La calificación de los carteles mexicanos como terroristas y sus implicaciones

María Luisa Cabral Bowling

Desde luego la noticia más importante del mes en las relaciones México Estados Unidos es la amenaza del presidente Trump de clasificar a los carteles mexicanos como terroristas. Lo positivo es que obliga, no solo a los gobiernos sino a la opinión pública en los dos países, a la revisión de un problema complejo a nivel binacional, como debió haber sido desde un principio.

Todo mundo sabe que el consumo masivo de drogas se inició en Estados Unidos, vinculado a dos acontecimientos: la guerra de Vietnam y el surgimiento del movimiento hippie. Para que los soldados estadounidenses pudieran aguantar pelear en un país desconocido por causas desconocidas se utilizó el consumo de drogas. Por otro lado, recientemente han surgido a la luz investigaciones que demuestran que se promovió el uso de las drogas entre los jóvenes hippies para desvirtuar su movimiento pacifista, contra la guerra de Vietnam y contra el capitalismo que promovía un tipo de comunas colaborativas y anticonsumistas y para mostrarlos a la opinión pública como vagos, drogadictos y promiscuos y destruir su movimiento, lo que resultó bastante exitoso. Por cierto ahora incluso se ha demostrado que el asesinato de la actriz Sharon Tate en Hollywood por un asesino supuestamente vinculado con el movimiento hippie, Charles Manson, en realidad fue entrenado por la CIA[1] justamente para satanizar al movimiento hippie. La producción de drogas, mariguana primero, la promovió el gobierno norteamericano antes en México, durante la segunda guerra mundial y se le ubicó en Sinaloa, en donde los mismos estadounidenses promovieron e iniciaron el surgimiento de la agricultura (todo tipo de agricultura) para orientarla al mercado de Estados Unidos.

El regreso de Vietnam de los soldados dio inició en Estados Unidos al consumo masivo de drogas y promovió la producción y su diversificación primero en Colombia y después en México, al principio éramos principalmente país de tránsito y cuando Estados Unidos, ya con un mercado muy expandido y boyante, quiso limitar su ingreso a Estados Unidos, nos empezamos a convertir en un país de consumo. Por eso era evidente que la política de muchos gobernadores de te dejo pasar la droga, pero no la dejes aquí, estaba destinada al fracaso.

Aún así, actualmente el principal consumidor de drogas en el mundo es Estados Unidos y es también, por lo tanto, el principal beneficiario de las grandes ganancias de ese mercado. Gilberto López y Rivas dice que el 70% de las ganancias por el narcotráfico se quedan en Estados Unidos y están en los mercados financieros. Esto implica también que no solo hay consumidores en ese país, sino que hay productores e importadores, distribuidores; promotores y protectores; y beneficiarios en los cuerpos policiacos y de impartición de justicia y en los gobiernos a nivel local, estatal y nacional obviamente vinculados a sus pares en Colombia, en México, en Afganistán (en donde incluso la presencia militar de Estados Unidos está más vinculada a la producción de amapola que a otra cosa, ya que Afganistán no tiene petróleo) y a otros muchos países, incluyendo Italia, Israel y España entre otros.

Clasificar de terroristas a los carteles mexicanos y no a los colombianos o estadounidenses no sería muy lógico. Además, forzosamente afectaría intereses muy poderosos en ese país vinculados a ese mercado. Y finalmente, si realmente el gobierno norteamericano quiere hacer algo contra el narcotráfico podría hacer mucho en su propio territorio ya que allá está el origen y el centro de todo lo vinculado a esas redes del crimen organizado que no solo se dedican al narcotráfico sino también a la trata de personas, incluyendo niños, de órganos, de armas y otras muchas actividades ilegales de los 22 tipos de comercio ilícito que existen. Si lo combaten en serio allá, combatiendo el mercado financiero, el comercio de armas, la corrupción en las corporaciones policiacas y de seguridad, en los gobiernos y en todas las entidades de impartición de justicia, le darían un golpe mortal a ese negocio ilícito y toda la problemática en nuestro país derivada de estas actividades disminuiría muy considerablemente.

Por otro lado, desgraciadamente, la amenaza de Trump no obedece solamente a su campaña por la reelección. No se puede soslayar la crisis económica en Estados Unidos (su crisis de deuda, de producción industrial), su enfrentamiento comercial con medio mundo (Venezuela, Cuba, Irán, Turquía, China, Rusia (que solos serían más de media humanidad), hasta con Europa en algunos renglones) y su necesidad de afianzar recursos naturales en lo que siguen considerando su espacio de seguridad interior y su patio trasero. Su interés económico en la Cuenca de Burgos es muy claro, investigaciones muy serias y fundamentadas han demostrado que la violencia demencial en esta región está directamente vinculada con los intereses económicos norteamericanos en la zona.

El problema sigue siendo todavía más complejo, por ejemplo, en su dimensión social en donde entrar desde las personas más vulnerables de las zonas marginadas que entran en ese proceso por mera subsistencia hasta los grandes intereses financieros y políticos de las más altas esferas en los dos países.

Para evitar el conflicto y contribuir a su solución es necesario tener una visión clara de las verdaderas dimensiones del problema, de sus raíces y de sus implicaciones y difundirlo ampliamente para que obligar a que haya verdaderas negociaciones bilaterales de cooperación sobre este complejo problema y no solo se vea con la distorsión de los intereses y coyunturas del gobierno norteamericano.


[1] Ver el libro de Tom O’Neil, l Chaos: Charles Manson, the Cia, and the Secret History of the Sixties (Inglés) Pasta 2019, traducido en español como Manson: la historia real, publicado por Roca editorial de Libros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .