¿Y el objetivo de ser objetivo?

“No se trata de ver lo que quieres ver, sino lo que tienes que ver”. (Haruki Murakami)

 Condenarro

Ya no diré, mi es timado lector, elector y carente de agrio-puerto en Texcoco, que llegué, otra vez, tarde a mi cierre de edición… espero que llegue a tiempo para un espacio en Análisis, espero no me regañe Bertoldo, con toda razón, por ello. En mi defensa no tengo argumento más que el que escribo cuando la idea llega y aterriza… cuando no aterriza, no tengo sistema para consulta pública…

Todo el párrafo anterior, que en realidad sirva para nada, es exactamente el resumen del título del presente debraye y/o debralle (los diccionarios dicen que ambos son correctos). Desde el 2 de julio del presente año, cuando fue oficialmente declarado presidente electo Andrés Manuel López Obrador, las opiniones, declaraciones, reclamaciones, mentadas de madre y memes se han reproducido a un ritmo mayor que los poyos en fábrica bachocco. Algunos con valor -sin saber cuál-, otros con ingenio, los más con resentimiento y otros más con la nostalgia de los privilegios perdidos… esto último lo aterrizamos, conceptualmente el pasado domingo 28 de octubre.

No quiero perder el objetivo de disernir sobre la objetividad de quienes dan noticias y de quienes aportan opiniones, y de quienes sin objetivismo real alguno, sólo acuden a propagar el sentir de quien paga. El agrio-puerto, objetivamente hablado, sólo fue el objeto del discernimiento… ganó la objetividad urbana, social sobre la patriarcal fáctica… de facto se le acabó el veinte a los poderes fácticos… subjetivamente hablando, claro.

Dice definiciones.dm que: “En la actualidad, se entiende que la democracia es un sistema que permite organizar un conjunto de individuos, en el cual el poder no radica en una sola persona sino que se distribuye entre todos los ciudadanos. Por lo tanto, las decisiones se toman según la opinión de la mayoría”, ello me lleva a pensar que todos somos víctimas de nosotros.

Por otra parte, y ya salió en redes el vocablo de la “Oclocracia”, sobre la cual Wiki expone: “Polibio llamó “oclocracia” al fruto de la acción demagógica: “Cuando esta [la democracia], a su vez, se mancha de ilegalidad y violencias, con el pasar del tiempo, se constituye la oclocracia” (Historias, VI, 4). Según su teoría de la anaciclosis -teoría cíclica de la sucesión de los sistemas políticos (a la que alude Maquiavelo)- la oclocracia se presenta como el peor de todos los sistemas políticos, el último estado de la degeneración del poder. Polibio describe un ciclo de seis fases que hace volcar la monarquía en la tiranía, a la que sigue la aristocracia que se degrada en oligarquía, luego de nuevo la democracia piensa remediar la oligarquía, pero zozobra, ya en la sexta fase, configurándose como oclocracia, donde no queda más que a esperar al hombre providencial que los reconduzca a la monarquía”. Y me confunde con la acción de eclocionar… socialmente hablando, estamos en la ecloción de una supuesta, para quienes perdieron privilegios de una oclocracia, tras haber vivido por décadas en una plutocracia disfrazada, mala y pobremente, de oligarquía democrática…

En redes sociales, que hoy por hoy representan una fuerte influencia social, se desvirtúa, y al mismo tiempo se hace apología de la actuación de AMLO en torno a la consulta para el Agrio-Puerto de Texcoco. Pocos dan cuenta del efecto sociopolítico del hecho, la mayoría se enfocan en los efectos inmediatos económicos… y ya los empresarios empiezan diálogos y negociaciones con quien aún no es presidente en funciones…

En lo personal nunca he sido, ni seré, seguidor de AMLO, pero sí, soy y seré, seguidor de esa democracia que nunca hemos tenido fuera del papel, oficial o no que se tipifica de una u otra forma en nuestra carta magna. Sí, vote por MORENA, por un cambio sustancial y el ejercicio del pasado domingo 28 de octubre fue un ejercicio civil y sí, vil fueron las reacciones al respecto.

Retomando el título del intento de ensayo sin tal, intento que el objetivo del texto procure ser objetivo en torno al contexto… objetivamente hablando creo que es subjetivo… y en el entendido que objetividad es un término que se relaciona con los significados de verdad, ética, epistemología, análisis de datos, ecuanimidad y honradez, y es aplicable en diversas actividades del desarrollo humano, no me queda mucho por agregar en éste gregario… en opiniones, espacio que es mío, objetiva y subjetivamente, del que es objeto de éste pobre loco peligroso irreverente, irrelevante, irremediable y real prófugo de la injusticia que un objeto lo hace sujeto de objetividades subjetivas…

“La realidad objetiva acaba de evaporarse”. (Werner Karl Heisenberg)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s