Cerrando un ciclo

* Sin nada que festejar; “denme otro año”
* Ahora con la amenaza de invasión
* El Acuerdo de Infraestructura aún por verse

Federico Gastélum Mayoral

De una forma vertiginosa, parecen haber transcurrido los acontecimientos de treinta días a la fecha, todos ellos críticos y con efectos impredecibles hacia el cercano futuro que ya los mexicanos parecemos habernos acostumbrado a lo extraordinario, de tal forma que hemos perdido, tal parece, nuestra capacidad de asombro. Primero lo del “culiacanazo”, luego lo de la tragedia de la familia Le Barón, y ya en lo político para rematar con el asilo a Evo Morales, para no mencionar lo de las balaceras y masacres que han ocurrido en octubre en Oaxaca (Tepochica), y más recientemente en Villa Unión Coahuila. Tan solo el primer día de este mes que empezó, fueron 127 los homicidios en todo el país, por lo que podría considerarse el día más violento del año.

Esta trayectoria que ya apunta para que las cifras de muertos rebasen todas los que han ocurrido en años anteriores, hagan que pueda catalogarse al 2019 como el año más violento de la historia reciente, con una cifra aproximada a los 30 mil, al final de este año.

Tuvo que darse el escándalo mediático que provocara nuestro vecino el presidente Trump en su intención de declarar a las organizaciones criminales en México, como de ser “terroristas”, que aunque aún no lo ha hecho a la fecha en que hago esta entrega, si provocó temor y perspicacias en la cancillería mexicana, dada la posibilidad del envío de tropas al suelo mexicano, como lo implica la declaración formal, para combatir en forma directa a estos grupos criminales. Lo que debe preocupar, es que ya esta medida sería para muchos mexicanos una que iría a ser providencial, dada la manifiesta incapacidad o falta de voluntad de nuestro presidente en atorarle al problema.

Sin embargo, para López Obrador, sus prioridades parecen ser otras y muy distantes a los de la población, cuando menos a la de los que pagamos impuestos y tenemos una fuente de empleo o ingresos, como por ejemplo, que no se interrumpa la provisión de recursos para entregar a su clientela electoral, y la de posicionarse como un líder moral irrefutable de Latinoamérica para tener una carta de negociación con el gigante del norte a la hora de negarse a seguirlo complaciendo en otras materias como la comercial y diplomática, ya sea otorgando “ayuda” a países de Centroamérica y del sur del continente, para obtener su apoyo. Hasta ahorita, esas posturas mesiánicas no le han dado resultado en sus gestiones ante la OEA a la hora de alegar intrusión en asuntos domésticos de aquel país.

El Acuerdo en infraestructura, aún por verse

Aunque hasta ahora la estabilidad económica en lo que ha sido del año, no es meritoria de crítica, por lo que respecta al tipo de cambio; sin embargo, los indicadores en cuanto a la caída de la inversión privada en nuestro país, están llegando al punto de generar fuertes caídas en el empleo y en el crecimiento del PIB (aunque para el criterio oficial, esto no sea relevante), el asunto ya sonó las alarmas en el “gabinete” económico de López Obrador, de tal manera que se ha llegado a la improvisación así in promptu del “Acuerdo Nacional para la inversión en infraestructura” para el  2020, que comprendería el rubro de los poco más de 635 mil millones de pesos  en el 2020 y otros 250 mmdp para el 2021, en el que intervendría el sector privado con más de 72 proyectos concretos para su implementación en su fase inicial, con el fin de no caer en otra crisis económica, que hoy por hoy tiene todos los visos de ser una tormenta perfecta en los meses que se avecinan. Esta inversión no se agotaría en el próximo año, sino que tendría otras etapas para finalizar en el 2022, y en parte se harían esas inversiones para suplir la falta de inversión federal en infraestructura (como el aeropuerto de Santa Lucia, por ejemplo); sin embargo, los acuerdos concretos y compromisos de los empresarios aún no se definen en rigor, así como la intervención de la banca comercial en este asunto.

En adición a esta incógnita de cómo se manejaría este asunto, todavía queda pendiente el Tratado Comercial México EU y Canadá, que aunque ya se asegura su aprobación, se había pronosticado que quedaría lista ya en los EU en el mes de noviembre, cosa que no ocurrió, y que habría de ser puesto en marcha a principios del 2020. Todavía se oyen rumores de cambios de última hora por los congresistas en el vecino país, además de insistencias por el mismo presidente Trump, cosa que ya empieza a inquietar sobre todo a los Canadienses, y que hacen pensar que habrá fuertes jaloneos de ya al cuarto para las 12, con tal de ablandar un poco las posiciones de los países satélites, y que pudiera resultar en la imposición de más condiciones por parte del vecino país, sobre todo considerando que México se aproxima cada vez más a ser considerado un Estado fallido,  y de que no lo dude Ud. más, harán que nuestro Hitler bananero se ponga las pilas en eso de atender más el asunto de la seguridad interior y libertades que conduzcan a una república más armoniosa. Eso esperemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .