Editorial

Enero 2020

Somos un país de ocurrencias. Uno pensaría que es broma. Pero no. Y mientras se lanzan ese tipo de chistes como el “rifar el avión presidencial TOP-01”, de lo cual tantos memes se han hecho y viralizado en redes sociales, se esconde una cruda realidad a nivel nacional. Y vaya, no son pocos los temas con los cuales se trata de engañar o mentir a los mexicanos de que el huachicoleo se acabó, como sucede con la corrupción, con el alto índice de criminalidad (más de 36 mil muertos en tan solo el primer año de gobierno federal), el “salvataje” al tirano de Evo Morales, expresidente de Bolivia, el crecimiento cero, la supuesta baja en los precios de los combustibles como las tarifas eléctricas, la supuesta gratuitidad universal de la salud a través de un programa como el Insabi, que nadie “sabi”, los recortes presupuestales a gobiernos estatales como al campo, la pesca y la ganadería….

Pero el chiste mayor, el que ha superado hasta “El Chupacabras” que se inventó el expresidente Carlos Salinas de Gortari, ha provocado la burla no solo de los 57 millones de mexicanos que no votaron por AMLO, sino de gente de otros países con eso de “rifar” el avión presidencial, y que, pobre de aquel, de llevarse a cabo esa pretendida intención de López Obrar de dárselo a aquel que se saqué “el premio mayor de la Lotería Nacional”, porque como dicen muchos, “ya me ví”, o cómo pagará los impuestos respectivos por haberse sacado el premio mayor (Hacienda cobra el 7 % de impuestos por cada premio), o dónde “estacionará” la nave, cómo pagará “la estacionada”, y un sinfín de atrocidades si llegase a ganar ese “premio” el ciudadano común, que no es lo mismo que rifar un automóvil o un aparato electrodoméstico.

Será una vacilada presidencial, pero muchos de sus fans, o como se les llama “amlovers”, ya están queriendo empezar a concientizar a las huestes morenistas, para que esa rifa sea todo “un éxito”.

Vacilada también, el que se pretendan vender solo 6 millones de “cachitos” de la supuesta “lotería”, para obtener una pingüe ganancia de 3 mil millones de pesos, cuando el mencionado avión no lo pueden vender por menos de 130 millones de dólares. ¡Qué gran incongruencia! Es toda una mentira que muchos, se han crido y hasta alabaron esa propuesta, que solo es una cortina de humo para esconder la triste realidad que vive nuestro país.

Entre vacilada, chistes y ocurrencias, el país se hunde.

Creo que se le sigue olvidando que ya es presidente de la República, que lo que diga y haga, se note, en donde el país, avance, donde no se pierdan, como en diciembre, 400 mil empleos, que se note la obra pública, que licite las obras y no las otorgue de manera directa a sus amigos y conocidos, que se distribuya de manera equitativa la riqueza, que cumpla con lo que prometió y se deje de andar polarizando a los mexicanos.

Es lo que esperamos todos los mexicanos, que nos vaya bien a todos con el actuar del presidente, con el quehacer presidencial, pero que estas no sean ocurrencias, chistes, o responderles, como si estuviera en campaña, a quien no está de acuerdo con él, porque si antes criticaba la intolerancia, ahora parece que esto, ya es parte se su actuación.

¡Ya es hora de ver resultados!

Deja un comentario