¡Una canallada a la UABCS!

1

Desde el congreso del estado se fragua una de las más grandes canalladas en la historia política, educativa y social de la entidad, ya que uno de sus diputados pretende vulnerar y violentar flagrantemente la AUTONOMÍA de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, con la idea absurda, por decir lo menos, de hacer una “nueva ley orgánica” a espaldas no solo de la máxima casa de estudios sino de sus más de 10,000 estudiantes, y mil trabajadores docentes y administrativos, y también de la sociedad.

No sabemos si este diputado fue “chamaqueado” o peca de ignorante, con la propuesta planteada desde un inicio, por Juan Adrián Trasviña Ramírez y Manuel Luis Rodríguez Rodríguez. El primero, alumno de la carrera de ciencia política de la UABCS y curiosamente, asistente legislativo del diputado Esteban Ojeda Ramírez, impulsor de dicha iniciativa; mientras que el segundo, ya es jubilado por la máxima casa de estudios como del Instituto Tecnológico de La Paz, y por ende, carecen de toda representatividad universitaria.

Entendemos que la “Cuarta Transformación” busca la gratuidad de la educación universitaria, como lo pretende el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, pero esta no se va a conseguir violentando la Autonomía Universitaria, ni tampoco obligando a la institución a aceptar una nueva ley orgánica hecha fuera de tiempo, sin consultar a la comunidad universitaria y a la sociedad en su conjunto, como se hizo con la actual, que para su elaboración, se ocupó más de un año en su construcción, y ahora, este diputado Esteban Ojeda, se le hace fácil presentar una iniciativa para crear un nuevo documento que viene a trastocar con ese solo pretendido, el equilibrio ordenado y estabilidad suficiente que le ha permitido a la UABCS, crecer en calidad, servicios y con una madurez plena que le ha redituado el reconocimiento nacional e internacional.

Para conocimiento de este diputado y de su asistente como del jubilado, la UABCS cuenta con 46 programas educativos en los niveles técnico superior universitario, licenciatura y posgrado, muchas de ellas, con el grado de reconocimiento por su calidad, lo que reditúa que quienes egresen, tendrán por igual, el pleno reconocimiento en el sector laboral donde se desarrollarán.

¿Esto es lo que pretende trastocar este diputado con su pretendida iniciativa?

La gratuidad significa que la UABCS podría aceptar a todo aquel solicitante de ingreso, ¿aún y cuando las aulas universitarias rebasen los 100 estudiantes, cuando sabemos que es antipedagógico? ¿Cuándo la Universidad no cuenta con la infraestructura suficiente para atender toda la demanda? ¿Cuándo carece de laboratorios suficientes? Y lo peor, que el gobierno federal redujo el presupuesto para las universidades públicas para este 2019, ¿cómo entonces pretender sobre poblar a la universidad con tanto alumno si además no se cuenta con el personal docente y administrativo que los atienda? Es ilógica esta postura.Universidades.cdr

Pero atrás de ese documento presentado y leído por el profesor y diputado en la máxima tribuna del estado, -nos sorprende, porque sabe que entre más alumnos en un aula es menos aprovechable la educación-, se ciernen intereses políticos para imponer a los incondicionales del profesor Víctor Castro Cosío como rector/a, pues la iniciativa presentada pretende acabar con “la reelección y establecer nuevos requisitos para los candidatos”, curiosamente también, a dos meses de concluir el periodo del doctor Cruz Chávez.

Pero curiosamente en esa iniciativa, dentro de los requisitos para ser candidato a Rector/a, y lo que más llama la atención, y como ya lo sufrimos los ciudadanos por la falta de preparación y experiencia de diputados y alcaldes y hasta funcionarios municipales, es que, se elimina el requisito de “contar con experiencia en gestión y administración académica y gozar de reputación como persona honorable”. Una iniciativa a modo, para que lleguen los morenistas, que precisamente es lo que la sociedad rechaza, que llegue gente con una nula preparación, cuando para el caso de cargo de Rector, se requiere no solo de experiencia sino también de altos grados académicos.

El mensaje que se difundió profusamente en redes sociales (hasta el momento de redactar esta columna ya sumaba más de 20 mil reproducciones) desde el pasado viernes 5 de abril, con comentarios en su mayor parte en contra de este atentado contra la autonomía universitaria de parte del diputado Esteban Ojeda, el Rector Cruz Chávez, habló claro, y de forma contundente, previniéndonos de ese documento redactado a espaldas de la comunidad universitaria.

Es de reconocer que, desde hace casi 8 años, el rector de la UABCS, ha sabido trabajar y mantener una institución laborando, sin huelga alguna y con una relación con su personal docente y administrativo de lo más aceptable, que le ha permitido que los estudiantes estén en el aula y en el campo, por lo que esta institución, vive su mejor momento académico desde su fundación.

La iniciativa presentada, como lo explica el Rector, “es una acción que viola flagrantemente la autonomía universitaria que ampara la Constitución Política de México, pues una de las prerrogativas que otorga a las universidades es la libertad plena para decidir su forma de gobierno y su manera de administrarse protegiéndolas de la injerencia de actores externos. El mandato de la Carta Magna es contundente: ningún poder, ni público ni privado, puede violar la Constitución de la República. Nadie, como ha dicho con claridad nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador, puede estar por encima de la ley”.

Nos unimos a lo que afirma el Rector que “debe quedar claro que esta acción atenta de manera grave contra la autonomía universitaria. No se trata de un simple golpe político al rector, porque un servidor, prácticamente ya terminé un intenso y fructífero mandato de ocho años. Debe quedar claro que se trata de un atentado en contra de la institución, en contra de sus más de diez mil estudiantes y mil trabajadores que en estos ochos años han decidido trabajar en paz, sin ninguna huelga. Es un atentado en contra de los dos sindicatos que sacrificando aspiraciones legítimas han apoyado con convicción los intereses académicos por encima de los laborales”.

Y nos sorprende más cuando señala que “preocupa enormemente que el Honorable Congreso del Estado no haya pedido la opinión de los universitarios; que se haya ignorado a estudiantes, profesores, trabajadores administrativos y directivos; que ni siquiera se haya hecho de cara a la sociedad civil. Nos preocupa mucho que una mala decisión política ponga en riesgo el proceso de nuevo ingreso de alumnos que tiene un número histórico de aspirantes, rebasando las cinco mil solicitudes. Nos preocupa que deliberadamente se ponga en riesgo el proceso legal de elección de rector.

Ante este atentado a la autonomía Universitaria, en sesión extraordinaria del Consejo General Universitario el jueves 4 de abril por la tarde, acordó por unanimidad, solicitar de manera firme a los diputados, que se ratifique la actual ley orgánica, vigente en todos sus términos para que permitan y ayuden a la UABCS, a mantener su estabilidad institucional que claramente se pone en riesgo tramitando aceleradamente una iniciativa que ignora la comunidad universitaria y que ha merecido el repudio unánime por considerarse un acto de traición a los principios universitarios.

Como bien lo aclara Cruz Chávez, “la Universidad Autónoma de Baja California Sur es un valioso patrimonio común. En todo momento hemos sido muy respetuosos de todas las ideologías y expresiones políticas. Pedimos, amparados en el artículo tercero, fracción séptima de nuestra Constitución Política, que se respete el principio constitucional de autonomía universitaria y le permitan a la universidad seguir cumpliendo con su alta encomienda social de educar integralmente a la juventud sudcaliforniana.

Ante estos inusitados hechos, el Rector llamó a la comunidad universitaria que ahora muestre su espíritu de unidad que ha existido pero ahora con más coraje, pero en tranquilidad, porque la UABCS, forma parte de una sociedad democrática de un estado de derecho, y a que, afortunadamente cuenta con los mecanismos de defensa legal que utilizará de ser necesario para defenderse de esta AGRESIÓN.

3

A la par, los rectores de las Universidades de Aguascalientes, Estado de México, de Querétaro, de Sonora, de Chihuahua, de Ciudad Juárez, de Sinaloa y Autónoma de Occidente, se han sumado a este llamado para que el Congreso de BCS, rectifique su postura y ratifique la actual ley orgánica de la UABCS.

La sociedad como tal, se ha solidarizado con la comunidad universitaria, del respeto irrestricto a su autonomía, a su libertad de cátedra, de investigación, y que no intervengan, como en este caso, factores externos con pretendidos intentos de violentarla, de imponerle sus condiciones y sus aviesos intereses políticos con propuestas fuera de lugar que solo distraen el quehacer educativo, porque es necesario ser muy claro, en el Congreso Local hay iniciativas que esperan ser discutidas, porque la sociedad reclama el dictamen de ellas, como el de la Ley de Movilidad, y esta como otras, son las que tienen prioridad, por el impacto en la actividad económica y social de la entidad.

Ojalá y esto lo entienda Víctor castro Cosío, y deje a sus marionetas trabajar para lo que el pueblo los eligió, no para hacer leyes a modo, para ubicar a su comadre, compadres, amigos y familiares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s