El karate-do en las escuelas

Francisco Javier Lino Briones

Sobre la educación decía José Martí que educar: “Es depositar en cada hombre la obra humana que le ha antecedido; es hacer a cada hombre resumen del mundo viviente, hasta el día en que vive; es ponerlo al nivel del tiempo, para que flote sobre él, y no dejarlo debajo de su tiempo, con lo que no podrá salir a flote; es preparar al hombre para la vida”.

Visitemos una tarde cualquiera o un sábado por la mañana al COBACH 04. Es un espacio de movimiento mágico que te permite ver vida a cualquier parte que voltees. Allá jóvenes jugando fútbol, otros cantando, unos más con un balón de basquetbol. Se mira también la cancha de voleibol saturada con atletas que se empeñan en marcar los puntos necesarios para ganar un set.

Y en medio de todo este movimiento algo llama poderosamente la atención: son un grupo de jóvenes vestidos de blanco, quienes sobre un piso de color azul se encuentran realizando en una genuflexión el tradicional saludo japonés para dar inicio a su práctica.

A diferencia de los otros grupos haciendo deporte, éstos pisan el tatami descalzos y guardan silencio absoluto para que uno de ellos dé la orden de saludo, que regularmente es el practicante más avanzado del instructor del grupo de karate. ¿Karate? ¿Qué hace el karate en las escuelas?

Hace alguno años, en el año 2001 específicamente, luego de presenciar la compra-venta de sustancias ilegales por parte de alumnos de la escuela en que yo daba clase -pero era en un planeta muy lejano, no era aquí para que no se me asusten-, decidí implementar lo que en ese entonces llamé “Programa de Fomento a la Cultura y Deporte” para los estudiantes, mismo en el que incluí actividades para que participaran los jóvenes, desarrollaran el sentido de pertenencia, disfrutaran de nuestro bello destino turístico sin tener qué pagar los miles de dólares como lo hace el turista y sobre todo, que tuvieran más opciones para canalizar positivamente su tiempo libre y sus energías.

Por eso nació ese programa que hoy se denomina Integra (un proyecto Pedagógico) y entre la gamma de actividades se incluía el karate, que novedosa era del gusto de los jóvenes. Pero el gozo se fue al pozo cuando por causas ajenas al programa mismo, en ese entonces Director, me ordenó que detuviera todas las actividades pues lo que necesitaba la sociedad era jóvenes que leyeran y aprendieran la materia de Matemáticas.

Hoy hago hincapié en esto porque estoy a la tarea de revivir el grupo de esta actividad marcial y tomo como ejemplo el grupo que por años se ha mantenido en sus prácticas, con una visión formativa con tal éxito que no solamente tiene cautiva una población considerable de alumnos, sino que se ha convertido en inter generacional, pues el COBACH 04 recibe los martes, jueves y sábados, jóvenes que en su momento asistieron entusiastas a sus clases como alumnos del plantel; y aparte, da testimonio de que este centro educativo interviene socialmente fuera del espacio áulico y de sus paredes, ya que como se pudo constatar en una práctica de karate en el grupo del COBACH 04, se sumaron jóvenes del IMAH, de nuestra localidad, niños de la “León Cota Collins”, de la UABCS y también del CET Mar 31.

Pero, ¿dónde está la justificante de la existencia de la práctica de karate en los planteles escolares? La respuesta está en nuestro entorno inmediato. Particularmente, la ciudad de Cabo San Lucas, es un lugar con un acelerado crecimiento poblacional, precisamente por las bondades que permite el turismo, por lo que pudiera pensarse que la mayoría de los que viven en este destino llevan una vida tranquila, pero esta aseveración es parcial, ya que si bien, el turismo genera un excelente ingreso de dólares, lo que justifica plena y urgentemente se deben implementar actividades que apoyen la misión de los centros educativos, ya que tanto en su seno como alrededor de ellos se observa:

  • Un alto índice de embarazos no deseados.
  • Padres-madres de familia ausentes de las actividades de sus hijos.
  • Niños que a los 10-12 años ya inician su tejido social en actividades pandilleriles.
  • Pocos espacios de recreación.
  • Mal uso de las tecnologías y abuso del tiempo que invierten en ellas.
  • Elevado índice de consumo de sustancias ilegales.
  • Tabaquismo y alcoholismo.
  • Construcción de viviendas en zonas de alto riesgo.

Con el señalamiento de que los efectos de todo esto se ve reflejado en los centros escolares.

Por ello es meritoria la intervención docente, en este caso del C.P. Ricardo Rodríguez quien con su esfuerzo y experiencia lleva de la mano a tantos jóvenes en esta práctica que no por ser informal (en el sentido de que no forma parte de las materias de la currícula escolar), deja de ser formativa y no puedo dejar de mencionar a los gemelos Genaro y Gregorio López y a Jorge Téllez, quienes siendo profesionistas en su ramo, regresan a practicar y apoyar para transmitir lo que en su momento recibieron: un sistema de autodefensa, una actividad para cultivar su salud y otra opción para ingresar a la actividad deportiva-competitiva; es decir, el karate-do.

Mencionemos también que el karate no tarda en insertarse de manera oficial en el nivel medio superior, pues en enero de este 2019, el presidente de la Federación Mexicana de Karate y Artes Marciales Afines, el profesor Oscar Godínez Balbás, luego de arduas negociaciones, logró un acuerdo de colaboración con la Federación Mexicana de Deporte Escolar (FEMEDEES) y el Consejo Nacional para el Deporte en la Educación Básica (CONDEBA), para que el karate sea considerado así, oficial en primaria y secundaria.

Por ello, educar es entonces realizar la misma formación del hombre, sus conocimientos, sus valores, las convicciones, y en fin, el desarrollo de la personalidad humana en los individuos para hacerlos vitales de su época, tal y como lo aseveró en el Curso Propedéutico del verano de 2016 el Doctor en Pedagogía Crítica y Educación Popular, Sergio Quiróz Miranda, Director del  Instituto Mc Laren.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.