Transporte de calidad y condiciones de movilidad, derecho de todos

Gilberto Bonilla Rodríguez

gilbertobonillarodriguez@gmail.com

@koimetherion

El peatón no es un tope, es un ser humano, amigo del pesero maneje con precaución… Marciano-Molotov

Como todos los días, amanece, despierto, me levanto, viene el ritual del baño, los dientes, la ropa, la mochila, el maletín, la bolsa del mandado, que sé yo…vámonos, a la escuela, el súper, el trabajo a donde carajos sea que vayamos, llego a la esquina de siempre a esperar… La misma rutina de todos los días, volteo para un lado y otro, no viene el pesero, prendo un cigarro, le doy un sorbo al café que compré en la esquina y oh sorpresa, ahí viene el pesero, tiro el cigarro, me subo y le extiendo algunas monedas al chofer del pesero, aunque a veces el dinero ya no alcanza, de vez en cuando traigo un “clavito” en la cartera y con ello pago… –no traigo feria, me dice el maitro del pesero, -¿no traes un billete más chico? La verdad no, –súbete, ahorita te doy tu cambio…

IMG_20181201_225859

Ahí vamos, todos, ojerosos y mal dormidos, con la cara encajada en el dispositivo móvil, la gran mayoría en el Facebook o en el Instagram, otros más en el Spotify y uno que otro en el Twitter…

Ya van sentadas unas 10 o 15 personas, y poco a poco el pesero se va llenando, se sube una señora con un bebe todo encobijado, y como no, ya empieza a hacer más frío por las mañanas y es que apenas son las 7:40 chin… ya es bien tarde, pienso; sube una señora mayor, dos albañiles, tres estudiantes de la Mundial, dos empleados de la plaza comercial por donde pasa el pesero, -¡pásense pa´tras por favor! Grita el chofer, -¡ya no cabemos!, le dice un vato mal encarado desde la parte de atrás del pesero, el chofer lanza una mirada inquisitiva como buscando al que lanzó el grito, hace como que no lo encuentra.

Poco a poco avanza el pesero por las calles de la ciudad, claxonazo, acelerón, frenón, la formula se repite mucho en un tramo pequeño, y es que más adelante, el boulevard se cierra por los trabajos que se han empezado para la modernización vial que tanto necesitamos en esta ciudad, y aunque sé que serán beneficios para siempre, como dicen, en este momento me importa más llegar pronto a la oficina.

DSC_0113

Llegamos a la plaza, se bajan tres o cuatro personas, y suben dos más, vamos todos apretados, como sardinitas en salsa de tomate, solo que las sardinas al menos están acomodadas, y de repente un frenón hace que todos nos sacudamos de un lado a otro y golpeemos a alguien más, del fondo del pesero se escucha -¡no traes vacas, güey!

El pesero avanza mientras todos medio nos acomodamos, todos llevamos manchadas las manos por el oxido que nos deja el viejo tubo que nos sirve de agarradera, algunos pedimos la parada y otros deciden abrir la puerta de emergencia para bajar por atrás, pero oh sorpresa, no se puede, ¿por qué? Fácil, la puerta esta tapada con publicidad pegada todavía del proceso electoral pasado, ni modo, ahí van todos para enfrente, empujando y pisando a quienes habrán de continuar la travesía en ese pesero.

Otra vez a esperar, se supone que la otra ruta pasa cada 10 minutos y ya llevo 15 esperando, ahora si ya es tarde, por fin llega, un pesero en las mismas condiciones que el anterior, me siento y avanza el pesero, me resbalo porque el asiento, es mas bien un tabla medio tapizada que se ha desprendido luego de haber sido instalada, me cambio de asiento, más adelante una señora como chorrocientas bolsas se sube y le cedo el asiento.

