CENTRO MOSUO La primavera de la vida

Por Mónica Camacho López

 “La primavera de la vida”, es una expresión muy común que hace referencia al paso de las personas por el final de la adolescencia y el inicio de la juventud. Quién no recuerda con añoranza esa época que normalmente es menospreciada en su momento por el protagonista. Sin embargo La primavera de la vida, también puede ser una actitud.Sin título-3.jpg

Actuar como si transitáramos por dicha primavera de manera extemporánea, implica quitar un poco de seriedad a nuestra actitud cotidiana, tener la sonrisa a flor de los labios y rescatar nuestra capacidad para improvisar momentos de entretenimiento.

“La vida es bella”, fue una película que lleva al extremo la actitud positiva del personaje, pero que sin que pretendamos negar la realidad en que nos encontremos inmersos, un poco de indolencia brindará espacio a nuestros pensamientos para fluir mejor, bajar el nivel de estrés y cargar las baterías de la emocionalidad.

Si no diariamente, uno que otro día de la semana resulta beneficioso cerrar los ojos y “visualizarnos” como unos jóvenes llenos de energía, de sueños, inquietos y divertidos. Con la ventaja que ora ya contamos con más experiencia.

En ese ejercicio, fijemos nuestra atención en algún pendiente por el que estemos transitando; aplicando todas las actitudes visualizadas. Tal vez no encontremos “mágicamente” la solución a nuestro entuerto, pero es seguro que lo enfrentaremos con más frescura, la mente más abierta y con menos cansancio.

No es necesario que solamente se trate de solucionar retos; tan sólo por oxigenarnos es muy entretenido revivir la primavera de la vida mientras nos bañamos o cuando estamos hablando por teléfono.

Caminar por la calle brincando para no pisar las rayas del pavimento o con un pie arriba y el otro debajo de la banqueta, tal vez resulte chocante para algunos observadores; pero para quien lo practica resulta en un chorro de positivismo que de pronto nos invade por habernos atrevido a hacerlo.

Actuar juguetonamente, imaginar situaciones divertidas, reírse en soledad, cambiar la voz por el teléfono y otras ocurrencias tornan a la persona más hermosa a los ojos de los demás.

A veces nos hemos topado con personas que cuando las saludamos y preguntamos cómo están, nos disparan de ipso facto la respuesta “excelente…” buena respuesta, pero que la mayoría de las veces no corresponde a su actitud.

En nuestro rostro se escribe nuestra actitud ante la vida. Cada arruga fue labrada a causa de la frecuencia que hayamos expresado: alegría, tristeza, disgusto, etcétera. No se puede mentir con frases, que si bien resultan positivas para quien las dice, pueden quedarse solamente en eso: frases.

Por eso los especialistas del bien estar recomiendan el paquete completo: no basta con decirlo, también hay que experimentarlo.

Le invito a que recibamos a la primavera del año con una actitud de estar “en la primavera de la vida”. Que la gente nos sorprenda brincando la reata, jugando con nuestra mascota o vacilando al vecino.

Antes de terminar estas líneas he cerrado mis ojos y traté de sentirme cual preparatoriana que colecciona flores en sus libros, que canta a voz en cuello las “canciones rosa” de moda y sin darme cuenta en que momento ya había adquirido una sonrisa en mi rostro.

Contáctanos Facebook centromosuo

Centromosuo wixsite.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s