A ras de tierra

Capitán Piloto Aviador Enrique A. Guerrero Osuna

Con esa expresión utilizada por Obrador se está refiriendo a sus andanzas que realiza periódicamente por todo el territorio mexicano por carretera, para llenarse, como se decía antes, “de pueblo”. Él alega en su defensa que de esa manera se entera de primera mano el estado que guardan los caminos, de las inconformidades de la gente o de su estado requeté feliz, de poder abrazar a las viejecitas y a los niños, de poder, en fin, disfrutar las coronas y sombreros de flores que tanto le gustan.

Es muy marcado en él cuando sale a provincia que se dirige a su auditorio casi a gritos, se le ve como más enojado, más regañón, sí de por sí, va y vocifera a los cuatro vientos las mismas cosas que nos receta todos los días desde palacio nacional, sin cambiar ni una jota. Ya saben: que de 10,000 policías federales ahora vamos a tener 150,000, que ya se acabó la corrupción, que se está barriendo de arriba para abajo, que la prensa fifí no deja de atacarlo, que ya no hay huachicoleo, o donde si hay es solo “por necesidad” no porque les guste hacerlo, que ya se va a vender (nadie sabe cuándo ni en cuanto) el avión presidencial que no tenía y que no tienen ni Obama ni Trump (ver artículo del mes anterior), que ya no hay lujos, ni sueldos altísimos, ni médicos privados (el mismo en evidente contradicción utiliza los servicios de médicos cubanos, en el Seguro o en el Issste no se para ni por error).

Es marcada su tendencia a citar la biblia para todo como si nosotros tuviéramos la obligación de leerla tan solo para comprender sus locuras, no por propia convicción. Arremete contra todos y contra todo, a los “expertos” sabelotodo los denigra constantemente burlándose de ellos, eso sí, según él, todo su gabinete son unos expertos cada quien en su campo, como el director de Pemex que es ingeniero agrónomo.

Obrador tiene que convencerse de que andando a “ras de tierra” como le gusta a él, ahí se va a quedar, nunca va a tener una perspectiva global que requiere un estadista, él cree que eso es muy fregón, además algún día se le va a cansar el caballo, a él y a sus achichincles que no le van a seguir el paso y se van a quedar “mordiendo el polvo a ras de tierra”.

¿Qué es lo que estamos viendo?, ¿qué es lo que estamos viviendo? Sin lugar a dudas, se trata de un megalómano que está siguiendo los pasos, uno a uno, del manual del “populista”, pero que sin duda nos está llevando al precipicio socialista y bastante desvelado de los 60as y 70as. A riesgo de equivocarme, voy a tratar de preparar una lista escueta según lo que he leído de la politóloga guatemalteca Gloria Álvarez que les dice valientemente sus verdades a los aspirantes a mesías:

Infundir odio.

Eliminar a la oposición.

Comprar jueces.

Reformar la constitución.

Limitar la propiedad privada.

Eliminar la libertad de prensa.

Anular los 3 derechos elementales del hombre (igualdad ante la ley; derecho a la vida y libertad).

Cada quien califique según su criterio y saque sus propias conclusiones hacia dónde vamos.

La percepción del iluminado de que el pueblo está feliz, solo él la ve, porque los que andamos a “ras de tierra”, nos sentimos cada vez más agobiados por el descontrol absoluto de la economía familiar, y que no me venga Obrador que solo a los malvados y a los que tenemos problemas de conciencia (lo que eso signifique) nos va mal. A él y a los supuestos 30 millones de idolatras les está yendo “de aquellas”, como dicen en Mexicali, los demás, agárrese.

Somos hipócritas, deshonestos, desconfiados, mal pensados, maloras, envidiosos, roba chicos, nos creemos expertos, todólogos, malandrines, vagos, mal vivientes, obsesionados con los jugosos negocios, transas, leperos, libertinos, conservaduristas, neo porfiristas, seudo científicos, fifís, nos gusta “el moche” con “piquete de ojo”, machuchones (lo que eso signifique), más lo que se acumule cada semana.

Por eso él, en su enorme sapiencia nos mira con esa postura que me recuerda a Benito Mussolini y nos grita con esa cultura que lo rebosa y lo rebasa: “yo zafo”, no sé ustedes qué es lo que quieran.

Eso sí, Morena partido dueño de su majestad, firmó sin chistar los acuerdos comunistas-socialistas del Foro de Sao Paulo y ya nos la empezó a aplicar: ¿Cuándo se había visto que el gobierno regalará tanto dinero?… ¡Nunca! ¿Cuándo se había visto que se le regalaran 300 millones dólares a los países centroamericanos?… en lugar de dárselo a las escuelas rurales mexicanas… ¡Nunca! ¿Cuándo se había visto que un refugiado hondureño (sin tratar de ofender) reciba mejor trato y mejor oferta de trabajo que un mexicano?… ¡Nunca!

Las conferencias “mañaneras”. Una comedia circense de todos los días. Debo reconocerle a Obrador que es muy valiente al enfrentarse todas las mañanas al escrutinio de la prensa. Pero el asunto queda solo en eso, un mediocre gesto de valentía ya que según hemos visto todo está manipulado. Abundan a no dudar los lambiscones de siempre que no se miden en sus adulaciones, son rarísimos los periodistas que le hacen preguntas directas y con sentido informativo. Los picudos no entran, aunque se han colado algunos.

Si uno desea conocer la personalidad de Obrador, quedan dos caminos; leyendo sus aburridos libros que quién sabe si él los escribió porque ni él mismo se acuerda de ninguno, y/o escuchando y viendo las “mañaneras”. Obrador es un auténtico merolico que sigue el mismo esquema, todos los días repite una y otra vez los mismos conceptos sin agregar nada nuevo. Podemos poner a cualquier gaznápiro de la calle dentro de un traje que le quede grande y dejarlo que responda a las preguntas, bajo las siguientes instrucciones: si son acusaciones negar todo, no aceptar nada. Si son preguntas generales, decir lo que se le ocurra, pero que todo va requetebién, que el pueblo en todo México andamos brincando de felicidad. Cuando no sepa algo, ofrezca investigarlo la próxima semana, cuando de plano no quiera contestar algo: diga que es dueño de su silencio (utilizar la frase: “yo tengo otros datos”, a discreción). Cuando le hagan dos o tres preguntas, solo conteste una y la otra déjela para mañana u hoy mismo en la tarde le contestan, eso es lo único que hace todas las mañanas. Sin embargo, se puede observar como cuando le hacen alguna pregunta que no sabe la respuesta y la va a inventar entorna los ojos hacia arriba como buscando inspiración divina y contesta puras incoherencias, es notorio, y él mismo lo acepta que a veces, mete el clutch pero no mete ninguna velocidad y se queda papaloteando varios segundos, dicen las malas lenguas que las personas que traducen el lenguaje de señales, se pueden ir a tomar un café y regresar para seguir con alguna pregunta.

El señor es un mar de contradicciones, por un lado, dice “no a la impunidad, si al estado de derecho”, pero que su fuerte no es la venganza, que no va a perseguir a nadie, él quiere “punto final”, igual que otros tantos dictadores latinoamericanos. Si pero no, entiéndale. No a la atención médica privada, ¿y él y su familia? ¿Habrá visitado alguna vez el Hospital Central Militar o el Hospital Naval? Lo dudo mucho. Hace unos cuantos días se presentó un caso que ejemplifica su forma de conducir al país: La licenciada Cordero secretaria de gobernación, ofreció una conferencia de prensa en la que externó que estaban en pláticas con varios grupos delictivos del país, sin mencionar cuáles, para buscar la pacificación. Al otro día en la mañanera, Obrador desmiente tajantemente estas pláticas y que de ninguna manera se iban a sentar a dialogar con los rufianes. El asunto, si no fuera tan serio, llamaría a carcajadas por las inocentadas del gabinete obradorista. Pero no se equivoque, él si habla en serio.

Yo quisiera saber si Obrador que tanto pregona el estado de derecho no de chueco: ¿QUÉ VA A HACER SEÑOR PRESIDENTE CON EL PROBLEMA ESTANCADO DE LOS EX EMPLEADOS DE AEROCALIFORNIA QUE YA TENEMOS 11 AÑOS SIN QUE NADIE NOS HAGA CASO NI NOS TOMEN EN CUENTA?

Abrazos, hermano, paz y amor. (Nuestro ejército es para sembrar flores, no para tirar balazos, tiren sus armas valientes soldados, no las van a necesitar, el pueblo bueno los va a cobijar).

Manda a la famosa Guardia Nacional que yo llamo “guardia rural” a combatir el crimen, a preservar la ley y el orden, pero con órdenes de no levantar un dedo contra el pueblo bueno, honrado, tranquilo, ecuánime y trabajador, si la gente los desafía, que no respondan, que guarden sus armas, es más no llevan ni cartuchos ni bayonetas, llevan toletes, pero no los pueden utilizar contra nadie.

Se desgañita y vocifera: “no somos represores del pueblo, el pueblo si puede reprimir al ejército hasta la humillación”. Quiero pensar que los narcos, esos que por alguna razón no han leído su esperpento de cartilla moral para portarse bien y no andar mortificando a sus madres, o los chicos malos, que los hay, cuando ataque a sus guardias rurales ellos están obligados a poner la otra mejilla sin decir nada, en el colmo de las contradicciones: se tienen que dejar desarmar sin chistar, so pena de que los arresten.

Tres ejemplos para que se encuadre debidamente la estulticia y la mediocridad a la que está orillando a las fuerzas armadas mexicanas y a sus “rurales”:

  1. Localidad de la Huacana, Michoacán. Un grupo de civiles armados insulta e increpa a la violencia a efectivos militares, reclamándoles les fueran devueltas sus armas que les habían sido decomisadas. En cumplimiento a la orden presidencial de “abrazos paz y amor”, los soldados se dejaron arrinconar y sin ofrecer resistencia, fueron despojados de sus armas, vejados y humillados los amarraron unos con otros y exigieron que les fuera devuelto su armamento, inclusive rifles Barret de cal. 0.50, cosa que les fue concedida para que soltaran a los soldados rehenes.

(Los soldados fueron posteriormente felicitados por Obrador y tal vez les concedió la medalla de “la luz divina y eterna del abrazo fraternal”.

  • De nuevo en algún lugar del estado de Michoacán: un grupo de civiles armados únicamente de palos y piedras detienen a un convoy de la guardia nacional y los agreden violentamente desafiándolos a defenderse, los soldados se repliegan sin saber qué hacer, la muchedumbre destroza sus vehículos y les lanza piedras. Los soldados estoicamente no se defendieron de acuerdo a las instrucciones presidenciales de “amor y paz”. Varios soldados heridos.
  • Se da la primera baja de los “guardias rurales” de AMLO. Un teniente del ejército mexicano pierde la vida en un enfrentamiento con delincuentes. Supongo que les dispararon con pistolas de agua. Esto es una farsa gigantesca, una más a las que nos está acostumbrando Obrador y que nadie le dice nada, ni el secretario de la defensa ni el secretario de marina, mucho menos los peleles que tiene al mando de los “rurales”. En la mañanera correspondiente, Obrador ni siquiera se dignó mencionar la muerte del oficial, mucho menos acompañó a sus familiares en Oaxaca

Este asunto ya se salió de control, alguien tiene que meter orden y disciplina, si no vamos a caer en otro caos más grave del que ya estamos. En todos estos eventos se violó flagrantemente el artículo 9/o de la Constitución Política de los Estado Unidos Mexicanos sin que al presidente le parezca necesaria la intervención de las fuerzas armadas mexicanas para reestablecer el imperio de la Carta Magna. Esa orden de “abrazos y no balazos”, se contrapone a lo ahí establecido, o que él nos aclare quién manda aquí. En sus diarias contradicciones, dice que no quiere aplicar la justicia porque no vamos a caber en las cárceles, y yo agrego, ¿quién va a cerrar la puerta y apagar la luz?

Les agradezco su paciencia. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.