Me paso mas atrás, y de nuevo me topo con que el asiento está en muy mal estado, tan mal está que se puede ver el piso del pesero, un asiento roído, agujerado, con la esponja ya quemada por el sol, ¿no se habrán dado cuenta que ya no sirve? Me pregunto, me quedo parado otras vez asido de un tubo que al menos ahora tiene pintura, pero que se mueve para todos lados porque solo lo sostiene un remedo de tornillo ya con la cuerda medio vencida de tanto que se mueve cuando la gente se agarra de él… mi viaje termina y me bajo ya con el tiempo encima, la camisa manchada oxido y el café frio, haberle querido tomar un sorbo durante el viaje habría significado terminar con el café encima.

Parecería casi de chiste esto que le he narrado amable lector, sin embargo, no es así, es la realidad que vivimos diariamente quienes nos transportarmos en los peseros o camiones urbanos, unidades llenas, choferes mal encarados y groseros, apretones, empujones, faltas de respeto y acoso sexual hacia las mujeres, fallas mecánicas constantes, choferes hablando por celular o texteando, algunos otros, al estilo Mejía Barón, se quedan con los cambios, por otro lado, muchas veces se pide la parada y te bajan dos cuadras adelante, apenas te vas subiendo y aceleran, no terminas de bajar por la puerta de atrás y arrancan; en una ocasión una mujer que apenas bajaba del camión urbano que tenía la ruta Miramar-Pedregal le cerraron la puerta quedando aplastada entre las puertas hidráulicas de la unidad, el resultado fue contracturas en cuello, hombro y brazo, y la pérdida de ingresos propios tras permanecer en cama durante unas dos semanas, y ¿saben qué es lo peor? La empresa no se responsabilizó por ello.

Por otro lado, rutas que no son cubiertas en su totalidad, jóvenes estudiantes que no son levantados en las mañanas, exceso de velocidad y carreritas entre los choferes de las rutas, carajo, es obligación del chofer estar pendiente de su trabajo, ¿qué tenemos a cambio? Trabajadores del volante que van con audífonos, o con la música a todo lo que da… muchas veces los usuarios del transporte público bajamos estresados o muy enojados, creo que no se vale.

Hace varios años, en una de las alzas a las tarifas del transporte, los concesionarios prometieron emitir un boleto que a la vez sirviera como seguro de pasajero, al día siguiente de que se dio esta alza, allá por 2006, tomé un  pesero y pagué, exigí mi boleto y el chofer no me lo dio, se lo exigí y me dijo -¿Pa´qué lo quieres? Pues se supone que ustedes se comprometieron a darlo a cambio del incremento de las tarifas, y pues es mi seguro de viajero, y el chofer en tono burlón solo me dijo –pos que ya te caístesss pa´llevarte al seguro, a ver ¿dónde esta la sangre, dónde te lastimastesss, pa´llevarte al seguro? Agarré mi orgullo y mi coraje y me callé, a la fecha siguen sin entregar el maldito boletito, al día de hoy no se les ha exigido, sin embargo, el aumento tarifario si se dio, una y otra vez.

También es necesario decir que los choferes no cuentan con ningún tipo de seguridad social, ni prestaciones de vivienda, mucho menos fondos de retiro, a cambio, podemos ver a los choferes comprando, pan, burritos, empanadas, cafés, aguas, refrescos, papitas y cualquier otra chuchería a lo largo del día, además de que, seamos honestos, no reportan todo lo que se genera en la jornada, es por ello que no exigen que el concesionario les brinde todas las prestaciones de ley a las que tienen derecho.

IMG_20181201_225904

En alguna ocasión, al cruzar por la esquina en la zona destinado para ello, me crucé y el pesero, aun viendo que cruzaba en ese momento, no se detuvo nunca, volteó y le digo oye es cuatro altos, y a lo que me respondió: muévete vaca, nos hicimos de palabras y aquél acelerando solo optó por regalarme una sabrosa mentada de madre, acudí a la Dirección de Transporte Municipal y levanté formalmente mi queja, dí mis generales, pero nunca tuve respuesta, y lo peor es que no fue la primera ocasión.

Por si fuera poco, y aunado a lo anterior, tenemos uno de los costos por viaje más caros del país, y nadie dice nada, nadie se queja, y cuando nos quejamos, somos reprendidos por el chofer o simplemente nuestro reclamo no hace eco en los otros usuarios, somos tremendamente apáticos.

Aún hay más, escuchando a uno de los choferes hace algunos días, me enteré que al parecer pretenden subir la tarifa en enero, el pasaje general pagará 14 pesos, mientras que, estudiantes, discapacitados y personas de la tercera edad pagarían 7 pesos, hagamos unos cuantos números, hay personas que toman dos peseros de ida y dos de vuelta son 40 pesos, y si el salario está en 88 u 87 pesos diarios ¿Cuánto nos queda? Fácil, 47 o 48 pesos, la pregunta es: ¿para qué te alcanzan esos 48 pesos? Para nada; esto se pone peor si llevas uno o dos hijos a la escuela, imagínense si tuviéramos que pagar las nuevas tarifas que son pretendidas por el gremio transportista.

Sin embargo, vale la pena decirlo, los usuarios tampoco hemos sido cuidadosos con las unidades, y en lugar de cuidarlas, afectamos el mobiliario, rayamos los asientos, somos groseros con los choferes, no cedemos el asiento a las personas que lo necesitan, tiramos basura, nos bajamos sin pagar, eso, en definitiva, tampoco está bien, y también deberían ser sancionados.

IMG_20181129_082326

Por otro lado, en repetidas ocasiones, las organizaciones de peseros y taxis se han ido a paro, lo que ha generado que cientos de personas tengan que caminar hacia sus trabajos o la escuela, y, dicho sea de paso, esto, es causal para revocar la concesión.

Cabe hacer mención que, recientemente el gobernador del estado, Carlos Mendoza Davis envío una iniciativa de ley para reformar la actual ley de transporte en la entidad, y de la cual hizo mención en el mensaje que emitió con motivo de su tercer informe de gobierno, fue enfático al señalar que la gente no está contenta con el servicio que se le presta, y dijo que la iniciativa pone en medio del tema al usuario y no al concesionario del transporte como siempre se había hecho, una iniciativa que atiende a todos los sectores del transporte y que pone sobre la mesa la actividad de las plataformas tecnológicas de transporte como Uber, al ser está la de mayor preponderancia actualmente.

De igual forma reconoció que es ya una necesidad la aprobación de dicha ley, algo que no se puede postergar más y que si no se hizo antes fue responsabilidad del mismo gobierno, ya que antes el tema del transporte y las concesiones se abordaban como un tema meramente político, situación que se cambió al inicio de su administración, al pasar esa responsabilidad a la Secretaría de Planeación Urbana, Infraestructura y, anteriormente, Transporte, hoy Movilidad.

Posteriormente, el mandatario hizo un llamado para que los diputados atendiesen el tema a la brevedad, ¿qué se ha hecho? El Congreso decidió llevar a cabo, otra vez, mesas de consulta, donde por lo que se ha visto, la participación del ciudadano no ha sido el principal.

Señores diputados, ya basta de beneficiar a unos cuantos, aunque sinceramente, lo veo lejano ya que el diputado Rigoberto Murillo Aguilar quien preside la Comisión de Comunicación y Transportes, es hermano del otrora diputado Amadeo Murillo Aguilar líder estatal de la CTM, quien tiene mucho que ver con el gremio del transporte de carga, ¿será que podamos considerar como un conflicto de interés este parentesco? Yo creo que sí.

Pero, ¿por qué los ciudadanos no nos organizamos para realizarles un paro a ellos? Apretar un poquito las tuercas a los concesionarios del transporte y que se pongan las pilas a la hora de brindar un servicio necesario para todos, basta ya de ser rehenes de los caprichos de los transportistas, necesitamos organizarnos y ser una sola voz que peleé por condiciones de transporte y movilidad mejores, y que una necesidad no se convierta en un calvario todos los días al poner un pie en las destartaladas unidades de transporte que pululan en nuestra amada ciudad de La Paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s