Una neófita en el 9º. Festival de Vino Misional

Círculo de escritores del CET Mar 31.

Cristal Carreón Zetina
RA III “A” del CET MAR 31,

El festival de vino como su nombre lo dice, es un festival en el cual se presentan distintos productores de vino para participar en este concurso el cual se lleva a cabo desde el 2010. La razón por la que se empezó a realizar este festival es porque un señor encontró a un productor de vino y él decidió probarlo ya que a él le gustó decide traer a Sommeliers e invitar a más productores para degustar los distintos vinos y saber cuáles eran los mejores de la región

El origen del vino misional se da gracias a estas zonas de San José y San Miguel de Comondu, San Isidro, La Purísima y sus alrededores, que son lugares de gran producción de vino.

La cata de vino consiste en que distintos productores presentan su vino en la recepción de vinos para después llevarlos con los sommeliers para que puedan degustarlos uno por uno y así escoger los mejores tres de todos los que se presentan. Los sommeliers van calificando el color, el olor, el sabor y el cuerpo de cada uno de las bebidas.

Gracias a este festival, el turismo de estas zonas ha mejorado y con ellos los productores de dulces regionales tienen un mayor ingreso económico al igual que los productores de vino y asimismo, las personas que llegan a visitar estas zonas, también invierten en ir a conocer sus pinturas rupestres, el oasis, las piedras basálticas, el ojo de agua y los mismos pueblos.

La función del plantel CET Mar No. 31es apoyar en la recepción de vinos. Con absoluta secrecía recibimos a los participantes pasándolos a una mesa donde se pedía el nombre del participante y la procedencia del vino, para después pasarlos a la parte del etiquetado y guardado de la botella. El plantel también cumple con ayudar a los organizadores del evento con la logística y el acomodo de mesas, sillas, carpas, etc. Así como también llevar los vinos al momento en el que los sommeliers lo van a degustar

Para la noche previa al evento principal se ponen todos los vendedores de dulces y productores de vino y se realizan presentaciones artísticas y musicales entre ellos el grupo musical del plantel. El segundo día es el evento principal, que es la cata de vino como tal y para el cierre del evento es el baile en el que se vuelven a hacer presentaciones artísticas y musicales

Durante la recepción de vinos, el plantel se organizó de la siguiente manera:

El profesor se encargó de verificar que todo saliera tal cual lo planeado

1 alumna recibía a los participantes y les daba indicación de que tenían que hacer

2 alumnas recababan la información de los productores

2 alumnos etiquetaban y guardaban las botellas

1 alumna se encargo de tomar fotografías

4 alumnos fueron el grupo musical

Mi experiencia en el “9o Festival de Vino Misional” fue espectacular, ya que el aprender toda la organización que éste conlleva te deja impresionado y aunque parezca algo sencillo no lo es, pero si puedo asegurar que es una experiencia maravillosa el convivir con los productores de vino, ya que son personas muy amigables y respetuosas. A pesar de que es una competencia, todos los productores tuvieron una gran actitud y en ningún momento sentí que se vieran como rivales entre ellos, al contrario, se deseaban la mejor suerte. En lo personal, regreso con un gran sabor de boca porque nos recibieron de la mejor manera y recibimos muy buenos comentarios de parte de los productores ya que ellos mencionaron que nuestra participación fue de una manera muy profesional. Me quedo satisfecha ya que hicimos las cosas de la mejor manera posible y las

personas se percataron de ello.

El señor, al que se le ocurrió realizar el Festival del Vino Misional, se llama Bertoldo Velasco Silva.

A Cristal Carreón Zetina, quien escribe este artículo- la cargué en mis brazos cuando aún no caminaba. Muchos años después, la encontré en el CET Mar, donde doy clase. Sin que nos reconociéramos uno a otro le pregunté que por qué no estaba en el salón de clase. Por la respuesta que me dio me obligué a llevarla con la maestra Emma Geraldo, quien se encarga de aplicar los correctivos disciplinarios y una de las cosas que le solicitaron, fue que llevara al otro día a su mamá, como requisito para regresar a clase.

¿Quién era su señora madre? Mi querida ex alumna Mónica Zetina (casi 20 años ya), ahora un personaje importante dentro del servicio público. No hace falta escribir en estos renglones lo que sintió Crsital cuando le recordé la historia que entretejió nuestro encuentro. Hoy escribe su primera aportación. (Profesor, Francisco Javier Lino Briones)

Un comentario sobre “Una neófita en el 9º. Festival de Vino Misional

Deja un comentario