Micrópolis / En el PAN, hay consensos y en Morena… discordias

Enero de 30

Este 2020, políticamente estará divido en dos etapas. En el primer semestre, legalmente no se apertura el proceso electoral 2021, pero si en el segundo, razón por la cual los que aspiran a un cargo de elección popular, tendrán que realizar un trabajo político de acercamiento a la sociedad.

Mientras que en el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), traen un reverendo despapaye, desde la cúpula central hasta en Baja California Sur, para poder conciliar los intereses políticos de sus directrices, lo que no le dará el tiempo y más que nada en la entidad, para posicionar la marca, ya que el verdadero impulsor de los triunfos obtenidos por este partido en el pasado proceso electoral no fueron ni son una cheque al portador para el proceso venidero, ya que en la generalidad de ellos, su triunfo fue circunstancial ya que se colgaron de las marcas AMLO y Morena. La de mayor peso, se puede reconocer que es AMLO, Morena carece se ese tobogán. Pues quién no se acuerda que una de las máximas de Andrés Manuel era aparecer en las boletas del 2021, pero le dieron palos, los ministros del Tribunal Electoral federal, para que esa revocación de mandato no se aparejara con la elección constitucional del 2021, mandándolo hasta principios del 2022.

Ese despapaye bien organizado que se traen en Morena, una replica de lo que sus tiempos pasó con las hordas en el PRD, para “democratizar” sus directivas, para nadie es desconocido que este pinochetazo que le dieron a Yeidkol Polensky, impulsado por Bertha Lujan, una alfil de la gobernadora de la Ciudad de México Claudia Sheimbaun, quien supuestamente financió el movimiento para la caída de la dirigente nacional, proceso inducirá a una judicialización en donde la Yeidkol, buscará revertir esta tendencia en su contra, en la protección de sus derechos político electorales.

A nivel general, esta situación que provocará retrasos en los procesos internos de Morena para la elección -a través de diversos “métodos” democráticos y estatutarios para nominar a los candidatos a diversos cargos de elección popular a nivel nacional, provocará que ante este despapaye y desaseo político, quién defina las candidaturas de manera “democrática”, será “el dedo mayor”, es decir, el inquilino de palacio nacional. Parece ser que se les olvida, que estas prácticas añejas y antidemocráticas fueran la que permitieron cavar la tumba del PRI, por una circunstancia en especial, la sociedad no acepta la “dedocracia”, y un claro ejemplo de ello, fue cuando Leonel Cota Montaño le exigió al entonces presidente del país Ernesto Zedillo Ponce de León, que fuera la sociedad, en el caso particular de Baja California Sur, quien eligiera a sus gobernantes a través de un partido político.

Es decir, que no sea el presidente de la República, el gran elector en su partido. Lo que tampoco se vale en Morena, que algunos de sus hoy gobernantes o legisladores, sean postulados a través de un método antidemocrático como son las rifas en una tómbola, porque quienes por ese mecanismo resultaron votados, y ahí están los resultados, pues muchos de ellos, carecen de preparación, porque ya lo dijo AMLO, “90 por ciento honestidad y 10 por ciento de capacidad”, y con ese porcentaje no se puede gobernar, porque va en perjuicio de la sociedad.

La tómbola, no es sinónimo de eficacia mucho menos de resultados, y si no, pregúntenle a Adrián Chávez, quien por ese método “infalible”, no llegó a ser diputado local por el principio de representación proporcional, y para colmo, él tuvo que ser el asesor de la diputada de apellido Moreno.

En este contexto, se observa que las acciones del gobierno federal que en lugar de favorecer a la sociedad en lo general, ha generado mayores decepciones y por ende un desencanto de la labor gubernamental, lo que implica, para quienes aspiran a un cargo de elección popular, tendrán dificultades para justificar la inoperancia de su gobierno porque más que beneficios a traído perjuicios  que han lastimado a productores agrícolas, ganaderos, pesqueros, y no se diga a la sociedad civil como lo fueron, la desaparición de las estancias infantiles, los programas de prospera, la desaparición del seguro, de las cocinas populares, de la falta de apoyos a la educación, la ciencia, la tecnología, la investigación, etc, etc.etc.

En contraparte quienes aspiran a un cargo de elección popular en Baja California Sur por el Partido Acción Nacional, tienen de parte de la administración gubernamental un sinfín de acciones y resultados que se ven y se muestran, que son palpables a la sociedad en general, acciones que no fueron enmarcadas por un color o para un sector en específico, ya que es de reconocerse que el gobernante actual sin distingo partidista ha trabajado por el bien de los sudcalifornianos. Y como alguien lo dijo, “lo que no sirve para Baja California Sur, no sirve para los sudcalifornianos”.

En el PAN, si bien es cierto también existen, como en cualquier otro partido político luchas internas para obtener una nominación, lo que es natural por las aspiraciones que cada uno tiene, a diferencia de Morena, los panistas se conducen bajo las normas estatutarias y democráticas, de ahí que quienes aspiren conocen las reglas del juego y por ello andan en la búsqueda de consensos de la militancia para cuando se definan los métodos de selección disputen el cargo para el cual aspiran, de manera democrática.

Ya hemos comentado en entregas anteriores, que en el PAN, cuentan con una amplia baraja de aspirantes a diversos cargos de elección popular, desde la candidatura a la gubernatura hasta una regiduría, y no cargarán una loza pesada de inoperancia e ineficiencia, como los de Morena cuando consulten a la ciudadanía para obtener su confianza y tener un voto aprobatorio en las elecciones constitucionales del 2021.

¿Quién no conoce el trabajo desempeñado por el actual Secretario General de Gobierno, Álvaro de la Peña Angulo en materia de seguridad, que le ha dado certidumbre, tranquilidad y sosiego a la sociedad?

¿Quién no conoce el trabajo desempeñado por el actual Secretario de Finanzas y Administración, Isidro Jordán Moyrón?, quien ha mantenido una estabilidad en el manejo de los recursos públicos, y sobre todo en estos tiempos de vacas flacas a los que nos ha sometido el gobierno federal con los recortes presupuestarios, y que ha declarado el mismo Isidro hace apenas una semana, que en este 2020, no habrá nuevos impuestos ni alzas ni alzas en las tazas y tarifasexistentes, y como en años anteriores, los recursos de este año, se administrarán con austeridad, disciplina y eficiencia, lo que significa, que no habrá una carga adicional a la tan decaída economía de los contribuyentes sudcalifornianos.

¿Quién no conoce a Genaro Ruiz Hernández, primero Secretario de Turismo y ahora titular de SEPUIM?, en la realización de un sinfín de obra publica realizada a lo largo y ancho del estado. Y ha sido ejemplo en el manejo responsable de las licitaciones públicas, porque hasta la fecha, toda obra tiene una auditoria superior de la federación, y no ha registrado una sola observación negativa. Ahí están, las obras del Malecón Costero, que hasta el momento está considerado como uno de los más bellos del país; la infraestructura deportiva en todo el estado, como la Villa Deportiva, las techumbres en las escuelas casi al 100 por ciento de ellas, la construcción ampliación y remodelación de escuelas, obras hospitalarias, etc, etc.

¿Quién no conoce a Luis Humberto Araiza López, Secretario de Turismo, Economía y Sustentabilidad?, quien ha posicionado a Baja California Sur, Enel concierto mundial, como una entidad atractiva para la inversión nacional extranjera, en la atracción de visitantes (2019, nos visitaron 4.1 millones de turistas), en la generación de empleos formales, en el apoyo a los festivales gastronómicos para dar a conocer la gastronomía al turismo nacional y extranjero, a pesar de la desaparición del Fideicomiso de Fomento al turismo, encargado de promover a las entidades federativas a nivel internacional, logró mantener y hacer crecer al estado en el rubro turístico; tampoco hay que olvidar los apoyos a los emprendedores, a las asesorías y cursos de capacitación a empresarios. E independientemente de ello, su capacidad le dio para ser electo, líder la Asociación Nacional de Secretarios Estatales de Turismo y hace dos días, ser designado Coordinador en el Comité del Consejo de Diplomacia Turística, designado por los Secretarios de Turismo y de Relaciones Exteriores, Miguel Torruco Márquez y Marcelo Ebrard Casaubon, respectivamente, para dar soluciones y fijar políticas de gobierno que impulsen y fortalezcan el desarrollo turístico de todo el país, dentro del Consejo de Diplomacia Turística (CDT).

¿Quién no conoce a la Senadora Guadalupe Saldaña Cisneros?, quien ha sido una digna representante de los sudcalifornianos en la Cámara de Senadores, donde se despeña por su eficiencia, como Secretaria de la mesa directiva del senado, electa para el periodo de septiembre 2019 a septiembre del 2020. Es, además, secretaria de la comisión del medio ambiente, integrante de varias comisiones como turismo, educación, desarrollo urbano, y desarrollo rural, y ha presentado, 56 iniciativas y puntos de acuerdo, una de ellas, logró que se estableciera en la Constitución General de la República, un articulado donde se establece como derecho humano la movilidad, lo que obligará a la federación, estados y municipios, se establezcan las facultades legales en esta materia.

¿Quién no conoce a Francisco Pelayo Covarrubias? Su curricula, fue: diputado local, legislador federal, alcalde de Comundú y aspirante al Senado de la República. En suE caso particular, el voto popular no lo favoreció en el 2018, en razón de que el voto no fue razonado, y ahí están las consecuencias, porque poco o nada se sabe de quienes ganaron en ese proceso.

Esta es la diferencia, tan solo en quienes aspiran por el PAN o por Morena. En los primeros, hay fortalezas, mientras que en los segundos, hay debilidades, y muy marcadas.

Deja un comentario