Micrópolis / Un desayuno muy sospechoso

6 enero del 2020

El pasado 21 de diciembre Víctor Castro Cosío, convocó a un “desayuno de la Unidad”, en donde estuvieron presentes todas aquellas personas que de una u otra manera, son los llamados “siervos de la nación”, los cuales son beneficiarios de los programas federales o con un encargo dentro de la estructura operativa de la coordinación de Programas del Gobierno Federal con los que se reunieron aproximadamente cerca de 2 mil personas, destacando la presencia del ex gobernador perredista Narciso Agúndez Montaño, considerado por Andrés Manuel López Obrador, “traidor a la causa”; los diputados federales del Partido del Trabajo, Ana Ruth García y Alfredo Porras, así como el dirigente estatal de este partido, Luis Armando Díaz, además del grupo de los diputados morenistas mal llamados “los 8 fantásticos”, el responsable del IMSS en la entidad, Homero Davis, entre otros. Esta, es la clase política que pretende gobernar el estado.

Conociendo a Víctor Castro de lo dadivoso que es, se duda que haya financiado de su peculio el costo de este desayuno, que aproximadamente tuvo un costo de medio millón de pesos, porque quienes lo conocen, lo único que carga en su billetera un dólar chino muy viejo, emulando a su jefe político que trae únicamente trae en cartera, un billete de 200 pesos. Es decir, salta la duda quién financió ese desayuno, a menos, como se ha especulado, haya salido de los recursos de los bastos programas federales de la dependencia que encabeza o del Instituto Mexicano del Seguro Social, porque se duda que el grupo de los 8 fantásticos, hayan sido los que cubrieron con el gasto, ello se explica, porque días antes tenían la urgente necesidad de dinero, que mediante oficios habían solicitado a la Secretaria de Finanzas del Estado, para que les devolvieron su “guardadito”, dinero que ellos voluntariamente habían ya, renunciado. Pero qué creen, no se les hizo, porque tenemos entendido que esos 11 millones de pesos, ya acumulados desde que esos diputados renunciaron voluntariamente a esos bonos, los que serán destinos para mejoras del palacio legislativo.

Por eso hay la duda, de quién financió ese desayuno supuestamente de la unidad, porque Alfredo Porras, Ana Ruth y menos Narciso, no son muy espléndidos que digamos.

Dijeron “desayuno de la Unidad”, una copia fiel del priismo de antaño, con la gran diferencia de que en aquellos, se reunía a la mal llamada clase política del estado, que era para respaldar al gobernante en turno. Y Víctor Castro quiso emular al pasado histórico del PRI, para que le rindiesen pleitesía o, como lo visualizamos, pretendió supuestamente mostrar “músculo político”, reconociéndole “al Puchas”, esa inteligencia que tiene para utilizar a los que ahí estuvieron, para envolverlos en papel celofán y después, logrado su objetivo, botarlos, como ha venido sucediendo con el propio Narciso Agúndez, a quien el presidente de la República, no lo baja de traidor.

Recuérdese que NAM, fue el primer gobernante perredista que le levantó la mano al entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa, acérrimo enemigo de López Obrar, quien se ostentó en ese entonces, como “presidente legítimo”, de ahí, que no lo mastica ni lo perdona, y que en este caso, Víctor Castro lo sigue respaldando, porque sabe, que Narciso, aún conserva un grupo de poder en Los Cabos, y por el cual quiere quedarse en las próximas elecciones, con esa joya de la corona, como se le dice a este municipio cabeño, ya que quiere mandar a Luis Armando Díaz o a Antonio Agúndez Montaño a recuperarlo en el 2021, y con se pretexto, el Puchas está envolviendo a este grupo político, porque se duda que tenga el visto bueno de AMLO. Sabedores que el poder económico del estado, se encuentra en Los Cabos.

Cuánta razón tiene Leonel Cota Montaño, al calificar a este desayuno, como “de la unidad”, cuando no lo fue, ya que no fueron tomados en cuenta ni invitados los ediles, Rubén Muñoz Álvarez, de La Paz y Jesús Armida Castro Guzmán, de Los Cabos, porque quiérase o no, ambos fueron electos bajo la nomenclatura de Morena

El ex gobernador sudcaliforniano y actual Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad, Leonel Cota Montaño, dijo que el desayuno de unidad que encabezó Víctor Manuel Castro Cosío, fue simplemente una definición de alianzas entre el grupo del coordinador de programas federales y Narciso Agúndez Montaño.

Cota Montaño dijo ser respetuoso de este tipo de manifestaciones; “sin embargo, son los tiempos en que los partidos políticos deben crear estructuras y no candidaturas, pues no por mucho madrugar amanece más temprano”. Y reiteró que en este momento, los partidos políticos deben reflexionar frente al pueblo de Baja California Sur sobre sus propuestas, proyectos y compromisos, y que los gobiernos que lleguen a emanar de ellos, cumplan y amplíen los resultados de los compromisos derivados del voto popular.

Leonel Cota expresó tajante, que, es la voz popular la que asegura que “dicha alianza es para entregarle al Partido del Trabajo el municipio de Los Cabos, y en lo personal no estoy de acuerdo con esta perspectiva; tan así que curiosamente después del llamado desayuno de la unidad se destaparon algunos de los viejos políticos que mucho daño le han hecho a la región de Los Cabos”.

Independientemente de todo esto, Víctor Castro Cosío, en su afán de lograr su objetivo, olvida por completo las instrucciones presidenciales del 22 de octubre del 2019, en donde se señala, que todo servidor de la nación o funcionario, se abstengan se hacer proselitismo electoral, y se dediquen a la función que se les encomendó, especialmente dirigido a los mal llamados “superdelegados”, y el Puchas, fue lo que hizo el pasado 21 de diciembre, y que después en conferencia de prensa el 23 de ese mismo mes, ratificó su intención de querer ser el gobernador, y todavía tuvo el descaro en señalar, “yo no viene a hacer politiquería”, entonces ¿qué está haciendo?

En esa conferencia de prensa, se mostró soberbio, cuando declaró “no es mi decisión, pero yo no soy hipócrita, claro que me gustaría ser gobernador”. ¿Y todas esas reuniones que ha hecho en todo el estado pregonando su personalidad y su intención de ser candidato a la gubernatura, cómo se le puede llamar?

El Coordinador de Programas Federales en Baja California Sur, Víctor Castro Cosío, le está fallando y traicionando al presidente de la República, con ese manifiesto del 22 de octubre pasado y que ratificó recientemente Leonel Cota Montaño con sus declaraciones al respecto del susodicho desayuno “de la unidad”.

Pero lo peor no fue eso, sino que muchos morenistas en redes sociales descalificaron ese “desayuno de la unidad”, porque muchos de ellos, dijeron, fueron engañados, y en palabras textuales de uno de ellos afirma: “Morena no necesita de estos cab… no entiendo por qué nuestros líderes lejos de pintar la raya permiten que nos sigan empinando, nos están quitando a Morena, pero como ellos están arriba, no les importa claro está que solo buscan posición, ya no defienden al partido por el cual luchamos”.

Un comentario sobre “Micrópolis / Un desayuno muy sospechoso

  1. Un estiercolero político donde todos están desesperados porque tienen miedo quedar destetados de la ubre pública porque por si mismo se morirían de hambre porque no saben trabajar honestamente. Una guerra se avecina y como dice el viejo y conocido refrán, se enojaran las comadres y saldrán las verdades. Todo es cuestión de tiempo. La desesperación los abrirá de cuerpo entero. Feliz año nuevo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .