CENTRO MOSUO Un nuevo empezar

Mónica Camacho López

un nuevo amanecer, centro mosuo

 Cada año nuevo brindamos por los doce meses que vienen; mientras nos deleitamos con sus correspondientes uvas.

Estamos tan acostumbrados a marcar nuestras vidas anualmente, que a veces en la recta final del calendario aflojamos la voluntad, en espera de un automático y fructuoso reinicio de nuestra existencia, más allá de las veredas andadas.

Pero volver a comenzar no puede determinarse en escalas socialmente acordadas.

He aprendido que cada día, cada hora… es más, cada instante, uno puede determinar que “se vuelve a empezar”.

¿Volver a empezar? Frase que se antoja poderosa para los motivadores personales, que tan de moda andan. Sin embargo, no es igual dicha expresión para cada persona.

En una de las tiras de Mafalda, ella sale brincoteando al parque expresando: !Viva! ¡Llegó la primavera! En eso un par de ancianos comentan: ¡Viva! ¡Llegué a la primavera!

Sí… no se trata de inicio de año o de mes o de día.

Cada persona tiene sus proyectos personales ligados a realidades y eventualidades tan singulares como cada individuo.

El esfuerzo se canaliza a veces para cumplir metas tan inmediatas como poder llegar al baño para hacer las necesidades exitosamente; y después juntar fuerzas para el siguiente ciclo.

En el extremo opuesto hay afortunados (tal vez) que estarán proponiéndose cambiar a una casa mejor en el tránsito del año nuevo.

Otros que pudieran estarse “empoderando” a sí mismos manifestando sus decretos para subir de nivel en el trabajo, cambiar su guardarropa u otras motivaciones.

Los propósitos se va tornando más modesto en directa relación con el flujo económico de cada protagonista y así alguien se propondrá bajar tres tallas, comprar bicicletas para sus hijos o comprar una computadora nueva.

Pero que honestidad más pura puede existir que el querer tratar de mantenerte en esta vida en la que alguna vez fuiste pieza importante en el entorno que te tocó desarrollarte. En donde brillaste, inspirando a otras personas con tus metas cumplidas, en donde concebiste a tu descendencia con la enorme ilusión de trascender más allá de tu existencia.

Ahora hay quien se aferra con paso somero sujetándose de respaldos, barandales y paredes, tan solo para cumplir lo más indispensable para sentirse vivo.

En una sociedad diseñada para la casta productiva, la promisoria; pero sobre todo para la consumidora; la amnesia colectiva recae sobre las personas que poco a poco van dependiendo del auxilio de los inmediatos; pero al vivir en comunidad, directamente ellos depende de la sociedad en su totalidad.

Hipócritamente lavamos nuestra indolencia con una rampa de azul en los caminos urbanos; una pequeña ayuda económica por directa determinación gubernamental. Pero la verdad es que seguimos negando la antesala del inminente destino al que como seres vivos estamos determinados. Ese angosto pasillo y tal vez largo y solitario andador en el que no seremos ni del mundo estridente, dinámico y productivo; pero tampoco  a la sosiega meta de cada organismo.

En ese pasillo las personas viven cada acción que les toma un par de larguísimos minutos realizarla; como si fuera la más exitosa meta; un gran triunfo, pero también difícil de repetir para los siguientes minutos.

CENTRO MOSUO, les desea que en este 2019 sus metas se cumplan minuto a minuto, día con día y mes con mes; pero sobre todo que el nuevo empezar vaya con ustedes en cada respiración.

Contáctanos Facebook centromosuo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s