De cuando la intranquilidad por la iniquidad invade de incertidumbre

Colectividad que no sabe pensar no puede vivir”. (Concepción Arenal)

 Condenarro

Y llegó el mes del niño mi es timado conciudadano contribuyente. Cuatro meses de un nuevo presidente de la nación y medio año con una alcaldesa en Los Cabos. Ambos han provocado un sin fin de comentarios, algunos a favor otros en contra. Podemos decir que en ambos casos habrá razones y sinrazones reales por parte de la opinología virtual. La realidad también arroja un dejo de iniquidad. Guerra sucia y mediática existente en ambos casos.

SONY DSC

Obviaría decir que en el caso de AMLO las características son peculiares y sus efectos, por mucho, con efectos no sólo nacionales, sino internacionales. Van desde el aeropuerto de Texcoco-Santa Lucía, pasando por la guardia nacional, la termoeléctrica en Morelos, la minería en BCS, el Tren Maya, el Plan Berlín por decir los más significativos. De Armida Castro me resulta incluso irrisorio, sin ir más lejos, la grilla en el Oomsapalc, que redunda en empeorar, aun cuando no lo creíamos posible, el servicio; la renta de vehículos blindados a tres años; nombramientos fantasmas en Cattac y un pleito, soslayado y, aun cuando es visible, minimizado por el Delegado Municipal de CSL, quien ya tiró la toalla solicitando tregua.

Podemos resumir: “dentro de las funciones del Presidente Municipal, están el ejecutar las decisiones del Ayuntamiento, ser el conducto para presentar las iniciativas de Ley en materia municipal, cumplir y hacer cumplir las leyes y reglamentos aplicables en el Municipio, representar al Ayuntamiento en la celebración de actos y contratos aprobados por Cabildo, resolver los asuntos que sean urgentes comunicando al Cabildo en las Sesiones de Cabildo”. El texto es tomado de una página de Torreón y me atreví a utilizarlo ya que, en términos generales, en todo México las funciones (obligaciones y responsabilidades) del Ayuntamiento son las mismas. La página oficial del XIII Ayuntamiento de Los Cabos no está actualizada en cuanto al reglamento Interior del Ayuntamiento, el último disponible en la red es de la IX administración.

La verdad sea dicha, la alcaldesa de Los Cabos ha dejado mucho que desear en torno a sus principales funciones. Todo indica que tiene animadversión, en gran medida hacia la delegación de Cabo San Lucas y en especial del delegado Oscar Leggs, aun con lo que éste posteo en su cuenta de Facebook señalando que “somos amigos y la quiero mucho, y es normal que tengamos diferencias, pero no perdemos amistad”, a groso modo eso escribió. La realidad es que el desaire y la humillación pública ha sido evidente en varias ocasiones, la primera que me tocó ver fue en el aniversario de la Plaza Amelia Wilkes, aniversario de la Maestra del mismo nombre; forjadora del sector educativo o muy activa en apoyar a los sanluquenses.

En tal sentido, no podríamos menos que agradecer su falta de diplomacia, pues con dicha actitud y considerando que durante los últimos 25 años se ha planteado la conversión a Municipio de Cabo San Lucas, cumpliendo con todos los requisitos que señala la ley en la materia, bien podríamos lograrlo. Eso si nos deja un poco de recursos, porque hasta el momento no se ve claro. Menos con el anuncio, “como ya se ha hecho en administraciones anteriores”, de vehículos de lujo y blindados, bajo la “justificación” que se utilizarán para el transporte de celebridades, altos funcionarios, así como el reducir el uso de vehículos en giras donde tengan que viajar varios funcionarios hacia zonas rurales, delegaciones, la capital del estado, etcétera. Lo curioso es que ni un regidor, ni mucho menos el síndico, han hecho alusión a este absurdo.

DSC06639

La prepotencia y omnipotencia que ha denotado Armida Castro raya en lo ridículo, sobre todo considerando que su evolución dentro del sector público brincó del manejo de finanzas del ISSSTE en SJC, después a invitación de Ricardo Gerardo Higuera a las finanzas del PRD, para de ahí brincar a la diputación del VII Distrito de San José y Zona Norte del Municipio en la XI Legislatura entre 2005-08; después, en 2015 se inició la averiguación del por qué la marca “Hecho en Los Cabos”, se registró a nombre de la hoy alcaldesa, y en 2018, recibió el perdón completo por ello del entonces Alcalde, que por cierto, y según dijo, se salvó de una auditoría forense… a más que prometió que todos los funcionarios de “su” administración estarían a prueba (sept. 2018), ya vimos algunos movimientos que no se entienden del todo, no tanto por resultados, sino por no respetar las leyes y reglamentos tal como protestan cuando toman el cargo; también aseveró bajar hasta en 30% el gasto corriente del Municipio, reducirse salarios en un 50% y no realizar adquisiciones en el ramo de vehículos ni cómputo…

Así la cosa, mi es timado lector y contribuyente, quienes vivimos en Los Cabos, de cubrir los gastos de la alcaldesa y “su” cabildo, “su” administración, “su”… es tal mi duda sobre lo que sigue para nuestro municipio, que la nación se las dejo a los opinólogos con mayor experiencia que yo, que entre la intranquilidad que me provoca la iniquidad de lo que hemos expuesto, como mera elucubración de un pobre loco peligroso irreverente, irrelevante, irremediable pero irresistible y real prófugo de la injusticia pudiese padecer por tal incertidumbre.

“Si no sabemos hacia dónde vamos, terminaremos en cualquier otro lugar”. (Yogy Berra)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s