Para tener la lengua larga, hay que tener la cola corta

Combatir la corrupción en el gobierno, fue una de las frases más importantes de Manuel López Obrador que utilizó en su campaña política para ganar las elecciones pasadas y por lo que hoy, es Presidente de la República, pero más lo reforzó con el no mentir y no traicionar al pueblo. Pues bien, parece que en Baja California Sur, quienes llegaron al Congreso del Estado no respetaron esta máxima lopezobradorista, porque uno de sus legisladores, aprovechándose que su fracción morenista es mayoría, aprovecha su posición para favorecer a una de sus cuñadas en las compras de “papelería”, insumos de computación, sillones y hasta equipos de cómputo, que sobrepasa el millón y medio de pesos en tan solo unos cuantos meses, pero lo que más sobresale, son las cantidades de objetos que adquirieron en tan solo un mes, según consta en documentos que obran en poder de este columnista.

Bien dice la conseja popular, “para tener la lengua larga, hay que tener la cola corta, por aquellos que pregonan combatir la corrupción y son los primeros en llevarla a la práctica, con este tipo de “adquisiciones” a familiares que tienen alguna empresa, y que aquí vamos a detallar, pero lo más curioso de todo esto, es que son seis proveedores y por igual, les “proveen” equipo por el mismo concepto “papelería”, pero resulta que la cuñada de este diputado, que obviamente cuenta con la venía de la Presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso del Estado, que es quien da la autorización, solo se ha favorecido con el mayor porcentaje de recursos, a la “pariente”.

Aun no se resuelve el asunto del diputado Rigoberto Murillo Aguilar, por aquellos 337 mil pesos que “extravió”, según él, y que ya cubrió al empresario con un “préstamo” a la caja de ahorro del Congreso y que se le descontarán de sus quincenas, cosa muy rara, pues si no debes, ¿por qué tienes que pagarlo?, y sobre todo por esa cantidad que no es cosa menor, y como bien lo explica el Colega Alejandro Barañano en su columna Política “Balconeando” (https://analisisbcs.com/2019/04/25/ahora-resulta/), pues no podemos decir que en este congreso se practica la honestidad y la transparencia, porque se supone que se realizará una “auditoría” al respecto y una vez que se conozca el resultado de ésta, el diputado severamente cuestionado por esos dineros, hasta entonces “va a interponer la denuncia correspondiente” y acusar al asistente de otro diputado por “falsificación de firmas”.

Cerraré, por esta ocasión este breve capítulo, para señalar, por sexta ocasión, que el diputado Rigoberto Murillo Aguilar, fue quien cobró el cheque en la tesorería del Congreso, y para ello firmó la póliza correspondiente, pero abusando de su poder, ORDENÓ al asistente de otro diputado que fuera al banco a cambiar el cheque, porque a él, le dio flojera o no quiso ser cuestionado en la institución bancaria por la cantidad señalada. Lo extraño de todo esto, es ¿por qué no envió a su asistente a canjear ese cheque por efectivo? La respuesta es obvia, no quería que el personal bajo su mando supiera de esa cantidad y confió en la discrecionalidad del otro asistente, quien por cierto, fue más inteligente que Murillo Aguilar, ya que le solicitó firmara un documento donde daba acuse de haber recibido la cantidad de dinero en efectivo, documento que también, hemos hecho público en este espacio. ¿Y ahora pretende denunciarlo por “falsificación de firma”?  No cabe duda que este diputado Rigoberto Murillo nos debe a los ciudadanos una clara explicación y no sus dudosas declaraciones como lo ha dado a los medios de comunicación sobre el cómo cubrió esa deuda, pero no informa ni da a conocer ¿dónde están esos 337 mil pesos? Eso, es lo que queremos saber los ciudadanos, pero la investigación que al respecto lleva el Ministerio Público, pondrá en su lugar a cada quién, y después veremos quién falsificó esas firmas y saber, dónde están esos dineros, que siguen sin aparecer.

Pero aquí salta una pregunta muy sería, ¿la auditoría que al respecto se hará, la realizará la auditoría superior del estado o alguna empresa privada, o la pagará el diputado de dudosa reputación? Solo es pregunta, para saber, por aquel dicho que dice “el que paga manda”. Y otra, ¿por qué no ha interpuesto la denuncia por falsificación de firmas? Obvio, porque está totalmente embarrado.

