Un buen día a las Madres, obsequiaron los diputados Ramiro Ruiz y Carlos Van Wormer

Texto y Foto: Gilberto Bonilla Rodríguez @koimetherion

El sol caía a plomo, el sudor escurría por la frente, eran casi las 5 de la tarde, al menos unas 50 mujeres con niños de varias edades buscaban la sombra de alguno de los árboles que mitigan un poco el calor durante los encuentros deportivos, que se celebran en la cancha de futbol de la colonia 20 de Noviembre, los domingos a medio día.

Las risas y el cuchicheo se hacían presentes, mujeres jóvenes, de mediana edad y algunas ya más grandes llegaban por montones, las calles Ocampo y Alta Tensión cobraban vida, por las banquetas se iban acercando poco a poco, madrecitas de las colonias 20 de Noviembre, Roma, Guelatao, Francisco Villa, Benito Juárez, La Márquez, Vista Hermosa… y más allá, “puuuchi” si andaban leeeejos las doñitas, diría aquel.

De repente ya no eran 50, eran 100, 150, 200 mujeres, todas formadas de manera ordenada en diferentes puntos de la cancha, esperando recibir un cachito de papel, que en ese momento se convertía en una esperanza, en una oportunidad para acceder a alguno de los regalos que Ramiro Ruiz y Carlos “Chaky” Van Wormer, diputados de la actual legislatura por los distritos 2 y 6 de La Paz, habían dispuesto para ser entregados a las alegres mamitas con el propósito de festejarles y alegrarles con motivo del Día de las Madres; aquello iba tomando forma.

Una vez que recibían el boletito y una playera conmemorativa, una a una se iban acercando hacia el centro de la cancha, tomaban asiento y esperaban impacientes; los chamacos reconocían al compañerito de la primaría y juntos se iban corriendo a los brincolines inflables que se dispusieron para que, por un lado, ellos también se divirtieran y por otro, las madrecitas pudieran disfrutar de la música y las rifas que en su honor se celebraban.

Niños corriendo por toda la cancha subiendo a uno y a otro juego, las mamás se reían con la de a lado, no importaba si se conocían o no, todo era alegría, en los celulares se podía ver la hora, las 6 de la tarde, el sol ya no era tan fuerte pero aun quemaba un poco; los organizadores corrían, iban y venían, había que atender a cuerpo de reina a cada una de las mujeres que se fueron reuniendo en torno al escenario, el cual, más tarde sería el lugar propicio para que el grupo versátil Bahía Show pondría a bailar a unas entusiastas mamás que decidieron soltar la silla y poner en práctica sus mejores pasos.

De repente, las mil sillas que fueron colocadas y que antes lucían vacías, ahora estaban ocupadas, las primeras en llegar y las más vivas agarraron lugar hasta enfrente, las demás fueron ocupando los demás espacios, la música empezó a sonar y más de una pasó al frente a bailar.

Entre concursos y baile aquella cancha se llenó, más o menos unas 1500 personas abarrotaron el centro del terreno de juego de fútbol, poco antes de las 7, los diputados Ramiro Ruíz Flores y Carlos “Chaky” Van Wormer arribaban al lugar, ingresaron por el acceso que da a la calle Alta Tensión, llegaron a pie, y conforme iban entrando saludaban y se tomaban la selfie con las homenajeadas, ambos iban acompañados por sus respectivas parejas.

El momento fue aprovechado por muchas personas que se acercaron para solicitar algún apoyo o gestión, los diputados, con ese don de gente que les caracteriza les atendieron y dejaron la promesa de buscar solución a las diversas problemáticas que les exponían, a su paso se podía escuchar a algunas señoras que decían, mira, estos si regresan con la gente no como los otros.

Por fin, después de varios minutos de atender a las personas que les abordaron, llegaron al templete principal, y efusivamente les expresaron su agradecimiento por atender la invitación, sin embargo, también les reconocieron el esfuerzo que muchas de ellas, en ocasiones de manera solitaria, hacen para sacar adelante a sus hijos, ambos se mostraron empáticos y no dudaron en emitir halagos y cumplidos a las felices mamás que les escuchaban atentos.

El momento tan esperado llegó, los mismos diputados empezaron con la rifa y para abrir la entrega se decidió sortear una estufa de 6 quemadores y amplio horno, la señora subió y no creía aun ese momento que ella se hubiera llevado el primer y más importante premio, más tarde, en cuanto le fue entregada, su sonrisa era más segura, la señora tenía ya su estufa, no cabía de felicidad.

Fueron 140 regalos en total, entre licuadoras, tostadores, vajillas y demás pero los premios esperados eran la estufa y el refrigerador, varios premios fueron sorteados y entregados por los propios diputados, quienes en corto al momento de entregar los premios, reconocían la labor diaria de aquellas que son pilares de las familias sudcalifornianas.

Los diputados bajaron del templete, pero no se fueron, se quedaron y continuaron saludando a las madrecitas, pero también escuchando el agradecimiento y también la solicitud, se acercaron, convivieron con ellas, las sonrisas de las mamás fue la constante, algo nuevo para ellas, porque como se dijo antes, el comentario constante hacía referencia a que ellos, los diputados habían regresado, no como otros que caminaron por esas colonias y ya no regresaron, o peor aún, aquellos que ni siquiera recorrieron su distrito.

La diversión y la entrega de premios continuaba, mientras las mamis asistentes recibían un pequeño refrigerio y un poco de pastel, las fotos continuaban, las sonrisas plenas, francas, sinceras se dejaban ver a través de los flashes, el festival avanzó y poco a poco los regalos fueron entregados, muchas mamás se quedaron esperando a salir sorteadas, sin embargo, se fueron contentas, porque se sintieron atendidas, se sintieron importantes, porque se les recordó lo importante de su labor diaria, algo que a veces, para algunas mujeres pasa desapercibido.

Así fue la tarde del pasado viernes 17 de mayo, una tarde diferente, donde las mamás de aquellas populosas colonias fueron reconocidas y atendidas por dos funcionarios que no han perdido de vista parte de su trabajo como servidores públicos, precisamente esa que va implícito en el  nombre, servir, y que mejor que fue a las madrecitas, seguramente no serán solo ellas y tampoco la primera vez, enhorabuena, más acciones como esta son las que reclama la gente, que el pasado 1 de julio les concedió la oportunidad para servir, y Ramiro Ruiz y Carlos “Chaky” Van Wormer, sí volvieron.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.