Los Comondú y su Festival del vino a 9 años de distancia

Yolanda Tafoya Ruiz

9 años, nueve años ya recorriendo sus veredas, el verdor de sus montañas, las pinturas rupestres, sus olivos, viñedos, su misión y nos sigue enamorando como la primera vez esa bendita tierra, pedazo de sudcalifornia… San Miguel y San José de Comondú.

No somos ya los mismos, no llegamos más por casualidad o encargo, es hoy por amor, añoranza, por el deseo de perderse ente el lomerío, el cálido abrazo de sus lugareños, las noches junto a la fogata, la guitarra y el canto del amigo, el relato de sus viejos, la sonrisa de sus mujeres, la limpieza de sus niños, esos pocos que aún no parten a la ciudad, que se aferran al regazo de la madre, que corren por las huertas, brincan en los charcos, trepan a los árboles y ríen a carcajadas.

Las calles, plaza, veredas se llenas de caras nuevas… es noviembre y como cada año, desde hace nueve, los lugareños abren sus brazos a los visitantes que se dan cita de todos los rincones del estado y más allá, para convivir y compartir todo lo que esta tierra les da, sus vinos, las conservas, sus quesos, los tradicionales platillos. Es el Noveno  Festival artístico, cultural, gastronómico y Cata del vino misional de Los Comondú.

Festejo al que año con año se han venido sumando vecinos de San Isidro, La Purísima, Loreto, La Paz, para recibir a visitantes de todo el estado e incluso ya de otros países, atraídos por la belleza de estos lugares.

Un enamoramiento que contagia, pues hoy, a la caravana de un pequeño grupo de locos que inició este sueño, se suman jóvenes de La Paz, Los Cabos, Loreto, Chefs, Sommeliers de reconocido prestigio, que año con año vuelven para disfrutar de todo lo que nuestros Comondús ofrecen.

Con meses de antelación, las mujeres preparan las frutas en conserva tan propias de la región, los quesos de chiva; las artesanías, sus bordados, los vitivinicultores, esos que aún conservan la tradición que les fuera enseñada a sus padres y abuelos, por los frailes jesuitas, su vino, orgánico, tradicional, misional.

Hoy, cuantos visitan en estas fechas a Los Comondú, no van solo por un festejo, sino por todo lo que encierra ese terruño sudcaliforniano, como bien comentaran con anterioridad el Sommelier español, Julio Cayuela Tormo, Fundador de la Escuela Española de Sommeliers, Iván Guevara Patiño, Representante de la Escuela Esapñola de Sommeliers para América Latina, quienes han participado como jurados en este festival.

No es el vino, la comida, sus artesanías, sino todo lo que esto encierra, la preservación de los procesos aprendidos desde hace más de 300 años, para la elaboración de su vino, la belleza de sus paisajes, la calidez de su gente, el celo con el que han preservado sus tradiciones y costumbres.

Los viñedos no son de grandes dimensiones, muchos de sus habitantes tienen sus parras en jardines o pequeñas huertas, es por ello que la producción no les permite comercializar sus vinos a gran escala y quizá, esa es parte de la magia que nos atrapa.

Ir a Los Comondú es ir a la aventura, a recorrer intrincadas veredas, prismas basálticos, pinturas rupestres, huertas, misión, ojos de agua, fogatas, campamentos, viejas historias contadas por los patriarcas, en San Miguel de Comondú, Don Olegario; en San José, Don Bernabé.

Los Comondú, la tierra que se ha negado a perecer, la que ha enfrentado sequías, incendios, lejanía, soledad, olvido, pero que sigue en pie, esa que te atrapa y enamora, espera por ti. Quien recorre sus veredas, contempla sus paisajes, escucha sus historias, no la olvida nunca más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .