Se fueron al Norte

Olgafreda Cota Gándara

ofcota@prodigy.net.mx 

Dejaron:

Los güeribos de pié sobre el arroyo seco.

Los zalates que brotan de las piedras.

El aroma del orégano y el dulzor del dátil.

 

Dejaron:

La roja pitahaya y las rosadas perlas.

La flor del tamarindo.

Los hombres y animales pintados en las cuevas.

 

Atrás quedaron los sepulcros de sus padres,

las rocas que mordió la luna,

la silueta de la sierra y los cardones.

 

Después de cien mil atardeceres,

con el sol hundiéndose en el mar,

yo volví, para cerrar círculos y buscar tumbas.

 

 

Deja un comentario