Aconteceres nacionales

“El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero solo el necio se queda sentado en el”. Proverbio chino.

Capitán Piloto Aviador Enrique A. Guerrero Osuna

1

A pesar de que no son mi especialidad los temas políticos no puedo escapar a la enorme tentación de escribir sobre el tema del momento, el accidente en el que perdieron la vida la gobernadora de Puebla Erika Alonso y su esposo el Senador Moreno Valle.

El tema lo hemos tratado en foros especializados de aviación y en los cuales no se puede ni se debe mezclar la política, pero sucede que el asunto no puede ser diferenciado sino tratándolo como lo que es: un accidente de aviación en donde necesariamente interviene el factor político por los personajes que perdieron la vida y el momento en que este desgraciado suceso ocurre.

Como en todos los accidentes sería muy prematuro sacar o tratar de obtener algunas conclusiones anticipadas, solamente podemos hacer un balance con los datos que se conocen y que buenamente las autoridades nos hacen llegar: un helicóptero Agusta / Westland 109 adquirido en el año 2011 y que hasta el momento se encontraba en perfectas condiciones aeronavegables, es decir, en condiciones óptimas para el vuelo, con toda su documentación en regla. La tripulación con dos pilotos perfectamente bien entrenados con sus capacitaciones a la orden del día. El tiempo meteorológico con condiciones si no optimas, si muy buenas para realizar cualquier tipo de vuelo. El vuelo en sí de rutina con el despegue desde algún helipuerto de la ciudad de Puebla y con destino a otro helipuerto ubicado en la ciudad de México. Esta es una ruta que frecuentan mucho los helicópteros que transitan esta área rumbo a la capital, presenta algunas peculiaridades como son las grandes elevaciones orográficas, por otro lado perfectamente manejables para este tipo de helicópteros por sus rendimientos. Como ya lo mencioné, se trataba de un vuelo rutinario, hasta que algo pasó que no sabemos y el helicóptero se precipita a tierra en posición invertida con el subsecuente impacto quedando totalmente destrozado con excepción de un segmento del fuselaje de la parte trasera.

En aviación a este tipo de accidentes en ruta no son tan comunes, la aeronave, en este caso un helicóptero ejecutivo, hizo contacto con el terreno mientras la tripulación tenía el control del aparato. El de por qué se impactaron inopinadamente es lo que está por investigarse. Un accidente en aviación normalmente no tiene una sola causa sino varias, es como una bola de nieve que va cuesta abajo y cada vez se hace más grande. Los detalles hay que irlos investigando poco a poco. Ignoro como es que se determinó que no hubo explosivos, ni tampoco entiendo la prisa en establecerlo reiteradamente, en todo caso no va a revertir las verdaderas causas del accidente si es que se llega a ellas y muy importante: que nos las hagan saber y no como nos tiene acostumbrados la DGAC que siempre guardan silencio.

accidente-puebla-erika_alonso-moreno_valle

Ahora vámonos recio al terreno de las especulaciones políticas. Estas elucubraciones tienen forzosamente que llevarse a cabo debido a varios factores, uno de ellos el principal fue el clima de tensión que últimamente vivió esa entidad debido las elecciones para elegir gobernador en donde salió vencedora la señora Martha Erika Alonso por el PAN. Esto no fue muy bien recibido por el Presidente López Obrador quien mostró su inconformidad por no haber triunfado su candidato, quien de paso y fiel a su partido Morena se dio un resbalón mediático al comentar que el accidente había sido un “magnicidio” echándole más leña al fuego. Unos días antes el presidente despreció la invitación a la toma de posesión creando un ambiente de tensión.

El helicóptero en cuestión ya había tenido dos propietarios anteriores, uno de los cuales fue la compañía Eolo de la ciudad de Toluca, taxi aéreo y representante de varias marcas de aviones y helicópteros. Es propiedad de un grupo de inversionistas del Estado de México relacionados con la política.

Varias cosas me llaman poderosamente la atención: una de ellas fue el hecho de que durante su presentación matutina con la prensa el presidente López Obrador mencionó que se asignó a la Armada de México la investigación para determinar la presencia de algún tipo de explosivos en la operación de este helicóptero. Ahora bien: Número uno: ¿por qué tanta prisa en determinar y dar a conocer prematuramente la no presencia de explosivos en el lugar del accidente? Número dos: ¿desde cuándo la Armada de México está capacitada para realizar investigaciones de un accidente aéreo y para dar a conocer conclusiones? ¿Por qué no comisionar en todo caso a la Fuerza Aérea Mexicana? Hasta donde se sabe, a menos de que se demuestre lo contrario, ninguna de las dos fuerzas armadas mexicanas (Armada y Fuerza Aérea) cuentan con una Comisión Permanente Investigadora de Accidentes Aéreos. Esto abona confusión a todo el asunto. Se viene observando que López Obrador va a utilizar al ejército hasta para barrer las calles, contrario a lo que dijo durante su campaña. Además, no le van a alcanzar los efectivos para tantas misiones.

Otra incongruencia muy importante: durante su conferencia de todos los días el presidente en ningún momento citó a ofrecer alguna aclaración al Director de Aeronáutica Civil, ni mucho menos a un representante de la Comisión Investigadora de Accidentes Aéreos que esta dependencia debe tener funcionando. A ellos los despreció olímpicamente y dijo que mejor se van a ir por el camino de una investigación externa, una norteamericana, una canadiense y otra europea sin precisar de qué tipo.

Durante la investigación de un accidente aéreo en todo el mudo se tienen establecidos por la OACI (Organización de Aviación Civil Internacional) los procedimientos a seguir para todos los que integren una comisión investigadora. Normalmente el país en donde ocurre un accidente es el que se encarga de la coordinación y se invita a varias agencias externas a participar, en este caso a la NTSB de Estados Unidos, a la fábrica de la aeronave: Agusta/Westland (italiana/inglesa), al fabricante de los motores: Pratt and Whitney de Canadá, entre otros, pero insisto, la DGAC mexicana debe tomar el mando de esa investigación cosa que lastimosamente no está haciendo nuestro gobierno. Todo se va a improvisar sobre la marcha. Esa mañana del miércoles 26 de diciembre del 2018 vi desaparecer del entorno nacional a la Dirección General de Aeronáutica Civil en un asunto netamente de su incumbencia prioritaria, todo mundo habló y opinó, menos ellos. Perdóneme señor presidente, pero así no se debe manejar un accidente aéreo. Se deben de respetar los protocolos ya establecidos. Casualmente la investigación se va a demorar más de lo pensado debido a que la NTSB norteamericana se encuentra momentáneamente inhabilitada debido a un paro gubernamental en ese país, a menos claro que los canadienses y/o los italianos entren al quite.

Otro desatino gubernamental: a la ceremonia luctuosa llevada a cabo en la ciudad de Puebla no quiso ir el presidente López Obrador, en su representación tuvo que enviar a la secretaria de gobernación, la señora Cordero quien tuvo que aguantar las andanadas de críticas y reclamaciones muy subidas de tono que le propinaron algunos ciudadanos poblanos. A esto se refirió el presidente por la mañana diciendo que fue obra de grupos “neofascistas” de la derecha y “muy mezquinos” y que no aceptan el triunfo de Morena (no en Puebla, ciertamente). Una periodista le hizo una pregunta clave: señor presidente ¿por qué no fue a la ceremonia luctuosa de la gobernadora Erika Alonso y del senador Moreno Valle? Cantinfleó un rato, se salió por la tangente y nunca le contestó la pregunta, así los tiene acostumbrados a no contestar concretamente nada, se dedica a darle vueltas y salir con su “domingo siete”.

Las prisas, la desorganización y la falta de seriedad han sido la pauta en este accidente. La incapacidad del actual gobierno es desesperante. La curva del aprendizaje más bien parece parábola estelar y van de tropezón en tropezón. Nunca van a entrar en razón, empezando por su líder. Eso sí, hubo un compromiso explícito de dar a conocer todo, así lo dijo el presidente, y con la más clara transparencia informativa, que conste.

P.D. El pueblo sabio, bueno y generoso de Puebla le mostró su inconformidad con los procederes presidenciales por medio de gritos y abucheos, por algo López Obrador no quiso ir, eso nos hace pensar que no todo es tersura y amor en el reino de la cuarta transformación iluminada por el quinto sol. El tlatoani no las trae todas consigo, como él piensa.

Adendum. Los militares van a vigilar y supervisar la operación de Pemex porque sus funcionarios son unos corruptos desde mero arriba hasta el barrendero, todos roban gasolina según el presidente. Pero en lugar de investigarlos y castigarlos les va a poner quien los vigile. Vamos a ver si al rato el presidente no pone a los soldados a imponer multas de tránsito por aquello de las “mordidas” o los “moches” como él los llama. Le van a faltar efectivos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s