HABLE COMO HABLA /¿HASTA AHORA, VÍCTOR?

Por Giovanny Carlos

Bastó que los despidieran del Ayuntamiento de La Paz, para, según ellos, descubrir que el alcalde, Rubén Gregorio Muñoz Álvarez mantenía una red de corrupción y opacidad al interior de la administración, y hacerlo público.

Ahora, Víctor Martínez Escobar de Cobela, exdirector de la Zona Marítima Terrestre (Zofemat) de La Paz asegura que su salida se dio porque no aguantaba las irregularidades internas, reconociendo que supo de ellas mientras desempeñaba su cargo. Es decir, Martínez Escobar de Cobela fue cómplice de esas irregularidades que ahora denuncia; mismas que no ha formalizado con una denuncia ante las autoridades competentes.

Es raro que al paso de los meses, y con el claro rompimiento entre Víctor Manuel Castro Cosío y Leonel Efraín Cota Montaño se hagan este tipo de acusaciones. Para quienes no lo saben, Martínez Escobar de Cobela ingresó al Movimiento Regeneración Nacional (Morena) tras la invitación del ahora coordinador de Programas Federales en Baja California Sur (BCS). Por ello, no suena raro que las declaraciones del exdirector de Zofemat sean más un impulso por dañar la imagen del alcalde que por demostrar su integridad. Si así fuera, Víctor Martínez debió renunciar desde el primer día que identificó que algo estaba mal.

Sin embargo, tras estos señalamientos temerarios, no podemos decir que Muñoz Álvarez sea el culpable de esto. Tampoco podemos asegurar que Víctor Martínez sea inocente. Lo que sí debemos preguntar es: ¿hasta ahora, Víctor? ¿regresarás el sueldo que cobraste sabiendo que  había irregularidades? Así, muchas preguntas. No es necesario que Víctor conteste…

Entre líneas identifico que detrás de las reacciones del exdirector municipal se encuentra El Puchas. Digo, políticamente, tras mediciones y acuerdos políticos, Rubén Muñoz ha demostrado ser más que el exprofesor de secundaria, a tal grado que logró destrabar ante la Comisión Nacional del Agua (Conagua) el veto que provocó el desvío de fondos de El Puchas.

Lo que no entiende El Puchas es que este tipo de ataques, que instruye su grupo político de apoyo debilita el proyecto electoral de 2021. Tampoco, considero, este contemporáneo actor ha dimensionado que en Los Pinos causa alarma su conducta y podría ser relegado de la posibilidad de ser candidato a la gubernatura. Lo anterior sin dejar pasar que por algo, el presidente Andrés Manuel López Obrador prefirió tenerlo lejos y a cargo de dependencia inoperantes, que políticamente, no son trampolín electoral, por lo menos como antes eran.

Es curioso que el regidor Jorge Pavel Castro Ríos, sobrino de Castro Cosío, es ahora un solidario de Víctor Martínez y secuaces tras ser despedidos, cuando anteriormente, lo criticaba por irregularidades en sus responsabilidades.

Más vale que El Puchas piense en sacar sus manos de estos asuntos y evitar que su salud decaiga más por mantener una guerra sin sentido, en la cual, a simple vista, perdió desde que dejó el Senado e inició a administrar un cargo federal sin recursos ni objetivos claros.

Asimismo, el alcalde deberá mantenerse alerta de su grupo cercano, sobre todo por los recién llegados al Organismo Operador Municipal del Sistema de Agua Potable y Saneamiento (OOMSAPAS) La Paz, quienes pertenecen al grupo político que han tratado de minimizar su desempeño.

CANI CANI

Carlos José Van Wormer Ruiz rindió su informe correspondiente al primer año legislativo. Con una imagen política pulcramente cuidada según la ocasión, y sin perder su esencia, el Chaky, como le dicen sus amigos y allegados, se presentó ante los habitantes de la comunidad de Los Barriles, en la colonia Manuel Márquez de León y en el Congreso del estado.

Destaca que el diputado, candidato nato en el próximo proceso electoral, ha tendido una serie de redes que le permitirán continuar su proyecto acompañado de los verdaderos gurús de la política choyera.

Nada es casualidad. Mucho menos la fotografía con Leonel Cota…

Deja un comentario