El III Informe

  • Un evento fuera de protocolo
  • Sin cúpulas partidistas ni empresariales
  • Slim de nuevo, el empresario “oficial”
  • Los conservadores derrotados

Federico Gastélum Mayoral

El pasado III “informe” (realmente el primero formalmente) que fuera ampliamente difundido a través de los medios y las redes sociales, en esta ocasión, tuvo sus particularidades, y no digo que rompió con la tradición ya que después del 2006, este ha ido variando de acuerdo con las necesidades del ejecutivo en turno. Habría que recordar que Felipe Calderón fue el primero que lo hizo en los recintos del palacio Nacional, y todo debido a los reclamos precisamente del ahora presidente López Obrador por lo viciada y tramposa de la elección inmediatamente anterior (según él) y en la que la ceremonia solo se trató del acto de investidura presidencial. Posteriormente a este hecho, los informes regresaron al recinto de San Lázaro, pero ya con los debidos acuerdos con los partidos más aún si con los mítines y manifestaciones en los rededores de ese palacio legislativo. En esta ocasión, en lugar de ser la pasarela y besamanos que usualmente se acostumbra (las cúpulas y jefes de partido fueron vetados de esta ceremonia), el presidente no usó la tribuna para lo que está intencionado realmente; el dar un diagnóstico del estado que guarda la nación, y el de exhortar a la ciudadanía a unir esfuerzos en lo que debe ser un empeño común, la prosperidad y bien de la misma.

90827003. México, 27 Ago 2019 (Notimex-Javier Lira).- El Empresario, Carlos Slim, detalló los beneficios que genera la renegociación de las condiciones contractuales de los contratos de gasoductos para empresas y para la CFE. Ciudad de México, 27 de agosto de 2019. NOTIMEX/FOTO/JAVIER LIRA/JLO/POL/4TAT

Abundar en cifras, que no las hubo, ni el de tratar de esbozar y analizar las estrategias que el presidente pretenda implementar a fin de paliar la gigantesca recesión mundial que se avecina, porque simplemente no tiene ninguna, pues para empezar, niega que el país este rozando el crecimiento “0” del PIB para quien dice que este “no le significa” nada, pues no sería mi principal intención, ya que nuevamente recaemos en los matices políticos que estos eventos suelen tener, como en los tiempos de gloria del PRI, del cual decía Enrique Krauze que, solo era un acto de ensalzamiento al emperador (la presidencia imperial) y besamanos para consolidar la fuerza del mismo. La historia de este evento ya de las generaciones de los sesentas para acá, conocemos como ha ido decayendo esta tradición a medida que los tiempos políticos han cambiado, al grado que ahora con López Obrador, este que debería ser un notable acontecimiento, se convirtió en un mitin político más en la que el presidente triunfante en la elección declara derrotada a la clase conservadora existente ya que “no pueden tener un triunfo moral” alguno dado lo sórdido de su pasado y pues casi casi, declara que el suyo es un gobierno que no admite oposición alguna.

Aunque una semana antes de este evento, López invitó a Carlos Slim y a los representantes del C.C.E. a presenciar la ceremonia de ratificación del acuerdo por el uso de los gasoductos que ya en el pasado no respetó (ese acuerdo lo firmo EPN antes) y que se estuvo al borde de la demanda internacional por petroleros texanos a nuestro país, por no respetar un acuerdo ya firmado y sancionado por los senadores, para dar fe, que “no se estaba vendiendo al país” y de que había que pues, inspirar confianza de parte de los empresarios mexicanos.

El mensaje a los mexicanos, transmitido en una de sus famosas “mañaneras” utilizó a Slim para que sirviera de aval y diera una mayor tranquilidad a los inversionistas mexicanos, fue otro acto sin sentido que lejos de provocar confianza a los empresarios, les sirvió de alerta como para decirles, ¡Aguas, el tsunami ahí viene!

Una cosa que debería saber cualquier político en México, es que a los empresarios no se les maneja como a un sindicato laboral, ni como a fanáticos de una secta religiosa; los mensajes se transmiten en el lenguaje de una realidad palpable a través de índices macroeconómicos y medidas de gobierno. Ah, pero eso sí; el lenguaje que el estadista debe usar para este sector, debe ser el menos dogmático y menos agresivo posible, para evitar que estos se pongan en guardia y que las expectativas negativas se vuelvan realidad en el entorno económico, cosa que el presidente López ha hecho en contrario o dígame Usted amable lector si no. Después de echar bravata en el recinto legislativo, llama al sector empresarial a no perder la confianza y que siguieran invirtiendo en México, algo así como si un ranchero tratara de evitar la estampida del ganado que cuida, a punta de balazos.  Hay que decirlo, que este sería un método muy novedoso.

Sin embargo, en los resultados, y tomando como índice de confianza el de la bolsa de valores puede decirse que esta tiene un índice declinante desde el año 2000, fecha en la que prácticamente se no se han hecho colocaciones primarias para obtener capital de las principales empresas de México. De hecho, a mediados de agosto, su índice marcaba 37,000 unidades de volumen de operaciones, después del discurso de Carlos Slim, a la fecha ha ascendido a las 43,627, pero aun así la pérdida acumulada en el año asciende a un 16.38% (aprox.) cuestión que va en consonancia no solo con el entorno nacional, sino digamos que internacional. De esta manera, la principal fuente de obtención de capital, se hace a través de la vía directa en las trasnacionales que actualmente operan en México, pero no así a través de la bolsa de valores.

De modo que, por así decirlo, ya los principales capitales de México no se encuentran demasiado con los empresarios nacionales, digamos que desde la apertura del TLC en 1994 el capital nacional se fue difuminando para quedar como solo un índice de la confianza nacional. De esta manera, puede decirse que lo más importante para la estabilidad financiera y economía nacional, sería la continuación del intercambio comercial con los EU y más aun diría que con otros países, aunque estos ya de manera muy residual. Una cuestión muy distinta fuera que nuestro país vecino decidiera no continuar con el ahora T-MEC, para decir que ahora el panorama económico del país mostraría la misma estabilidad que luce ahora. Esta cuestión, y el seguir respetando las reformas que en el sector financiero se hicieran en los noventa, son de vital importancia para seguir con algo de estabilidad.

Así las cosas, el informe no tuvo ninguna novedad y el rumbo que lleva el presidente López es el mismo, es decir, rumbo a la estatización de la economía y la vida social del país, lo que ahora a nuestros socios comerciales no parece incomodarles. Esperemos que el exceso de confianza que tiene ahora el presidente, corresponda a una optimista realidad, pero la recesión se acerca y ya veremos que, tan acertada es su visión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.