¿Y así hablan de honestidad? Por eso la frase con la que titulamos esta entrega, “para tener la lengua larga, hay que tener la cola corta”.

Dip. Esteban Ojeda

Y ahora proseguimos con el otro legislador quien junto con la diputada Milena Quiroga Romero, han afirmado hasta la saciedad que están firmes en combatir la corrupción. ¿Por qué incluimos en este tema a esta legisladora?, porque es finalmente ella, con el poder de su firma, la que autoriza los pagos al presidente de la Comisión de Cuenta Pública y Administración, y este procede a ordenar a la tesorería del congreso a emitir los correspondientes pagos, y en esta ocasión, aprobó la adquisición de equipos de cómputo, papelería, insumos y hasta tintas para una imprenta -que no existe en el Congreso-, a la empresa de la cuñada del diputado Esteban Ojeda Ramírez.

En la gráfica que aparece en este espacio, se observa claramente cuántos proveedores existen por el mismo concepto, y se ve claramente también, las erogaciones “por invitación a proveedores”, “adjudicación directa” y “sin procedimiento”, es decir, sin licitación alguna, que como reformadores y creadores de las leyes que norman la actividad ciudadana, deberían ser los primeros en respetar las leyes, no de violarlas.

Es decir, en el Congreso del estado se están despachando con la cuchara grande, porque hasta burdos se ven, cuando facturan por el mismo concepto dos o hasta tres días seguidos, supuestamente adquiriéndole a la empresaria (cuñada del diputado Ojeda Ramírez) los mismos insumos, la misma cantidad, y a veces hasta con costos mayores. ¿y quién creen que paga estos gastos innecesarios? ¡EL CIUDADANO, A TRAVÉS DE SUS IMPUESTOS!

¿Para esto votó la ciudadanía el primero de julio del 2018? ¿Dónde está el cambio? ¿Dónde está el combate a la corrupción que pregonaron los candidatos de Morena para llegar a dónde están?

En las gráficas que aquí les mostramos, acerca de las compras que hace el Congreso del Estado, Usted, estimado lector, se puede dar claramente cuenta de que no concuerdan en la clase de insumos, pues hay facturas con numeración continúa, a veces del mismo día y en días consecutivos, que la compra ES LA MISMA. Hay compras de sillas secretariales, computadoras, primero se adquirieron tres y luego 21, ¿serán para los cuates?, ¿se entregaron a los 21 diputados? Compran papelería, como si se tratase de entregar cientos de sobres color manila, plumas y lapiceros, como dice la gente “hasta pa´ aventar pa´ arriba”, engrapadoras, “uñas desengrapadoras”, tijeras, archivadores, y todo lo que a Usted se le ocurra que pueda pasar por el concepto de “papelería”, así como ligas ¿escribí ligas?, y que me acuerdo del señor de las ligas, el tal Bejarano. Ah, y también adquirieron en varias ocasiones reglas metálicas, ¿será acaso para medir el tamaño de las uñas?

¿Por qué decimos que la propietaria de la empresa CSO Cómputo y suministros para oficina, en donde se adquieren este tipo de insumos es propiedad de la cuñada del diputado Esteban Ojeda Ramírez? Porque se llama Jerusalén Ocampo Alameda, esposa de su hermano Enrique Ojeda Ramírez, ello, según documentos que obran en nuestro poder.

Lo cierto de todo esto, es que los diputados de Morena no deben incumplir la frase lopezobradorista de “no mentir, no robar y no traicionar”. Y que sean claros en las compras, porque todo empresario tiene los mismos derechos y por ende, requieren también sean sujetos ellos de los beneficios como proveedores, en este caso del Congreso, y no solo los parientes de los diputados, en este caso, del profesor Esteban Ojeda Ramírez, o como la diputada Perla Flores Leyva, quien había rechazado que su esposo no era proveedor del Congreso, y resulta que sí lo es. ¿Para que engañan?

¿Qué les cuesta decir la verdad? Y como el caso del diputado Rigoberto Murillo, esta legislatura ha perdido la credibilidad y la confianza del ciudadano, porque se les está engañando. ¿Para eso querían ganar y llegar al poder?

Es pregunta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s