Editorial

Sí, ha pasado un año desde aquél primero de julio del 2018, y las promesas, simplemente promesas, en eso han quedado, gobernando con ocurrencias, echándole la culpa al pasado para justificar su ineficiencia, cancelando programas sociales, despidiendo a miles de trabajadores, comprando conciencias rumbo al 2021, operando desde el poder como si estuviese en plena campaña, denostando a los medios de comunicación o a quienes se atreven a cuestionarlo, a echarles la caballada con amenazas sutiles e indirectas. Ya sus mañaneras lo desdibujan, lo pintan tal cuál es, y los mexicanos necesitamos un presidente de la República que nos guie, que no nos divida, que llame a la conciliación nacional, que sea un verdadero líder de 120 millones de mexicanos y no de unos cuantos, aunque digan que fueron 30 millones de personas que lo eligieron, pero que, de estos, ya hay muchísimos arrepentidos, y las encuestas lo demuestran día a día.

Lo que no sabemos es si el Presidente de la República conoce realmente las necesidades de los mexicanos, o sus secretarios de estado lo están engañando, porque no puede ser posible que a estas alturas, la mayor parte de las clínicas y hospitales tanto del ISSSTE como del IMSS, sigan padeciendo sus pacientes, de la carencia de medicamentos porque no se han licitado las compras a tiempo, porque decían “había corrupción”, y mientras, los enfermos, sufriendo las consecuencias o en el peor de los casos, por falta de sus tratamientos médicos, ya hasta se nos adelantaron en el camino.

Su famosa Guardia Nacional, no la puede integrar con palabras, pues no ha detenido el alto número de asesinatos de alto impacto, o como él lo dijo, “los vamos a llamar a dialogar a convencerlos de que con honestidad, y se van a acabar los homicidios, la inseguridad”, pero tal parece que estos, no le hicieron caso y las cifras aumentan considerablemente, mucho más que en los tiempos de Calderón y Peña Nieto, y la inseguridad en el país, no hay quien la frene.

Hubiésemos escrito en esta ocasión, avances de estos primeros meses de su mandato acerca de la solución a los graves problemas nacionales, de que se está acabando con la corrupción, pero no hay detenidos; de que se acaba la impunidad, y siguen libres; de que habrían bajado los precios de los energéticos como la luz, el gas y los combustibles, pero siguen con los mismos precios, altos por cierto, de que ya no habría más asesinatos de alto impacto, pero los números nos dicen todo lo contrario; de que en el bolsillo de los mexicanos no hay problema, pero eso, no se ha reflejado aun, pero eso si, tenemos un gabinete que a cada rato desmiente a su propio presidente de la República o como él mismo lo dicen, “tienen otros datos”.

El caso es que no pudimos escribir sobre alguna mejora, y nuestro estado, Baja California Sur, es el principal ejemplo; no ha querido hacer “por decreto”, le disminuya del 16 al 8 por ciento lo del IVA; y su representante federal, en lugar de velar por los intereses de los sudcalifornianos, más parece que va en contra, pero eso sí, en plena campaña política rumbo al 2021. El hecho es, que es difícil contarle una buena al presidente. Ah sí, su combate a la corrupción, ¡pero no hemos visto o sabido de algún detenido por este delito en estos 7 meses de su gobierno!

Y mientras eso sucede, el gobernador Carlos Mendoza Davis, le pone el ejemplo; en promedio, de los 32 gobernadores del país, es el quinto mejor calificado en casi todos los rubros de la gobernanza, es decir, le está dando resultados a los sudcalifornianos, con obras, acciones, seguridad, en la generación de empleos, en materia de salud, de educación, en el combate a la pobreza, y eso sí, sin regalar dinero, sin cancelar programas sociales mucho menos despidiendo a empleados, vaya hasta en materia de inversiones extranjeras ocupa los primeros lugares nacionales, no se diga en la atracción de turismo internacional a los destinos turísticos de esta entidad. Este, si es trabajo, es gobernar, ¡es dar resultados!

Y eso, es lo que esperamos los mexicanos del presidente de la República, no sus conferencias mañaneras desde donde quiere generar la agenda nacional, a veces con tropiezos, otras puras ocurrencias, otras regañando a los reporteros que lo cuestionan, otras más aclarándole a sus secretarios de estado porque no existe una verdadera comunicación, o de plano, estos ministros le tienen pavor a su presidente a decirle que necesitamos que López Obrador se deje de andar en campaña y empiece a gobernar México.

Un comentario sobre “Editorial

  1. Excelente, cierto una descripción que muchos mexicanos vemos entendemos y miles y miles de arrepentidos que votamos por su proyecto y resultó un fiasco.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.