La uberización de la ley de movilidad

Bertoldo Velasco Silva

Inicio esta entrega con una fatídica frase del diputado morenista Homero González, a raíz de la boicoteada primera lectura a la Ley de Movilidad y sobre todo, del abandono de los legisladores de este partido, a la sesión del pasado jueves 6 de diciembre: “la torpe simplificación del análisis sobre movilidad urbana conduce a algunos a la uberización de sus conclusiones”. Nada más errado de esta persona, cuando fueron precisamente estos diputados los que “uberizaron” el tema al dejarse chantajear por unas 500 personas que se presentaron ante el palacio legislativo oponiéndose a esta iniciativa que viene a resolver en gran medida, no solo el problema entre los concesionarios del transporte urbano y quienes laboran dentro de las plataformas digitales para prestar el servicio de transporte ciudadano, afectando gravemente a la voluntad de quienes demandan servicios, de calidad, en unidades decorosas y sobre todo económicas para quien busca trasladarse de un lugar a otro.1

No creemos que más de 15 mil firmas recabadas a través de las redes sociales en tan solo dos días, de ciudadanos que exigen se apruebe dicha ley, no sean merecedoras del respeto de los diputados chamaqueados y que buscan, como lo dijo la diputada Elizabeth Rocha Torres, llevarse “los honores” al aprobar esta iniciativa, pero no en este periodo sino en el próximo. Caprichosos que resultaron los diputados de la fracción del partido morenista que buscan como lo demostraron desde que inició esta legislatura, imponer sus condiciones aun y cuando en ello, se lleven -como dice el refrán popular– entre las patas de los caballos a la ciudadanía que solo busca libertad de movilidad, libertad para elegir, libertad para definir qué medio de transporte desea utilizar y que más y mejor le convenga.

Los argumentos esgrimidos por los diputados morenistas de que falta recopilar más información, que tiene fallas, que aún no es tiempo, que le falta socializarla o de que esa ley de movilidad no es urgente, pues que la Comisión de Transportes responsable del análisis y discusión de la misma, ¿no llevaron a cabo los diversos foros ciudadanos necesarios para recopilar toda la información requerida para conformarla?

2

¿Qué no es prioritaria la ley de movilidad?, sería bueno que esos diputados que afirmaron eso, dejaran sus vehículos en sus casas y se movilizarán a través de los peseros o de los camiones del transporte urbano,  y ya los veríamos de regreso a su labor legislativa para proceder en consecuencia.

Lo más lamentable de estos bochornosos asuntos, es que los diputados de Morena, han asumido un papel no solo protagónico sino también han envuelto la ley de movilidad en un asunto político, pues “como el Gobernador -que no es afín a su partido- la envío, pues no la aprobamos”, y entonces, pues que de jodan los miles de ciudadanos que demandamos la inmediata aprobación de esta ley en este mismo periodo y no esperar hasta marzo como así lo decidieron de manera mayoritaria los diputados encabezados por Milena Quiroga y el profesor Esteban Ojeda.

3

Nos queda muy claro que estos legisladores han traicionado la voluntad ciudadana que en las urnas el pasado primero de julio, se manifestaron a favor de este partido político, y que como bien lo hemos afirmado en anteriores entregas, llegaron al congreso de manera circunstancial, porque la ciudadanía sufragó por las marcas Morena y Andrés Manuel López Obrador, y que repetimos, ni estos mismos diputados, pensaron en campaña, que por cierto no realizaron ni tampoco presentaron propuesta alguna para convencer al electorado, en llegar al congreso.

Aún así, los ciudadanos que votaron, lo hicieron porque pensaron que ahora si obtendrían respuestas a sus necesidades, a sus demandas en este caso, de un transporte digno, seguro, eficiente, de calidad, económico, que atendiera a las clases vulnerables, pero lo más importante, que tuvieran la oportunidad de elegir qué medio de transporte elegir.

No es que hayamos “uberizado” el asunto de esta Ley de Movilidad, fueron los mismos diputados morenistas quienes al no asistir a la sesión de ese jueves 6 de diciembre, se dejaron apantallar por algunos transportistas que sintieron afectados sus intereses, fueron unos cuantos si tomamos en cuenta que en la entidad, vivimos 720 mil sudcalifornianos, y se dejaron chamaquear por lo que dijeron los líderes del transporte urbano y de materiales que de este medio, dependen 8 mil familias, cuando la demanda por sus servicios rebasa en más de 60 mil las personas que movilizan a través de sus unidades en pésimo estado, sin aire acondicionado, con asientos semidestruidos, con una falta de rutas que cubran toda la periferia de las ciudades, sin un seguro de vida, echando carreras por el pasaje poniendo en peligro la vida de los usuarios y con las tarifas más caras del país.

Sería bueno que estos diputados, no sean tan soberbios y se olviden por un momento del partido político al que pertenecen y se pongan la camiseta de la ciudadana, a la cual se deben y a la cual, han traicionado de manera vergonzosa, y que por un momento, como lo dice el mismo Gobernador Carlos Mendoza, “el transporte no debe ser patrimonio de unos cuántos”, por lo que los instó a debatir con sensibilidad y seriedad la Ley de Movilidad en la que es necesario poner en el centro del debate a los ciudadanos. “Esta Ley de Movilidad, como lo expresará el día que la envío al Congreso, “no es una iniciativa del Gobernador sino de los ciudadanos pues emana de escuchar a los usuarios, pues en ella se compilan sus propuestas, sus necesidades, sus puntos de visa y que solo busca beneficiar a los ciudadanos”.

4

La Ley de Movilidad, tal y como la presentó el Gobernador, tiene como fin principal poner a los ciudadanos en el centro de la solución al problema, protege a las personas con discapacidad, considera tarifas preferenciales para quienes lo necesitan, pero sobre todo busca dar libertad al usuario para que decida el servicio que habrá de contratar en el transporte de personas y de mercancías.

“El propósito de esta iniciativa va más allá, que el transporte no sea patrimonio de unos cuántos y que la ley no sea impedimento para que quien quiera dedicarse legítimamente al traslado de personas o mercancías lo pueda hacer sin necesidad de contar con una autorización que hoy es un privilegio”.

Bien lo dijo el mismo Mendoza Davis, sobre aquellos que se opusieron a darle la primera lectura al dictamen, pues atrás de esos intereses, “están los que tenemos que abrir y repartirlos a la sociedad y que no sea sólo un nicho de beneficio para unos cuántos”.

5

Estos diputados contravienen lo que siempre dejó establecido desde su campaña político electoral el ahora presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, los tres principios básicos “no mentir, no robar y no traicionar al pueblo”. Sin embargo, los legisladores se llevan ampliamente dos de ellas: “NO MENTIR Y NO TRAICIONAR AL PUEBLO”, y con esas actitudes, han traicionado al pueblo sudcaliforniano.

Finalmente, esos diputados no deben jugar con la voluntad del pueblo, y los sudcalifornianos, merecemos una ciudad de primer mundo, no la de cuarta o quinta como la quieren estos legisladores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s