¡A fortalecer proyectos para el 2019!

Por Francisco Javier Lino Briones

Este 2018 que se fue ha sido un año fructífero para quien escribe la presente, en todos los sentidos o mejor dicho en los campos que de una u otra forma he decidido desarrollarme, entre los que se incluyen la terminación del total de las 21 materias del doctorado que inicié en el periodo vacacional de Semana Santa del 2015; la oportunidad de agregarme a las filas de entrenadores de selección nacional en la disciplina de karate-do y fortalecer las actividades del programa Integra (un proyecto pedagógico) apoyando para un mejor servicio en la misión del Cetro de Estudios Tecnológicos del Mar No. 31, ahora fortalecido con el grupo de Recreaciones Acuáticas 3º. “A”.

1 buen equipo

Respecto a mis estudios, reconozco la intervención de mi esposa Claudia Maribel para continuar con mi preparación en el doctorado en Pedagogía Crítica y Educación Popular, pues dentro de mi proyecto de vida ya no contemplaba seguir estudiando, sin embargo, tras un excelente papel en su trayectoria como estudiante de este doctorado, en el que se incluye la maestría, mi esposa consiguió una beca para mi ingreso al Instituto Mc. Laren, con sede en Ensenada, B.C. y casi sin percatarme del paso del tiempo, luego de sacrificar mis periodos vacacionales de Semana Santa, diciembre y los veranos, con la materia de Epistemología, impartida por el Doctor Hedgart Ojeda Famanía, finalmente culminé la carga curricular que independientemente del fortalecimiento de mi formación personal, me ha permitido convivir, primero, con un grupo de excelentes docentes de diferentes niveles educativos y de planteles escolares diversos no solo de Baja California Sur, sino de México y del mundo: Judith, Quezada, Ruth, Peña, las Leticias, los hermanos Luna, Juan, Angélica, Lupita, Ximena, Martín Escogido y tantos y tantos compañeros en el camino con los que avancé hombro con hombro bajo la dirección del Doctor Sergio Quiroz y su esposa Rosalinda, apoyados por un magistral cuerpo de formadores como los doctores Marco Raúl Mejía de Colombia, Checo Quiróz, Jr., Ysabel Camacho, Pastor Brigos de la hermana República de Cuba, Alberto Arnaut, la brasileña Sirley Dos Santos, el Venezolano Luis Bonilla-Molina y otros que con su experiencia nos allanaron el camino.

2

Por otro lado, en karate, en este año pasado tuve oportunidad de conocer diferentes partes del mundo, pero una de mis máximas satisfacciones fue viajar al lado de un excelente atleta que por causalidad llegó a mi dojo junto con otros practicantes, pues mi alumno, Abel Pérez, su instructor, debido a que necesitaba atender el restaurante que apenas iniciaba, en el año 2017 me los llevó de la mano: “Sensei, no puedo seguir atendiendo mi escuela Sei Bu Kan, por ello le traigo a mis alumnos  y a mi hijo para que no abandonen su práctica”, así llegaron a formar parte de mis alumnos Paty Lara y su hermano Leonardo, Itzel Saucedo, y Alí Pérez, todos distinguidos con el orden y disciplina necesarios para realizar una buena práctica, pero entre todos ellos, formado al frente estaba uno que se distinguió por su entrega, con quien hicimos un excelente equipo y generamos la oportunidad de viajar a diferentes sedes del mundo: Víctor Jesús Valdovinos Pérez.

3

Y coincidieron varias cosas. A través de la historia como instructor de karate he tenido atletas de alto rendimiento. La cuenta del rosario que inició con el aquel entonces niño Mario Vázquez en San Luis Potosí, continuó entre otros, con Brisa Bobadilla, Claudia Mendoza, Eduardo Serrato, Abel Pérez, Rafael Enríquez, Andrea Lino, Victoria Lino, Manuel Delgado y Alberto Arturo Ramírez, estos dos últimos de competencia internacional, pero especialmente Ramírez, en la categoría de más de 84 kilogramos representó dignamente a nuestro país en bastantes justas competitivas, en América, Asia y Europa. Al respecto, lo que marcó la diferencia que me permitió viajar con Valdovinos fue: su alto espíritu competitivo, el hambre con que entrenó estos años, la política de apoyo del INDEM bajo el liderazgo del licenciado Salvador Zumaya y de manera particular, el ser alumno activo y buen estudiante del CET Mar 31, plantel en donde también doy clase, pues con el respaldo del director García Loaiza se lograron conseguir los permisos necesarios para estar en Tenerife, Colombia, Bulgaria, Croacia y Brasil, independientemente de los diferentes estados de nuestro país.

Dice Víctor que en su primer clase, a los 6 años, lo corrí por inquieto y travieso, no recuerdo eso, hoy solo recuerdo todo ese cúmulo de vivencias que logramos como equipo cuando compitió en la categoría juvenil superior menos de 61 kgs., en la que en su momento logramos que se colocara en el lugar número uno de América y cuarto a nivel mundial de acuerdo al ranqueo de la World Karate Federation (WKF 2018). Por cierto que esto no fue fácil, pues para acompañar a un atleta de estas características tienes que tener el reconocimiento de coach a nivel mundial y eso solo se consigue con un examen de oposición, a mí se me aplicó un examen, previo curso en inglés y obtuve un resultado positivo en Tenerife, España en 2017. No fue sencillo.

4

En el mismo orden de ideas enunciadas al inicio de este escrito, menciono al programa Integra (un proyecto pedagógico), mismo que promoví desde el año 2002 en el centro educativo de nivel medio superior donde trabajo, con el objetivo de apoyar la Misión y Visión de mi plantel, pues nadie ignora que el tejido social en el que estamos viviendo se ha deteriorado por muchos factores que en este momento no es conveniente abordar, pero tengo la firme convicción que la niñez y juventud de nuestro país necesita actividades que canalicen su energía, que los haga disfrutar de nuestro entorno, que los concientice de su papel como parte fundamental de la conservación del mundo en que vivimos y ¿por qué no? que coadyuve a construir mejor ciudadanía.

Así, en julio de este 2018 salió una generación Cetmarista muy importante en la que participaron en el programa Tamayo, Chayanne, Emily, Alejandro Almanza, Joselyne e Ingrid, con otros más, pero en agosto se agregó todo el grupo RA III “A”, quienes hicieron más fuerte a Integra, ya que en las actividades participaron niños y jóvenes de diferentes planteles educativos, realizando juegos, actividades recreativas y acciones en favor de la conservación del entorno. Por cierto, Integra apoyó de manera importante nuevamente a la cristalización del VIII Festival del Vino Misional en San José de Comondú este pasado mes de noviembre, evento creado con la visión de Bertoldo Velasco.

5

Es enero de este 2019. Son tiempos de elevar esfuerzos y se valora que se cuenta con un excelente equipo, no es tiempo de construir nuevos proyectos, sino de fortalecer los que ya se tienen y no es necesaria tanta alharaca, pues como dice Woody Allen: “las cosas no se dicen, se hacen, pues al hacerlas, se dicen solas”.

¡Vamos equipo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s