AMLO, entre el dislate y la mitomanía

  • Hacia la nueva economía hibrida
  • Domingo 2, las cartas sobre la mesa
  • El IEE en la cuerda floja
  • Los azulejos posibles, encomendándose al cielo

Federico Gastélum Mayoral

Pues en forma casi imperceptible para la población, la labor de gobierno de AMLO sigue en su imperturbable ruta de ir desarmando el estado “neoliberal” que se empezara a forjar desde fines de los ochentas con Carlos Salinas, para irle dando un nuevo sesgo compatible al reclamo de su base electoral, pero eso sí, sin dar lugar a estrépitos que pudieran cimbrar la economía del país. Su gobierno, por decir en las dos últimas semanas ha dado más lugar para los encabezados de noticieros, además de nunca faltarle las infaltables anécdotas, sobre todo en sus comunicados mañaneros, que prácticamente le dan la sensación al público incluso escasamente informado de que el mandatario o ya sufre de demencia senil o de plano ya perdió la razón. Sin embargo, el trabajo legislativo de sus fieles soldados en las cámaras siguen en su implacable tarea de emitir leyes donde se le otorguen todos los poderes y sobre todo, se centralicen, en un mando único, con el fin de llegar al estado omnipresente y omnipotente, tal como lo fuera en la década de los años cincuenta y sesenta, donde el gobierno tuviera una fuente inagotable de riqueza (PEMEX), a la vez que el control político de todos los sectores de la sociedad. O sea, un PRI, pero sin corrupción, dicho todo esto sin ninguna sorna, pero eso sin que esto me impida esbozar una ligera sonrisa (como la de la Gioconda tal vez). 

Enumerar la muy amplia gama de leyes que se han modificado desde diciembre del 2018 a la fecha me llevaría un amplio apéndice en esta entrega, pero dentro de las más notables estarían las que comprenden el sector energético, la de aprovechamiento de aguas, de educación pública (que más bien quedó como estaba hace 8 años), así como otros decretos que han acabado con supuestas manías de los gobiernos anteriores en cuanto a condonación de adeudos fiscales y por el estilo. Es decir, toda la temática del actual gobierno a mi entendimiento, sería la de retomar el estado las áreas estratégicas para su control y dejar al sector privado las de materia secundaria, así como el de que este asuma los costos sociales que se ocasionen por mala práctica de actividades que afecten los recursos que sean públicos (aire, mantos acuíferos, biodiversidad, etc.). Sin embargo, a pesar de que todo esto luce bien en el papel, una cosa que soslaya mucho este presidente, es la necesidad de reactivar la economía interna y el  no descuidar el comercio externo ante una tendencia cada día más clara del gobierno de los EU en cerrar la llave a nuestro país en este rubro, que puede ocasionar un serio retraimiento de nuestra economía (1.20% de crecimiento según Banxico este año), además de que tendría repercusiones en la cada vez más urgente y necesaria inversión nacional y extranjera, que a la fecha casi se ha detenido por completo.

Por si fuera poco, el diagnostico que muchos especialistas le han dado al estado de nuestra economía, es de que ya navegamos en las muy profundas aguas de una recesión, o sea, casi en crecimiento cero, cosa que no había ocurrido en los pasados quince años, lo que al corte de los primeros seis meses este hecho ya será patente respecto a un mayor desempleo y escasez de bienes de consumo. Esperemos que esta reyerta que ahora se da entre el presidente Trump y AMLO por la imposición de aranceles sea solo eso, y no los principios de una guerra comercial prolongada que no tendría un buen fin para ambos países.

Sin embargo, parece que los afanes de nuestro recién estrenado presidente, es el de obtener una pronta aprobación a su mandato, reflejado en las cifras que ya para cuando salga esta entrega se verían en un contundente triunfo de morena en el proceso electoral de los seis estados de la república que se obtendrían mientras elaboro este artículo. Casi me atrevería en afirmar que los resultados que se habrían de obtener, serán de una plena decepción para AMLO ya que habría visto retroceder los votos para “su” partido en cierta medida sobre todo en alcaldías y diputados, lo que lo llevara al siguiente paso que veo inevitable; la desincorporación de los institutos electorales de las administraciones estatales, de modo que el INE se hiciera cargo de ellos, para que en el futuro, pudiera el mandatario tener control sobre estas elecciones locales.  Y ya pasando al tema de las elecciones locales, y  viendo el mediano plazo para BCS, digamos que aquí en el estado los alfiles de Carlos Mendoza en el gobierno ya andan en plena temporada de pre campaña para la gubernatura, sobra decir de los de Morena, que ya desde hace rato andan picando piedra para posicionarse como el bueno, o el “amigo” de Andrés Manuel, de modo que ya se andan adelantando como si lo ocurrido en el 2018 fuera a replicarse en el 2021, de tal manera que mientras el gobernador CMD no cesa en quejarse del trato inequitativo que estamos teniendo del presidente por lo que respecta al tratamiento fiscal que nos está dando, es decir, que no somos zona fronteriza para la reducción del IVA e ISR, pero si lo somos para cuestiones aduanales e importación de vehículos, el “súper delegado” (solo de título) Víctor Castro se afana en decir que efectivamente no somos frontera y que prácticamente no deberíamos quejarnos por ese hecho.

Todo esto, aunque para muchos morenistas este personaje no representa a la federación y que nos dicen no deberíamos tomarlo en serio porque él solo habla a título personal. Por otro lado, el edil paceño Rubén Muñoz quien también se considera el “elegido” de los dioses, ya anda en abierta campaña e incluso lanza retos a los del PAN, con el “ahí nos vemos en el 2021” como si este representara todo un activo para los de Morena con esa gestión que lleva a la que no se le ve eficiencia en su desempeño pero eso sí, muchas apariciones en las redes ya sea en compañía de empresarios que él mismo ha invitado a invertir en nuestra Ciudad, (como si eso nomas estuvieran esperando) o en abierta diatriba contra quienes lo están criticando, cosa que no sabemos cuántos puntos le sume a su posible campaña para gobernador.

El caso es de, que de acuerdo a los resultados de esta jornada que está en proceso, de la cual no se descartan algunas sorpresas, el panorama se abrirá para muchos azules que van remando a contracorriente, y en cambio hará preguntarse a muchos morenistas en qué tanto los sigue ayudando la imagen del peje del cual solo en este mes de mayo, cayera en 10 puntos su nivel de aprobación a nivel nacional. Bien dicen los refraneros de la política, de que el pez por su boca muere y creo que de esto muy pronto tendremos noticias. Mientras tanto, los ciudadanos de a pie, continuaremos contemplando el espectáculo, ya que el show, debe continuar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s