LOGO Micrópolis 3

¿Política de austeridad? No solo es el protagonismo de diputados morenistas también ha sido simulación, caído en falsedades y mintiéndole a la ciudadanía porque fue tanto el cacareo durante la campaña política, de que a partir de que llegaran al poder acabarían con esos privilegios que les da, el autorizarse recursos en lo oscurito, o como bien lo llaman ellos, en las “sesiones privadas”, pero no lo hicieron y así durante 6 meses disfrutaron de ingresos que da vergüenza de tanto que recibieron y a manos llenas, y llenándose la boca de que en ellos, estaba impregnada la austeridad, la transparencia y la honestidad.

1

Fueron 6 meses que disfrutaron, en el caso de la presidenta de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso un “bono” de 100 mil pesos mensuales por presidir este órgano de gobierno, más 6 mil pesos por cada comisión que encabezara, un “apoyo asistencial” de 35 mil pesos mensuales y aparte, otros apoyos adicionales que hasta la fecha se desconocen, pero también percibía un salario de 88 mil pesos mensuales menos los impuestos que viene siendo algo así como 66 mil pesos. ¿Esta es la austeridad republicana que tanto pregonaron?

Y solo fueron de los diputados morenistas 7 de ellos los que firmaron un documento en el cual especifican que “regresan” ese dinero a las arcas estatales de donde emergieron y que el contribuyente ciudadano con mucho esfuerzo cumple con sus obligaciones fiscales para cubrirles sus salarios, salarios que son los más elevados en el estado por trabajar solo unas cuantas horas del día y que muchos ciudadanos mejor preparados que ellos, quisieran devengar.

2

Y solo fueron 7 de 21 diputados los que acordaron eliminarse esas espléndidas prebendas que los ciudadanos desconocíamos y que por fin, empezaron a salir a la luz pública, obligados por la próximo visita del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador a la entidad y quisieron hacerlo aunque no fueron todos los que integran la fracción morenista en la actual legislatura, y que sus pares de otros partidos por igual, no aceptaron y consideraron como una “farsa”.

O bien parece una estrategia  política para seguir ganando adeptos a base de mentiras, pues desde que llegaron al congreso no transparentaron lo que devengan como sucedió con aquellos 7.5 millones de pesos que dejaron de percibir, y de los cuales nunca se supone su destino, pero si fuimos observadores en las pasadas fiestas decembrinas como varios diputados de esa fracción se dedicaron a realizar obsequios a la población, desconociéndose hasta el momento de dónde obtuvieron esos recursos, si el Congreso no es la caja chica de los diputados.

Como bien lo dice el diputado Ramiro Ruiz Flores, fue una farsa lo que hicieron los 7 diputados de Morena, pues el hecho es que mientras “se desprenden voluntariamente” de esos recursos, se autorizaron un aumento en el salario, pues ahora ya no recibirán esos 66 mil pesos netos de salario sino 88 mil, ya cubiertos los impuestos respectivos. O sea, por una parte se desprenden de un capital y por otro legalizan sus ingresos mediante un buen aumento de sueldo.

Con ello solo simulan una transparencia en el manejo discrecional de los recursos, porque definitivamente no se sabrá a dónde irán a parar esos 16 millones de pesos que dicen “se ahorrarán” cuando son recursos etiquetados para el Congreso local. Insistimos, ¿por qué no redujeron ese dinero del presupuesto que ellos mismos autorizaron en diciembre pasado para que no llegara ese dinero a las arcas del legislativo?

3

Todo es simulación. ¿Por qué simulación?, porque mientras ellos “se eliminan” esos cuantiosos bonos, hay diputados de esa fracción que tienen hasta 15 asistentes con sueldos sumamente elevados, más que los propios asesores parlamentarios que son quienes realmente hacen las leyes o las reforman, y entre este nuevo personal que ingreso en esta legislatura, son familiares y amigos de los mismos diputados. La nómina del Congreso en este periodo, creció en 30 plazas más, y no se diga de algunos que hasta doble salario perciben, con tal de recuperar lo que según ellos iban a acabar con esos jugosos privilegios.

Según la diputada Elizabeth Rocha Torres, el personal que ingreso junto con los legisladores de la fracción morenista, no solo perciben jugosos salarios, sino también mayores compensaciones, cuando finalmente no realizan alguna labor de importancia como lo vienen realizando los asesores parlamentarios a quienes mantienen con los mismos sueldos de hace varios años.

¿Por qué mentiras?, porque desde antes de llegar al congreso, esos mismos diputados, más los otros que no firmaron de esta misma fracción, se comprometieron a regresar el 30 por ciento de sus salarios que no de sus bonos, y hasta la fecha no lo han cumplido.

Basta recordar que en diciembre en voz de la diputada Milena Quiroga, afirmó que ese ahorro de 7.5 millones de pesos que dejaron de percibir los 21 diputados, se iba a destinar a obra social en cada uno de los 16 distritos electorales. En primer lugar, la labor de los diputados es crear o reformar leyes y no obras, para ello se encuentra el poder ejecutivo, que en su misma palabra lo explica ejecuta obras, no legisla. Sin embargo, otra vez se dio el engaño, no se vio obra alguna con esos 7.5 millones de pesos en ningún distrito local electoral.

Solo son golpes de pecho los que se han dado estos diputados ante la inminente llegada del Ejecutivo Federal, a quien habrán de rendirle de cuentas sobre el no mentir, no traicionar y no robar, y pareció más apresurado esta declaratoria del pasado martes, en esa conferencia de prensa que por lo que se vio, más bien fue un mitin político organizado para que los conferenciantes no fueran cuestionados por los representantes de los medios de comunicación. Fue tal la romería que hasta pancartas llevaron “exigiendo” que todos los diputados cumplieran con esa disposición, es decir, todo fu preparado que hasta llevaron al dirigente estatal de Morena, Alberto Rentería Santana para residir tan “importante conferencia”, violando con ello todo protocolo legislativo.

Pero además, el mismo diputado Ramiro Ruiz, fue claro al señalar que los diputados morenistas mintieron en su declaración 3 de 3, en la que nunca registraron esos cuantiosos bonos que recibieron.

Para rematar esta entrega, el presidente de la Comisión de Cuenta Pública, Ramiro Ruiz Flores señaló que “la solicitud presentada por los diputados de Morena, será revisada y analizada por dicha Comisión y se procederá conforme a derecho, puesto que el presupuesto 2019 para el Congreso local, ya está autorizado y en todo caso tendría que ser un acuerdo de los 21 diputados que conforman la actual legislatura”.

Solo nos resta hacer dos preguntas, ¿Por qué los otros diputados de la fracción no quisieron firmar este documento para eliminar esos privilegios financieros?

¿Más mentiras y simulación, señores diputados morenistas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.