Micrópolis/ ¡Rotundo fracaso!

Julio 26 de 2019.

No es lo mismo ir cobijados por la figura de Andrés Manuel López Obrador, que ir solos. Y eso lo decimos, porque en el primer informe legislativo que presentaron ayer jueves 25 de julio los diputados Milena Quiroga Romero, que representa al cuarto distrito local electoral y de Esteban Ojeda Ramírez por el tercero, demostraron su nulo poder de convocatoria. ¿Por qué lo afirmamos? Porque, si tomamos en cuenta el resultado electoral que lograron bajo ese manto amloista el primero de julio del 2018, de 17,512 sufragios, entre ambos legisladores, la presencia de la gente convidada al evento de ayer tarde, no alcanzaron a llegar ni a 600 personas, pensando que lograrían la asistencia de casi el triple, como lo preveían sus personeros políticos.

Si quisieron medir el poder de convocatoria para favorecer a su jefe político local, el que les ordena qué hacer en el congreso, Víctor Castro Cosío, creemos que no le rindieron buenas cuentas. Y lo pudimos observar en sus caras, en las de Milena como en la de Esteban, además de su problema para leer sus discursos, sus informes, se les notaba muy nerviosos, ¿sería porque no pudieron mostrar el músculo político, ese que decían tenían ante la sociedad, de que eran los representantes de las mayorías?

De acuerdo a los resultados electorales del año pasado, en el III distrito electoral, donde Esteban Ojeda Ramírez participó como candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia”, logró obtener, precisamente cobijado por las marcas Morena y Amlo, 8014 votos. En el caso similar de la hoy diputada Milena Quiroga, obtuvo 9498 sufragios. Sin embargo, y de acuerdo al Reportero de Revista Análisis Periodísticos BCS que cubrió dicho evento político, nos informó que en la calle Marcelo Rubio, entre Rosales y Bravo de la capital sudcaliforniana, donde se efectuó la ceremonia política del informe legislativo, se instalaron solo 482 sillas, y por la banqueta que da al Parque Revolución, otras 100 sillas, lo que no supera los 600, pero muchas de estas, no fueron ocupadas, quiere decir, que no alcanzaron a reunir ni siquiera a 600 personas.

Pero, de acuerdo a los votos que ellos obtuvieron -como lo señalamos líneas arriba-, entre ambos legisladores, en los dos distritos electorales, fue de 17,512 votos, lo que significa, que ese “torbellino” llamado Morena en la entidad, ha estado cayendo de la gracia de quienes por ellos sufragaron el primero de julio del 2018.

Pero no solo eso, la presencia de los 8 diputados que estaban en el evento, 7 en el templete, y una más, ocupando una de las sillas que se colocaron frente a las instalaciones del comité estatal de Morena, más el senador Ricardo Velázquez Meza, el coordinador general de programas federales, Víctor Castro Cosío, regidores locales y el alcalde de Comondú, Walter Valenzuela Acosta, quien por cierto llegó casi terminando el evento, no pudieron llenar ni la media cuadra de dicha calle.

En la víspera de este evento, a través de redes sociales, como de manera directa, todos los personeros políticos del profesor Víctor Castro Cosio, como de los diputados en cuestión, estuvieron realizando invitaciones a sus correligionarios, amigos y amistades para que acuerparan a los diputados. La idea, como se dijo en un principio, era “llenar el parque Revolución con 1,500 personas”, pero al parecer no contaron con el respectivo permiso para utilizar ese parque y tuvieron que irse a la calle, si a la Marcelo Rubio esquina con Rosales. Es decir, no les salió nada bien lo que pronosticaron y menos, en el lugar que habían elegido para efectuar, más que el informe de los dos diputados, el lanzar discursos plagados de despecho, al perder, ante la mayoría de legisladores, las posiciones que ostentaban y de las cuales hicieron mal uso.

Sus discursos incendiarios de rencor, no tuvieron el eco esperado entre los asistentes, quienes más que morenistas o seguidores de los diputados, parecía que estaban a la fuerza. Fue un vento frío, sin color, sin ánimo. Y si pretendieron tanto los diputados -a los que pomposa y ridículamente los autonombró el diputado Homero González Medrano como los “ocho fantásticos” emulando a héroes caricaturescos-, pues ni arrancar una sonrisa de los presentes obtuvieron.

Lo que se observó fue una gente cansada de escuchar discursos plagados de resentimiento, de encono, de división o como dicen en mi rancho, de “inquina”, pero también de desesperación de parte de Milena y de Esteban, que es en lo que centraron sus mensajes, que en alguno de los asistentes en voz baja se atrevió a decir, “están llenos de bilis”.

Y toda esa malquerencia lanzada en palabras por los diputados, no es otra cosa que el coraje y la rabia que cargan los “8 fantásticos” al perder el poder total en el Congreso, y que consecuentemente afectó seriamente a su jefe, el que les da las órdenes de qué hacer en el recinto legislativo, aprobando leyes para las minorías y no a favor de las mayorías. Eso sí, hablaron de que están cumpliendo con los postulados del presidente de la República, de “no robar, no mentir y no traicionar”, sin embargo, esa máxima, aquí, en este congreso y con los diputados de Morena, no se aplica, solo en el discurso, con el que pretenden seguir engañando a la gente luego de los malos manejos financieros, la impunidad, la corrupción, y el engaño como el que han venido praticando, sumando la actitud de soberbia y de querer imponer a fuerza de la mayoría, sus condiciones para someter al resto de los diputados, incluyendo a algunos morenistas quienes optaron por no seguir esas prácticas arcaicas que pensábamos, ya había desaparecido de la escena política, por lo que decidieron darle la voltereta a esa fracción.

Dicen las malas lenguas, que “son odiosas las comparaciones”, y más cuando resultas afectado, pues baste señalar que en los festejos del día de las madres, organizados por los diputados Ramiro Ruiz Flores y Carlos Van Wormer Ruiz, en un evento efectuado en el campo de futbol de la 20 de noviembre, logró reunir a más de 3 mil damas, quienes en muchos casos fueron acompañados de sus respectivas parejas, y en las que ambos diputados no contaron con el apoyo de las estructuras políticas de Morena, del apoyo de regidores locales, ni mucho menos, como sucedió en el evento de Milena Quiroga y Estaban Ojeda, quienes para convocar a la gente, contaron con el respaldo total del partido en el estado, así como de los regidores morenistas del cabildo de La Paz, y de los funcionarios de la Secretaria de Desarrollo Social.

De los informes de ambos diputados, no hubo mucho que escribir.

Por ello consideramos que este evento de los diputados Milena y Esteban, que les permitiría con los asistentes previstos, mostrar “el músculo” político a favor de su jefe Víctor Castro Cosío, resultó ser un ¡ROTUNDO FRACASO POLITICO!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s