Puntos de vista

Ángel Cu Ambriz

El método científico implica una investigación de campo, previa a una investigación documental y luego una línea conductora consistente en una suposición hipotética. Palabras más o palabras menos; según sea el método que imponga la OCDE.

Elemento de policía de La Paz:

“Desde el cambio de gobierno nos sentimos más tomados en cuenta… sabemos que va a llevar tiempo, pero sentimos que ahora sí nos están hablando con la verdad. Antes ni siquiera se dirigían a nosotros. Tuvimos un pequeño aumento de salario y estamos en espera de otro 8%. No es mucho pero es más de lo que habían hecho las anteriores administraciones.

Yo pedí mi cambio a Los Barriles porque se acerca  mi jubilación y quiero conocer otras partes de mi municipio. Aquí todo es más tranquilo.

Efectivamente han bajado los delitos de alto impacto… bueno; más bien de esos ya no nos enteramos porque la información llega directamente a la policía federal o estatal.

A nosotros nos quedan las denuncias de escándalos en la vía pública y violencia intrafamiliar; cosas así. Lo que sí es que cada vez hay más asaltos a personas y robos a casa habitación.

Yo trabajaba en el malecón y mucha gente ya me conocía, me saludaban y me gustaba mucho eso; aunque con el estrechamiento por la remodelación, nos complicaron mucho las cosas para las emergencias. Necesitábamos cancelar un carril y desviar la circulación para que llegaran rápido los servicios de emergencia; ni pensar en un incendio.

Y pues ahora aquí en Los Barriles todo es más tranquilo, me voy a jubilar feliz y si nos cumplen con el aumento, pues con un poco más de dinero”

Elemento de policía de la Ciudad de México:

“Parece que les dijeron que tienen que hacer escándalos a diario. De por sí en el primer cuadro de la ciudad cualquier cosa convierte la vialidad en caos. Pero pues no sé… yo no sé de política, podría decir que hay más desorden que antes. Pero eso no se compara al engaño que sufrimos con Mancera… allí sí que nos vieron la cara”.

Taxista de la ciudad de México:

“No me lo tome a mal. Pero hay que darle tiempo al nuevo gobierno. Yo llevo cuarenta años de taxista y no se imagina lo que me ha tocado ver. Nos dejaron las calles llenas de baches y de agujeross; baches donde se nos truena la suspensión del coche y agujeros, donde venden droga, casi en cada esquina.

Me recuerda a los años ochentas cuando uno tenía que cargar dos carteras; una para el asaltante y otra en donde uno lleve sus identificaciones y dinero.

La verdad el presidente se ha equivocado con la gente que se ha rodeado; pero por otro lado; así los tiene más cerquita para saber lo que están tramando. Lo único que nunca le perdonaría es que no meta a la cárcel  Fox, a Calderón y al pen… de Peña.

¡Yo voté por el farsante de Fox! La zona rosa fue peor que si la selección nacional hubiera ganado el mundial. ¡Habíamos derrotado al PRI!

No fue más que un títere y ahora es un bufón”.

El peso de los números es aplastante… hasta que vino la mecánica cuántica que echa por tierra tal aseveración; pero ya desde antes se había comprobado que jugar con los números es asunto manipulable y lleno de triquiñuelas. Les Luthier diría en una de sus frases célebres: de cada diez personas que ven la televisión, cinco; son la mitad.

Hace poco salieron unas encuestas sobre los gobernadores en donde las preguntas abiertas son muchas y las precisas son pocas… de generalidades me como un taco.

Platicar con los servidores públicos de a pie le permite sentir a uno el pulso de una sociedad que aún continua expectante. Está en espera de que tengan nombre, apellido y rostro, aquellos que truncaron sus proyectos por muchas décadas, aquellos que tejieron redes de una corrupción e impunidad inimaginable.

Cierro con un sencillo ejemplo: de visita en la megalópolis salí a hacer compras al centro histórico de la CD. De México. De pura cuota por los segundos pisos concesionados pagué setenta y cinco pesos de ida y otro tanto de vuelta. De estacionamiento concesionado (como el que se encuentra en el lugar donde estaba la primaria 18 de Marzo de nuestra ciudad), pagué ciento cincuenta y tres pesos. Mi compra fue por cuatrocientos pesos. Ahora súmele usted el costo de la gasolina.

Ese es el cambio que la gente reclama y que los reaccionarios temen y critican.

Cuestión de puntos de vista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.