LOGO Micrópolis 3

¡Mintieron diputados de Morena! ¿Dónde está la Ley de Movilidad que aprobarían en marzo? En diciembre se excusaron que “faltaba soporte ciudadano” y que la iniciativa que envío en su momento el Gobernador Carlos Mendoza, “no pasaría, porque es de un partido diferente al suyo”, y que “no se había escuchado a todos (los taxistas)”, y por ello pasaron su revisión, análisis y posible aprobación para marzo, pero en declaraciones a los medios de comunicación y los vertidos en los pasillos del Congreso local, los legisladores morenistas afirmaron que “no llevaban prisa por aprobarla”, y ahora nos damos cuenta que los diputados de Morena, le mintieron a las decenas de miles de usuarios de las plataformas digitales de transporte.

01Y concluyó el mes de marzo, y los ciudadanos que hemos estado esperando la aprobación y puesta en marcha de la Ley de Movilidad, no recibió atención alguna de los diputados de Morena, quienes para hacer largas el asunto, se enfrascaron en guerras bizantinas al interior, provocando que la actual legislatura se encuentre inmerso en un cuerpo colegiado totalmente desacreditado y devaluado.

Tal parece que los diputados de Morena, hicieron caso a los diputados números 22 y 23 (Víctor Castro Cosío y Leonel Cota Montaño) para no aprobar la ley de movilidad, porque ellos, tal y como lo expresaron en su momento, “tienen compromisos con el grupo de taxistas y concesionarios del transporte urbano”, ello lo vemos cuando en los dos sexenios de gobierno perredistas, se autorizaron 4,600 placas de taxis.

La urgencia de aprobar la Ley de Movilidad, con las reformas que pudieron haberle hecho los diputados tras analizarla, y luego de los foros llevados a cabo por la Comisión Permanente de Transporte, bien pudo haberse llevado a cabo en el mes de marzo, tal y como fue la propuesta de la diputada Milena Quiroga Romero y los diputados Homero González Medrano y Esteban Ojeda, en el mes que recién concluyó este domingo pasado (31 de marzo).

Sin embargo, fueron pasando los días, y de diciembre a la fecha se suscitaron hechos lamentables como consecuencia de la falta de la aprobación de dicha ley. Por una parte, en Los Cabos, los hechos violentos de taxistas contra los conductores de las unidades de transporte de las plataformas digitales, y el ataque directo de un taxista contra un conductor de Uber, que por cierto el responsable anda prófugo de la justica por el delito de intento de homicidio, y la detención de unidades Uber en Los Cabos por considerarlos “ilegales”, cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación, declaró en Agosto de 2018, que ese sistema de transporte vía plataformas Digitales, es “un negocio lícito entre particulares, y que por lo tanto no es ilícito”, pasaron por encima de esta decisión de la máxima autoridad judicial en el país.02

Estaban más apurados los diputados de Morena en “eliminarse ciertos privilegios financieros” ante la inminente llegada del presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, que sucedió el pasado 3 de marzo, para que estuviese enterado que “habían cumplido la encomienda” al respecto. Sin embargo, no encontraron eco en el resto de los 12 diputados que no quisieron firmar un documento que los obligaba a renunciar a ciertos bonos financieros, que por cierto, no podían regresar al gobierno del estado, porque es un dinero etiquetado al Congreso del Estado, pero que esos diputados que “cumplían con la eliminación de privilegios”, no lo hacían para quedar bien con la población, sino para recaudar una bolsa de 21 millones de pesos para financiar la campaña política del diputado número 22, Víctor Castro Cosío, rumbo a las elecciones del 2021 como candidato a la gubernatura, mientras que quienes no quisieron, estaban recaudando el dinero para entregárselo a la ciudadanía vía beneficios como becas a estudiantes, despensas, apoyos y otros al finalizar el año.

¿Dónde esta la aprobación de la Ley de Movilidad que tanto le urge a los Sudcalifornianos, y que estaría lista en el mes de marzo?

