Morena, el Brexit mexicano

Inglaterra y sus problemas con el Brexit, La difícil salida  El Pueblo “sabio”

Federico Gastélum Mayoral

El 23 de junio del 2016 los ingleses, allá en Europa, decidieron poner término mediante un referéndum por una mayoría marginal de 3% la adhesión de Gran Bretaña a la Unión Económica Europea, un pacto que va más allá de una mera alianza comercial y de vieja data a esa región económica del Viejo Continente. Los resultados de ese referéndum que ya se antojaban apretados no dejaron de sorprender a la comunidad internacional, pues se pronosticaba por los expertos una ligera ventaja de los que estaban por el NO (salir de la unión) sobre los que pensaban que el SI, era lo indicado. Como usted seguramente lo sabe, la unión comercial (que es el caso de la UE) es un paso mucho más avanzado al de un tratado comercial o de meramente una unión aduanera. En este caso, los países miembros a esta comunidad deben cumplir ciertos requisitos (ser democráticos, reconocer derechos humanos, y políticas económicas liberales, básicamente), además de otros contenidos en los criterios de Lisboa, además de aceptar ciertos lineamientos en sus políticas migratorias y equidad en sus políticas de reclutamiento laborales así como entre otros aspectos.

Sin título-7

Pues bien, después de una larga historia de pertenencia de este país sajón a la UE (1973), bastó solo con la explosión migratoria que se dio por la llamada crisis migratoria del mediterráneo en el 2015 a raíz de los conflictos bélicos surgidos en Siria, Afganistán, Irak, Marruecos, India, etc., casi todos ellos de religión musulmana, lo que detonó esa reacción de los ingleses en no sumarse a la postura de países como Alemania, Italia, Holanda, y otros en recibir sin restricción alguna a los miles de refugiados que empezaron a llegar a media Europa, y que llevó al parlamento de los países de la UE a decretar en que Inglaterra, no podía negarse en recibir refugiados a los cuales la mayoría de los Europeos consideraba como de la más elemental humanidad, y en la que ellos, por mayoría, habían resuelto en adoptar una postura uniforme.

Dada esta situación, la disyuntiva era, o acatar los dictados de la Unión Europea, o bien, deslindarse de ésta, a fin de evitar el tener tanto refugiado en su país. En el 2015, y después de muchas deliberaciones el parlamento británico decidió en resolver esta cuestión mediante un referéndum en el 2016 y “acatar lo que el pueblo disponga”, que como líneas más arriba anoto los resultados de esta misma. Pues bien, el “pueblo” resolvió que ellos eran soberanos, autónomos, y etc. etc., y que Bruselas (capital sede de la UE) no era nadie para decirle a los bretones lo que ellos deberían hacer como pueblo, claro todo esto que no se había reflejado en las encuestas previas y que daban al SI como un ganador, pero que después de un largo y aguerrido activismo de los laboristas (partido de izquierda) llegaron a inclinar la balanza a favor de la NO pertenencia ya.

El caso es de que se aproxima el plazo que vence en Marzo 30 para que Inglaterra abandone la UE y la última alternativa que tiene la nueva primer ministra Teresa May (conservadora) es de llegar a un arreglo para ejercer un retiro escalonado o el de llegar a la terminación abrupta sin ningún arreglo previo que evite la repentina inflación de precios al interior de aquel país, devaluaciones, caída en precios de bienes raíces, restricciones al crédito, etc., que llevaría a ese país a un caos parecido al del 2008 en el continente americano.

La razón que hace dilatar este último acuerdo es la del tratamiento que recibiría Irlanda del Sur con su frontera a la de Irlanda del Norte, la cual aquella seguiría perteneciendo a la UE, mientras la del Norte (la problemática) quedaría bajo el mismo régimen que el de Inglaterra y que prevén que esta frontera entre las dos Irlandas regrese a la misma inestabilidad que se viviera allá por los setentas, con toda una serie de problemas que tendría que enfrentar la corona británica. Esta vez no sería por cuestiones de autonomía o independencia, sino por diferencias en calidad de vida en cada una de ellas. El entuerto, actualmente sigue vigente y sin resolución.

Los mismos que alentaron la salida de Inglaterra de la UE (laboristas), son los mismos que ahora se oponen a otorgar poderes a su primera ministra para una salida airosa al problema, lo que avizora serias crisis en ese país de todas índoles, para al final ser aún más humillados dado que los países que aun permanecieran (27), llevarían sus economías estables. Veremos ahora como les podrán ayudar sus primos de este continente en ese trance.

Lo anterior, solo para poner de manifiesto que el pueblo no es siempre precisamente sabio, y muchas veces no sabe ni donde pisa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s