“Los cuchicheos”

Por Alejandro Barañano

Tal parece que todavía hay quienes se empeñan en no querer entender que la coyuntura política actual exige reforzar los mecanismos que inhiban conductas reprobables dentro del desempeño público, y esto va para legisladores locales, quienes se supone que están para defender los intereses ciudadanos a cabalidad y hoy en día no han cumplido con la encomienda

El Congreso del Estado se ha convertido -gracias a los mismos diputados- en un burdo espectáculo de tramoya envuelto en muchas ocasiones en una vorágine de conflictos y desencuentros generados sobre todo por diferencias personales, muchos de los cuales se han incentivado por los usos y costumbres que han favorecido a la discrecionalidad, opacidad y muchas pero muchas contradicciones.

Y lo digo porque en la sesión de ayer jueves sucedió algo que a más de uno tomó por sorpresa,  pues desde la máxima tribuna del Congreso del Estado el diputado Ramiro Ruiz Flores expuso que era necesario recuperar el sentido real de lo que es un legislador, por lo que pidió establecer con claridad las responsabilidades de estos, pero sobre todo evitando en la medida de lo posible que los recursos públicos sirvan para fomentar y patrocinar mezquinos intereses personales.

Después de tal pronunciamiento, puntualizó a micrófono abierto que se debería de establecer en el apartado correspondiente a la regulación de las remuneraciones de los servidores públicos, adecuaciones en lo relativo al ingreso que devengan los actuales legisladores, es decir, que ellos –incluyéndose quien en ese momento hablaba- tendrían que eliminarse todo tipo de prerrogativas económicas extras como lo son bonos, fondos, gastos asistenciales, gasolina, boletos de avión y cualquier otro que sea considerado como un ingreso para los diputados, y que solo deberían de cubrirse los gastos derivados del propio trabajo legislativo mediante una comprobación respectiva.

En pocas palabras, que reciban simplemente un sueldo por su desempeño como legisladores y nada más, pues eso ante los ojos del pueblo es lo más lógico y sobre todo, lo más ético.

Y es que si ya reciben su dieta como diputados: ¿Porque tienen que recibir pagos extras por presidir una comisión, o por presidir un período de sesiones, o por alguna otra actividad que se relaciona con el trabajo legislativo? Si con la mera remuneración que reciben por llevar a cabo esta labor les alcanza. ¿O no?

Sin embargo una vez que fue escuchada la propuesta, la diputada de la tan trillada “Cuarta Transformación”, Milena Paola Quiroga Romero, literalmente saltó de su asiento para ponerse “cuchichear” con sus compañeros y así convencerlos de emitir su voto en contra, esto bajo la premisa de que no estaban dispuestos a perder el ingreso extra que obtienen por concepto de compensaciones, y lo que hizo la coordinadora del Movimiento de Regeneración Nacional en el Congreso del Estado aquí y en China se le conoce como coaccionar el voto.

Obvio que sucedió lo que con tal maniobra se esperaba, y el Congreso del Estado no aprobó la iniciativa de reforma al Artículo 164 de la Constitución Política del Estado presentada por Ramiro Ruiz Flores en el sentido de adicionar un párrafo que contemplaba eliminar ingresos adicionales al sueldo de los diputados, y para curarse en salud Milena Paola Quiroga Romero -en entrevista con algunos medios de comunicación- explicó que los integrantes de la bancada de su partido votaron a favor de la propuesta.

Luego entonces las cuentas pues no le cuadran a muchos, y con ello una vez más el trillado discurso de no robar, no mentir y no traicionar quedó incongruente con la supuesta política de austeridad que han imprimido en el Congreso del Estado en los últimos meses.

Y digo que a muchos no les cuadran los números porque finalmente la votación no alcanzó la mayoría relativa necesaria para aprobar la desaparición de los bonos, fondos, gastos asistenciales, gasolina, boletos de avión y cualquier otro que sea considerado como un ingreso para los diputados, puesto que se necesitaban 14 votos a favor y sólo se obtuvieron 11 votos a favor, cero en contra y 8 abstenciones, quedando así desechada la propuesta, lo que quiere decir que si funcionaron bien los cuchicheos; y mientras algo sucede al respecto mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s