Pues no está lista, porque los diputados se enfrascaron en esa guerra intestina, sus pares, fueran morenistas o no, para quitar “esos privilegios”, y entonces se enfrascaron en urdir como perjudicar a quienes no estuvieron de acuerdo con ellos, empezando por el diputado Ramiro Ruiz Flores, y como dice la denuncia, por quitarle la Comisión Permanente de Cuenta Pública y Administración y crear, en lo oscurito -bien lo aprendieron de los priistas- realizar modificaciones en las directivas del Congreso para imponer a gente del profesor Castro Cosío, que por lo que se observa, es el que manda en ese cuerpo colegiado, porque cuando él pide algo, esos diputados de morena le hacen caso, y ahí están los responsables de ciertas áreas administrativas que lo comprueban.

Y por lo anterior, los diputados de Morena, como del PT, y Humanista (en total), fueron acusados ante la Procuraduría General de Justicia del Estado, por los otros 9 legisladores (de un total de 21 que integra el Congreso local), por los delitos de: ejercicio ilícito del servicio público; administración fraudulenta; coalición de servidores públicos; falsedad de servidores públicos; usurpación de funciones públicas; falsificación o alteración y uso indebido de documentos; falsificación o alteración y uso indebido de documentos equiparado; por ello fueron denunciados penalmente los diputados, Milena Quiroga Romero; Homero González Medrano; María Petra Juárez Maceda; Lorenia Lineth Montaño Ruiz; Perla Flores Leyva; Rigoberto Murillo Aguilar; Rosalba Rodríguez López; Humberto Arce Cordero; Soledad Saldaña Bañales; Marcelo Armenta; María Mercedes Maciel Ortiz y Esteban Ojeda Ramírez, pertenecientes a las fracciones de Morena, Partido Encuentro Social (PES) y Partido del Trabajo (PT), ya que dichas acciones presuntamente violaron el procedimiento del Poder Legislativo.03

Pero lo peor fue cuando “se extraviaron” 335 mil pesos que se le entregaron al diputado Rigoberto Murillo Aguilar, según consta en documentos que él mismo firmó, que según él “nunca recibió”, y la docena legislativa lo impone como Presidente de la Comisión de Cuenta Pública y Administración, y designan al mismo tiempo al Director de Administración, hombre de las absolutas confianzas del profesor Castro Cosío, que según los corrillos emanados del mismo congreso, “para limpiar y poner orden en los asuntos financieros”.

¿Y la Ley de Movilidad, para cuándo? ¿O nos van a seguir engañando los diputados de Morena que ahora tienen el control de la Comisión de Transporte, cuyo presidente es el diputado Rigoberto Murillo Aguilar, para que esta se apruebe en el siguiente periodo legislativo que empieza el primero de septiembre?

La ley de Movilidad trae, según la iniciativa enviada por el ejecutivo estatal el año pasado, grandes beneficios, entre ellos, el que el ciudadano sea el centro de atención, para que este elija libremente en qué tipo de unidad o servicio transportarse, en su comodidad, en su economía, y el que sean modernas, o en el caso de las personas con discapacidad, cuenten con los elementos necesarios para su atención, o el que se mejoren las vías de comunicación, o el que los conductores de los taxis que no concesionarios, sean propietarios de la concesión, entre otros muchos, pero que beneficia ampliamente a la sociedad sudcaliforniana.

Pero los diputados de Morena no han querido entrarle al asunto porque “tienen compromiso con los taxistas”, y con el transporte urbano, estos que parecen chatarras, que no dan un buen servicio, que sus tarifas están consideradas como las más altas del país, que no cubren todas las rutas y que su horario para atención al usuario es limitado -no más allá de las 10 de la noche- cuando cientos de trabajadores del sector productivo sus labores concluyen antes o después de la media noche, y ya no hay quien los lleve de vuelta a su casa.

Estos vehículos y los concesionarios de las placas de taxi o de transporte urbano, que no cubren un seguro de vida para sus usuarios, que no han querido renovar el parque vehicular aun y cuando firmaron documentos donde se comprometieron ha hacerlo cada que exigían aumentar las tarifas y nunca cumplieron.

Y para colmo, el pasado sábado 30 de marzo, a las 13.30 horas, un camión de la ruta de Calafia, precisamente porque es de modelo arcaico, algo así como de 1979, o sea una chatarra, sufrió averías en el motor y provocó que la unidad se incendiaria. Afortunadamente no hubo lesionados, pero transportaba pasaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s