BALCONEANDO / LE TUMBARON LO “SUPER”

Por Alejandro Barañano

Para muchos Víctor Manuel Castro Cosío aún y con su calidad de “súperdelegado” está disminuido, carente de facultades y comenzando a enfrentar ya varios escándalos por compadrazgo, amiguismo y corrupción.

Así, a un año de su designación, junto con al menos una decena de “súperdelegados” más, tiene “El Puchas” en puerta una serie de procesos abiertos por nepotismo, tráfico de influencias, ejercicio indebido del servicio público, entre otros, además del uso político-electoral utilizando para ello los programas de Bienestar que el mismísimo presidente Andrés Manuel López Obrador se ha comprometido reiteradamente a no permitir.

Y esto último tan es cierto, que ya le causó preocupación a la administración del hombre de Macuspana, por lo que Víctor Manuel Castro Cosío junto con otros funcionarios que representan al gobierno federal en las entidades federativas, han sido citados varias veces en Palacio Nacional y ahí el mandatario les recordó que deberán de evitar inmiscuirse en actividades electorales y partidistas, en particular durante el proceso interno que se desarrolla en Morena, pero tal parece que al maestro de secundaria no tiene capacidad para entenderlo y por eso se pasa por el “Arco del Triunfo” las indicaciones del mandatario de México.

Como referencia del trabuco existente en torno a la persona que el “súperdelegado” está teniendo, el pasado 30 de octubre la todavía dirigente de Morena, Yeidckol Polevnsky, acusó ante Gabriel García Hernández, coordinador nacional y artífice de esa figura, que algunos como Castro Cosío vienen usando los padrones como también al ejército de gestores conocido como “Servidores de la Nación” ello para impulsar su supuesta candidatura a gobernador con rumbo al 2021.

Tanto revuelo causó el pronunciamiento, que el contenido de dicha acusación fue ventilado por el mandatario en una de las reuniones que ha sostenido con sus llamados “súperdelegados”, y ahí les advirtió -incluido a “El Puchas”  que si se entrometían en procesos partidistas o electorales, ya ni siquiera pasarían por el proceso administrativo en la Secretaría de la Función Pública sino que serían directamente acusados en la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales.

Según algunos de los asistentes a esa cita, confiaron que el tono utilizado por López Obrador fue muy enérgico, y que prácticamente les dijo que sería la última vez que les toleraría sus escándalos; y en ese ultimátum incluyó un respaldo abierto en favor de Gabriel García, mismo que se quejó que algunos delegados no lo atienden; ante lo que el presidente dijo: “Gabriel me vas a informar quién no está trabajando o quien anda en la politiquería, y yo tomaré medidas”. Pero vuelvo a repetir, Víctor Manuel Castro Cosío a pesar de ello sigue haciendo de las suyas y no entiende a razones.

Pero ojo, porque el pasado 24 de octubre la titular de la Secretaría de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, dio a conocer que ya son varios “súperdelegados” los que están bajo investigación por el uso indebido de programas sociales, y ayer aquí en la media península, trascendió que el representante en Baja California Sur podría ser uno de ellos. ¡Quihubole!

Tan es cierto lo antes referido que Aldo Ruiz Sánchez, de Aguascalientes, fue señalado por faltas administrativas, desvío de recursos y usurpación de profesión. Las denuncias fueron interpuestas por el Comité Estatal de Morena, partido del que hasta hace un año fue dirigente.

Juan Carlos Loera de la Rosa, de Chihuahua, ahora se le investiga por nepotismo, y lo mismo ocurre en la delegación de Jalisco, donde Armando Zazuetaquien sustituyó en la entidad a Carlos Lomelí, quien enfrenta acusaciones por tráfico de influencias- fue sorprendido empleando a familiares, inclusive consanguíneos.

En Chiapas, José Antonio Aguilar Castillejos está sujeto a investigación, luego de que el 29 de julio pasado una avioneta que transportaba dinero -oficialmente 800 mil pesos- fue asaltada al aterrizar en una comunidad de Ocosingo. Ahí murió un policía rural y hubo al menos dos heridos, y se indaga al “súperdelegado” por ser uno de los pocos que conocían la ruta para el reparto.

En Colima la “súperdelegada” Indira Vizcaíno ya fue denunciada por promoción personal y por encabezar actos partidistas; lo mismo se le imputa a José Ramón Gómez Leal, quien es el “súperdelegado” en Tamaulipas, así como a Mauricio Hernández, de Guanajuato.

En Puebla, Rodrigo Abdala -sobrino de Manuel Bartlett- enfrenta una acusación por desvíos de recursos, lo mismo que Gabino Morales, de San Luis Potosí -además de tener acusaciones por acoso laboral y sexual-; y ni que decir de Jaime Montes Salas, de Sinaloa, que incluso le han protestado por incumplimientos los “Servidores de la Nación”, o el de Sonora, Jorge Luis Taddei, que anda por los mismos pasos.

Así que Víctor Manuel Castro Cosío deberá andar con muchos pies de plomo si continúa haciendo campaña proselitista disfrazada, utilizando para ello los programas sociales, y más aún, tendrá que dejarse de entrometer tanto en los procesos partidistas que no le incumben, pues queda en claro que ya le tumbaron aquello de presumía de ser “súper”; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .