Resultados para la aviación mexicana en este 2019

Por Ángel Ozuna

De orden presidencial la aviación en México es un lujo fifi, menos los vuelos comerciales en donde viaja el pueblo pobre, pero honrado.

No quisiera pecar de pesimista, pero la realidad es innegable, los datos a los que tenemos acceso no marcan otra cosa que un retroceso en todos los ámbitos de la aviación nacional con la sola excepción de la reducción de accidentes aéreos por supuesto no atribuibles a políticas de la mal llamada cuarta transformación.

El cacareado asunto del capricho presidencial de cancelar el NAIM y de iniciar los trabajos en la base aérea de Santa Lucía y que ah propósito ¿ya vieron el avance al cierre de noviembre?… ¡0.85%!  Claro eso no lo vamos a escuchar en el primero, segundo, tercero o cuarto informe, porque según Obrador ya lleva 3 informes anteriores.

Santa Lucía ya se lo dijeron los expertos y lo siguen sosteniendo, va a ser un reverendo fracaso, pero el señor sigue aferrado en atacar a los neo-porfiristas sus enemigos declarados. No se van a poder ajustar a la fecha límite del 21 de marzo del 2022, por más que quieran, a menos que como lo acostumbran, entreguen un adefesio inacabado. Para poder quedar dentro del presupuesto, en el que también se van a quedar cortos, ahora salieron con la marometa de que van a reutilizar el material que quedo de la cancelación del NAIM. Esa es otra de las grandes vaciladas que se avientan los morenos, porque ir a quitar el material y luego transportarlo hasta Santa Lucía les va a salir contraproducente por el costo, pero no les importa, ahorren o no ahorren hay que demoler todo vestigio del neoliberalismo, en fin que nosotros vamos a pagar todo el bailongo. Para poder llevar a cabo este nefasto proyecto Obrador obligo al secretario de la defensa a designar ese capricho como de “alta seguridad nacional” ya que están en una instalación estratégica para el país, o sea la base aérea militar No. 1. De acuerdo, la base aérea si tiene su importancia pero ¿las instalaciones civiles por qué? Solo se aprovecharon de ese artilugio leguleyo para según ellos “tumbar” los amparos. Me da lástima observar como funcionarios federales se prestan al jueguito de Obrador para lastimar el país en aras de una política errática cuanto equivocada. Todo este sainete va a ser un retroceso para la aviación mexicana.  En el criterio obradorista el aeropuerto nuevo nos va a salir casi gratis comparado con Texcoco. Adendum: Yo quisiera saber cómo le van a hacer los pasajeros que tengan que transbordar del aeropuerto actual Benito Juárez al de Toluca. En tiempos felices y sin trafico ese trayecto lo puede uno hacer en dos horas (a reserva de mejorar o empeorar), más dos horas de antelación que se requieren para un viaje nacional lo convierten en una pesadilla de cuatro horas. ¿Quién en su sano juicio va a querer hacer eso?

Muchos celebran el hecho de que se haya creado la Agencia Federal de Aviación Civil  (AFAC) en lugar de la obsoleta DGAC. La verdad yo no sé qué celebran porque esta es otra más de las faramallas de Obrador. Concretando: la DGAC  requería una transformación a fondo, por lo visto eso no se va a dar con el cambio de razón social, todo según lo que plantean, va a seguir igual o peor. La tan odiada “tramitología aérea” no va a ser atacada de frente, ya se sintieron los primeros efectos: algunos trámites se están tardando meses y más meses, eso no es mejorar. Se suponía que lo que necesita México es una entidad federal  i n de p e n d i e n t e de la SCT, con suficiente autonomía operativa y administrativa. Pero no. Los morenos tienen otros planes. Llegaron los matraqueros, quitaron el letrero de DGAC del edificio de Universidad y pusieron el flamante anuncio con letras en neón brillante: “AFAC” como si con eso se fuera a realizar un acto de magia. Mismas leyes, mismos reglamentos obsoletos, mismos inspectores, todo va a seguir igual no nos hagamos ilusiones. La AFAC/DGAC va a seguir atacando para tratar de acabar con la aviación mexicana.

En un principio, debo reconocer que este punto si fue muy bueno modificarlo: la reducción del estado mayor presidencial y sus estrafalarios gastos. Con ello vino también creo yo acertadamente, una reducción en la cantidad de aviones disponibles para las necesidades presidenciales. Vino la famosa venta de todos los aviones, incluyendo, también acertadamente, lo que yo llamo “la barca imperial” el lujoso TP-01 Boeing 787 Dreamliner. Este si fue una verdadera exageración, pero no se me malinterprete, el presidente de México, como el de los demás países, tienen necesidad de transportarse constantemente, unos a cierta distancia, otros más lejos, otros más cerca, pero el utilizar los aviones modernos no es un lujo para ellos, como lo mal entiende Obrador, el avión ejecutivo, ponga atención señor presidente: es una herramienta de trabajo que ofrece flexibilidad, pero más que nada s e g u r i d a d. No tenemos necesidad de una “barca egipcia” como el 787, pero se pudiera utilizar alguno de los magníficos aviones que salieron a remate pero que no se vendió ni uno solo.

En el colmo de las incongruencias nuestro gobierno ofreció asilo político al ex presidente Evo Morales, fuera de las aberraciones e implicaciones diplomáticas, las cuales mejor no me meto a discutir por qué no acabaríamos nunca y me metería yo en “camisa de once varas”, pero si quisiera analizar un pequeño sesgo aeronáutico que tuvo este asunto. En virtud de que la venta de garaje de aviones no tuvo éxito, Obrador decidió que si se pudieran utilizar para que solamente las personas que el tlatoani en su inmensa sabiduría autorice, así según esto los secretarios de la defensa y de la armada si pueden utilizarlos me imagino yo en forma “bolivariana”o “republicana”, lo que eso signifique. Obrador no. El sigue haciendo el ridículo, pero más que nada corriendo riesgos innecesarios, al viajar como la gente del pueblo, ese pueblo sabio, vigoroso, aguantador y chicharronero. De hecho ya ha habido algunos incidentes como demoras en las salidas y llegadas que ponen de cabeza la agenda presidencial, sin ninguna necesidad solo por el desplante populista. La otra bronca es cuando Obrador se retrasa para llegar a su vuelo y a su vez tienen que retrasar la salida, lo que pasa con relativa frecuencia con la consiguiente molestia para el resto de los pasajeros los cuales como pertenecen al pueblo tienen que aguantar vara para proteger a su presidente. Igual algunos pilotos han tenido dos o tres ocurrencias en sus comunicaciones durante los vuelos. Uno de ellos de plano se vio muy arrastrado cuando menciono por el sistema del avión que Santa Lucía fue una magnifica elección de Obrador y que merecía un aplauso. Otro piloto de plano dijo que a él (o a ella) le gustaría soltar una bomba sobre el zócalo y otro más le comentó que por qué no se regresaba al proyecto original del aeropuerto en Texcoco, a todos ellos les fue como en feria. Yo sé y los entiendo por qué la oportunidad está ahí, pero no conocen al tlatoani. Retomando el viajecito de Evo. Obrador decidió enviarle un avión ejecutivo de la Fuerza Aérea Mexicana y que no pudieron vender a que fuera a recogerlo y traerlo a México…para salvarle la vida. Por las fotos que nos dejaron ver se trató de uno de los Grumman 550 o 650 de la presidencia. Este modelo en particular es uno de los mejores aviones ejecutivos en el mercado, con capacidad suficiente hasta para 16 pasajeros pero que configurado puede servir fácilmente para el transporte del presidente pero a un costo infinitamente menor que el del 787. Pero tampoco quiere usarlo porqué es un avión neoliberal para pirruris. Y ya vimos. En la mayor de sus incongruencias se lo manda a Evo para que viaje como jeque a costa nuestra. Eso fue una burla para ambos pueblos mismos que aclaman y vitorean a ambos fantoches, una bofetada con guante negro. Y la historia de Evo no va a terminar ahí estoy seguro, nos falta ver lo que sigue. Una cosa me queda clara: Evo no solicito a México asilo, eso le fue ofrecido por Obrador y dicen las malas lenguas, autorizado por Washington.

La SCT de México autoriza a la compañía Emirates a efectuar vuelos comerciales entre Dubai y México haciendo una escala en Barcelona. El problema según algunos es que Emirates va a estar autorizado a trasladar pasajeros de Barcelona a México y viceversa, eso en aviación se le conoce como Quinta Libertad. Inmediatamente los pilotos de Aeroméxico asociados en ASPA pusieron el grito en el cielo acusando al gobierno de que se va a provocar un caos en la aviación nacional. Poco a poco el asunto fue cambiando de tonalidad, ASPA dice ahora que va a ser competencia desleal ya que los árabes reciben estímulos económicos de su país. ¿Por qué los pilotos de Aeroméxico le tienen tanto miedo a la competencia? ¿Por qué no se quejaron con la misma enjundia cuando cerraron Aero california en el 2008? Hasta la fecha los permisos siguen vigentes y es inminente la llegada del primer vuelo de Emirates. Yo a los pilotos de Aeroméxico les doy un consejo: pídanle a su compañía que baje los boletos a Barcelona a la mitad y que aumenten al doble la excelencia en el servicio para ver con quien vuela la gente. Vamos pilotos: la competencia es sana no le tengan miedo y mejor pregúntenle a Obrador si sus trabajos están seguros.

Para la aviación privada y ejecutiva el panorama no puede ser más desolador, con una AFAC que viene con todo menos con eficiencia y honradez, con los mismos vicios y las mismas carencias nada va a cambiar y por añadidura está el criterio del presidente ya que para él los aviones privados son símbolo de lujo conservadurista, neo porfirista y elitista.

De “la barca imperial” avión TP-01 Boeing 787 mejor ni hablamos porqué es un fiasco monumental. Lo estamos pagando sin utilizarlo, ¿existe algo más oneroso?

La Fuerza Aérea Mexicana tampoco tiene de que alegrarse ya que para empezar este gobierno ya convirtió a la Base Aérea Militar No. 1 en un caos, más le hubiera valido haber sacado todas las unidades aéreas y reubicarlas mientras los morenistas terminan su desastre de aeropuerto civil. Lo recalco: los ingenieros militares mexicanos no tienen la menor experiencia en la construcción de aeropuertos civiles internacionales y este va a ser su debut auto adiestrándose sin ninguna supervisión calificada, esperemos que no sea también la despedida. ¿Hacia dónde va a avanzar la FAM bajo la amenaza constante de la austeridad bolivariana? No va a llegar a ningún lado, al contrario va a tener que haber ajustes para reducir gastos, las más castigadas como siempre van a ser las horas de vuelo raquíticas para los pilotos militares, menos aviones, menos adiestramientos, menos seguridad aérea. Ante tanta desolación ¿cabe alguna esperanza? Si la hay, pero vamos a tener que esperarnos otros 5 años…los que aguanten.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .