QUERIDO AMLO

Juan Carlos Lage

No quiero resultar pesado ni repetitivo, por tanto, aún con todos mis deseos ligados al éxito de la cuarta transformación de México, tengo que decir que en algunos de tus colaboradores (tú los conoces mejor que yo), se gestan errores muy obvios que ponen luces rojas en su actúa. Pareciera que algo falta o que no saben prever y combatir las pillerías de los contrarios, sí los que defienden intereses de poderes fácticos bien conocidos.

Hasta el día de hoy, y desde la toma de poder de nuestro  nuevo  gobierno federal ha habido ya varios eventos que se han presentado como contrarios respecto a lo esperado y prometido y eso ya les cala a algunos, porque tarde o temprano y aun recordando el refrán de que ¨no por mucho madrugar amanece más temprano¨, se llega a saber, por ejemplo, que los salarios mínimos se multiplicaron por dos en la franja fronteriza, pero al hacerlo, así, parcialmente y de golpe, se falló en no considerar el impacto en los impuestos escalados, el IMSS, el INFONAVIT…, la disminución de ciertos bonos de productividad… y, entonces el sueldo no resultó ser doble, sino bastante poco por encima del anterior, lo que dio pie a un notable número de huelgas oportunistas, además de que, para las empresas maquiladoras, la decisión ejecutiva sobre dichos salarios mínimos impactó en subir el costo de producción entre un 15% a un 25% lo que, en términos mercantiles saca a muchas empresas de su marco de negocio. Tampoco la baja de impuestos ISR a las empresas en la faja fronteriza resultó en netos beneficios, sino que se ensombrecieron al limitarlas con recortes y condiciones que, en muchos casos, no fueron, en nada, efectivos… bueno, eso dicen por allá… pero el hecho es que se provocó desilusión de algunos inversionistas, planes de traslado de fábricas a otros países y afectación del ámbito del nuevo tratado posible de Libre Comercio en Norte América.

AMLO ha dejado claros ciertos conceptos, pero algunos colaboradores están un poco perdidos en los preceptos y estamos encontrando que, por mucho que muchos sepan qué, no faltan quienes ignoran el cómo, y eso va a resultar en retraso y en algunos dolorosos efectos, entre los cuales están las circunstancias aún ligadas, de más, a los poderes fácticos, esos que hacen inviables algunos cauces de lo que es deseable para los que buscan una economía mejor distribuida, más justa. Por ejemplo, hay que tener mejor cuidado con Pemex y las clasificadoras de crédito y, por supuesto, no admitir que grupos de ciertos sindicatos se permitan la tropelía de bloquear sistemas de transporte federal… con daño directo a la economía del país y de una gran cantidad de ciudadanos. Mal de muchos no puede prevalecer sinocomo consuelo de tontos.

El de la pluma tiene su recorrido bien corrido, pero no presume de pitonisa; tengo una formal educación superior con posgrado, pero no pido chamba, tan solo pido ser escuchado en mi opinión y experiencia cuando digo, grito, que necesitamos, urgentemente, de verdad, mejorar la educación cívica de nuestro pueblo todo… no podemos seguir aceptando que se pueda ser tan poco razonables como en el caso de los quemados por huichacol, porque no se pueden justificar los hechos absurdos y felonías en la existencia de hambre y  pobreza. Esas razones duelen, pero no atontan, al contrario, hay que utilizarlas para avivarse civilmente, porque no conozco ningún lugar significativo de nuestra patria en que no haya acceso a alternativas de trabajo… si no, pues no se las estaríamos ofreciendo a los hermanos centroamericanos. Ahora bien, si muchos quieren encontrar trabajo en donde están o sin buscarlo o sin prepararse o sin aceptar que el buen trabajo cuesta trabajo… ¨Houston, tenemos un problema¨.

La educación tiene que ver con el orden de lo mental y la viabilidad de la convivencia humana. Por supuesto, la educación debe ser gratuita… para quien la valore, ya que quien no… pues no, y esto debe entenderse mejor.

El mes pasado trazábamos la diferencia entre educación y la instrucción., pero esto tiene una primera observación, ya que, en forma trascendente parece que sostenemos el hambre y la mala educación… para que se sirvan de ello los que viven del lado triste del populismo mal entendido o del liberalismo capitalista, que, al fin, resulta en clientelismo político y no social. Yo odio, así, con esa palabra, cualquier tipo de fundamentalismo que tapa el proceso de entendimiento de la mente sana, adjuntándole barreras infranqueables con principios inaceptables…

La honestidad no es tan solo cosa de dineros. ESTOY CIEN POR CIENTO DE ACUERDO CON EL ESPÍRITU TRONCAL DE LA CUARTA TRANSFORMACIÓN DE MÉXICO, sobre todo en lo que se refiere a un ataque frontal a la corrupción, pero… hablemos de la corrupción en todas sus facetas, incluyendo las intelectuales y las que anublan la lógica, la ética y el respeto a lo cultural y moral. Sé que esto es tema difícil de convencer, pero, perdón, nunca más un Ayotzinapa, mal utilizado por algunos con un resultado maléfico o el diferente pero aleccionador caso de los quemados por el combustible que estaban usurpando.

La Educación no tan solo se mama, se compromete uno a ejercerla y el no hacerlo es también corrupción. ¿lo podremos entender?… ¿lo podremos enseñar de una vez? Nuestra Patria tiene varios símbolos fundamentales: La Bandera, el Escudo, el Himno, la Constitución… ¿podemos faltar al respeto de alguno de ellos?… o ¿nos basta con un 3:1…? Recordemos que la Educación es cuestión, también, de cantidad y de calidad, pero, sobre todo, de crear un buen orden.

Entendamos lo que debe entenderse… el más bruto de los choferes, el que se salta los cuatro altos y todas las otras señales de tránsito, si maneja su vehículo en los Estados Unidos es un ángel de la corrección, porque allí se aplica la ley y no se evade con un billete.

Eduquemos a los niños (niños y niñas) desde pequeños, sobre todo en los temas cruciales de comportamiento cívico, que incluye desde la limpieza (que no está reñida con la pobreza) al amor de la familia, al trabajo y a la tierra (incluyendo el ambiente) y castiguemos el abuso, de todo tipo.

Los usos y costumbres valen, la estructura del mando en la familia vale, pero, al fin, lo único que vale es lograr la enseñanza del bienhacer sin palos, sin golpes, sin sumisiones ni afectaciones innecesarias. Todo esto se puede lograr, no cuesta más dinero que poner en marcha el plan necesario para convencer primero a los mayores y después a los menores. Si ambos aprenden ya después queda tan solo enseñar a los pequeños y será mucho más fácil… pero recordemos, eso comienza por corregir la madre de todos los vicios, la televisión banal que nos lleva a la confusión de principios y perversión de fines ofreciendo sus cuentas de colores y, lo mismo, evitando el extremo liberal de las cadenas de comunicación viciadas para los menores. Hay que saber que todo lo demás de la enseñanza, desde las matemáticas a la literatura, desde la administración a la tecnología, será más fácil, mucho más fácil, si se enseñan sobre una base de orden y concierto bien aprendidos, que es la esencia de la verdadera transformación de la educación y, como se decía en mi tierra chica, dejémonos de pamplinas, pues debemos de entender que la efectividad de la educación, además, no puede estar sometida a intereses personales, o incluso grupales, de los educadores, otros que la búsqueda leal del mismo bienhacer y el reclamo de un dignísimo trato. La politización como tal puede tornarse en cáncer social si no tiene el rumbo del objetivo que se marca por la propia esencia y objetivo de la educación.

Entendiendo y aplicando la educación quedará también facilitado el uso de la libertad y sus perversas aplicaciones en casos en que su ejecución cause más daño que su posible beneficio ¿verdad maestros bloqueadores de sistemas federales de vialidad? ¿verdad amigos que lucran con la desgracia ajena al considerar natural despojar la mercancía de un camión accidentado?, ¿verdad abusadores de poder y huachicoleros de las finanzas?, ¿verdad…

Por ahí, por ahí, me gustaría llegar a proponer algunos temas revolucionarios en concreto, que con lo anterior aún solo los estoy rozando. Estoy convencido de que, en mi vida, en mi México, he preparado muchos pasteles, pero a una buena parte le faltan aún sus cerezas… ¿tengo permiso? … tengo el gusto de decirte que no voy solo, tengo algunos amigos que también… y tampoco son grillos sin rumbo, ni buscan cambiar la asignación de poder en el gobierno lograda por la democracia. Comparto con ellos ciertos sueños y, se dice, soñar no cuesta nada, pero algunos sueños, verás, son realizables si nos ponemos listillos.

Vamos juntos y buena suerte.

Juan Carlos Lage

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s