redes sociales. A pesar de la comunicación casi instantánea que tenemos y de las grandes facilidades tecnológicas, no es fácil tener una visión o una versión más cercana a la realidad de los acontecimientos a través de los medios convencionales.

Y la gravedad del hecho en sí también es muy sobresaliente. Incluso para lo que acostumbran a hacer en Estados Unidos en su política exterior, en particular frente a los que considera sus enemigos, que no ha sido precisamente apegado al derecho internacional o apegado a su propia normatividad interna, este asesinato se pasó con mucho de la raya. Soleimani no era un terrorista, no estaban en guerra con su país; Soleimani fue quien sacó al Estado Islámico de Irak eso sí y eso es lo que no lo perdonaron; no hubo una provocación, a pesar de que ahora quieren armarla y presentarla como tal a la opinión pública. Si uno sigue la cadena de acontecimientos anteriores, lo que vemos es una serie de provocaciones y de agresiones con la presencia militar de Estados Unidos en el país a partir del atentado del 11 de septiembre en el que Irak no tuvo nada que ver.

La dirigente demócrata del Congreso; Nancy Pelosi declaró públicamente que la acción emprendida por órdenes de Trump fue provocadora y desproporcionada. Incluso para lo que sabíamos que podíamos esperar de Trump, fue demasiado, o a lo mejor finalmente hizo algo como lo que muchos temíamos que era capaz de hacer con la mayor irresponsabilidad y el mayor nivel de inconciencia y de ignorancia en todos los sentidos. Ya no solo violó el derecho internacional que prohíbe liquidar así a los enemigos, incluso en guerra, sino que fue francamente inmoral hasta para los estándares de Estados Unidos y de Trump.

Pepe Escobar, que es un reconocido analista especializado en Medio Oriente declaró que fue Israel, con sus servicios de inteligencia y su primer ministro Netanyahu (otro líder absolutamente inmoral, en serios problemas legales en su país y en riesgo también de perder su liderazgo con graves acusaciones de corrupción) quienes entregaron a Soleimani a Estados Unidos para su ejecución.[1]

Por otro lado, el sitio de información de los militares veteranos de Estados Unidos ha publicado dos artículos en los que sus expertos, incluso su editor, declara que Soleimani fue con engaños a Teherán porque se le ofreció negociar un acuerdo con Estados Unidos con la intermediación del gobierno de Irak.[2] Ambas noticias que nunca veremos en los principales medios corporativos occidentales de información.

Lo que pueda venir después de esto es impredecible y grave, en cualquier caso, aunque, afortunadamente, igual que los gobiernos de China y de Rusia, el de Irán, es mucho más prudente y racional que las personas que ocupan los puestos de liderazgo en el gobierno estadounidense y no son suicidas. Es de aquel lado y no de parte de Estados Unidos, en donde cabe esperar mayor prudencia y sentido de responsabilidad para no estallar una guerra desbordada. De hecho, parece que al contrario de que quería lograr Estados Unidos en la región esta acción está produciendo los efectos contrarios: los efectivos militares de Estados Unidos se verán obligados a abandonar Irak; en lugar de ruptura entre Irak e Irán con este hecho se logró una mayor cohesión regional, porque ya vieron que con Estados Unidos nadie está seguro y que no se puede confiar en ellos ni mínimamente y también logró unificar contra ellos a los gobiernos y a los pueblos de los dos países.

Lo que es más claro es que este acontecimiento agudiza la crisis en Estados Unidos, el deterioro político incluso moral y tal vez también económico y desnuda cada vez más las descarnadas y decadentes pretensiones hegemómicas del gobierno norteamericano, tanto que también está acrecentando las protestas internas contra Trump y la élite gobernante.


[1] Ver: Pepe Escobar: Israel deu as coordenadas aos EUA para o assassinato de Soleimani, https://www.brasil247.com/midia/pepe-escobar-israel-deu-as-coordenadas-aos-eua-para-o-assassinato-de-soleimani

[2] https://www.veteranstoday.com/2020/01/06/exposed-by-msm-soleimani-in-iraq-at-trumps-request-not-saudi-to-end-embassy-violence/

Deja un comentario