Una farsa bastante anunciada

“La falsedad tiene alas y vuela, la verdad la sigue arrastrándose, de modo que cuando la gente se da cuenta del engaño, ya es demasiado tarde”. Miguel de Cervantes Saavedra.

La consulta populachera de un gobierno que no existe

Por el Capitán Piloto Aviador Enrique A. Guerrero Osuna

Una farsa bastante anunciada, color.jpg

Si algo va contra la ley, si no se apega a un proceso riguroso, si no es sancionado por ninguna autoridad, si muestra una tendencia muy marcada hacia un partido político, yo me pregunto: ¿entonces por qué lo permitimos?

El proyecto, los estudios, los planes y la ejecución de la construcción del Nuevo Aeropuerto ya están, discutidos, sopesados y autorizados y además, ya están en marcha ¿por qué meter reversa? Es un proyecto de gran envergadura, por primera vez observo que las autoridades aeronáuticas mexicanas llevan a cabo una planeación a largo plazo, estamos hablando de más de 30 años. Nos tienen acostumbrados a que todo en este castigado país se planea para 6 años, al terminar ese ciclo el país se vuelve a reinventar… y a empezar de cero. Todo lo que hace la administración anterior hay que destruirlo o cuando menos abandonarlo. Esto parece que nos viene desde muy atrás en nuestra historia, cuando los conquistadores españoles arrasaron con todo lo que tuviera que ver con las culturas autóctonas. Nosotros lo hacemos cada sexenio, no se diga si hay cambio de partido.

Durante la última campaña, si no es que antes, a nuestro presidente electo le entró la “ventolera” de cancelar proyectos en proceso de ejecución, sin medir consecuencias ni costos ni nada, solo por un capricho visceral, solo porque a él no le parece. Entre estos, la obra del nuevo aeropuerto ya en marcha entró en un franco deterioro, el gobierno actual todavía en funciones vergonzosamente ni siquiera las narices ha asomado para defender una obra muy importante para el devenir de la aviación en México, se han visto lentos y tartamudos cuando no simplemente inexistentes. Se nos ha tratado de imponer la idea de que es una obra faraónica, lo que esto signifique, que no es necesaria, que es un monumento a la corrupción, que va a acabar con el “lago de Texcoco” y con los pueblos indígenas ahí asentados, y un largo etc., de sandeces por el estilo.

Vámonos por orden:

El lago de Texcoco hace muchos años que dejó de ser lago por desecación. Eso no fue culpa de nosotros. El urbanizar esos llanos polvorientos vendría a paliar un poco el impacto que ya se tiene. Esos terrenos no sirven para otra cosa que darles pauta a los políticos que merodean por ahí para azuzar los ánimos contra el gobierno.

La Cuenca Lacustre donde se encuentra el valle de México ni usted ni yo, ni nadie la escogimos para que ahí vivieran nuestros antepasados mexicas, ellos vieron al águila atacando una serpiente y dijeron: “de aquí somos”. En esa época todos los lagos incluyendo Texcoco tenían agua abundante y un clima benigno por lo mismo. Poco a poco el crecimiento de la ciudad fue absorbiendo terrenos y más terrenos, los lagos no obstante ser del tipo que no tienen salida al mar, se fueron desecando, formando inmensos llanos. Precisamente cuando se iniciaron las actividades aeronáuticas en nuestro país, allá por 1900, los primeros aviadores buscaban este tipo de terrenos por ser planos y carecer de obstáculos. Eran famosos los llanos de “Valbuena” o “Balbuena” como guste llamarlos, en donde el señor Alberto Braniff realizó sus primeros vuelos. Aquí también fue donde el presidente Francisco I. Madero se atrevió a subirse a uno de aquellos aparatos convirtiéndose en el primer mandatario a nivel mundial, en volar. Andando el tiempo se tuvo que buscar otra ubicación para el nuevo “puerto aéreo” que requería la ciudad. Se hicieron algunos estudios y sin ningún tipo de visión en el futuro se eligieron los terrenos donde actualmente se asienta el aeropuerto. A este se le fueron haciendo adaptaciones, se construyeron dos pistas más, pero también fuera de la reglamentación aérea, se pusieron hangares y poco a poco surgió la terminal de pasajeros. Así desembocamos al tiempo actual en donde seguimos teniendo el mismo terreno con las dos pistas ya mencionadas y que por ningún concepto pueden ser utilizadas en forma simultanea para efectuar aproximaciones o despegues en forma paralela. Ese pequeño detalle hace muy lentas las operaciones. Los edificios fueron creciendo haciéndosele “remiendos” por aquí y por allá hasta llegar al punto crítico actual en donde este aeropuerto se encuentra totalmente saturado sin capacidad de recibir más operaciones.

Un día platicando con un taxista del DF, le decía yo: “oiga tengo 40 años volando a este aeropuerto y siempre tienen obras de ampliación, remodelación, nivelación, etc.”, -señor- me contestó, este aeropuerto es la mina de oro más grande del mundo, ¿usted cree que van a terminar? Sabiduría popular, lo que viene a confirmar que el pueblo si sabe.

Se llevaron a cabo varios intentos con estudios más o menos profesionales para tratar de aliviar la presión sobre este viejo aeropuerto, se pensó en un tiempo en desahogar tráficos hacia los aeropuertos de Toluca, Puebla y Cuernavaca, incluso hasta Querétaro. Nada de eso ha funcionado. Todos los pasajeros por una u otra razón preferimos utilizar el AICM.

Durante la administración de Enrique Peña Nieto se propusieron tratar de paliar este problema y se iniciaron los trabajos para diseñar algunos proyectos que se consideraban viables. Se decidieron por el de construir una nueva terminal en terrenos del “lago” de Texcoco, prácticamente en la prolongación de la actual ubicación. En ese lugar ya se había hecho un estudio en el sexenio anterior, pero el presidente Fox se dejó intimidar por las manifestaciones de los “macheteros” de Atenco que impidieron su avance y paralizaron el proyecto. (No quisiera saber, pero me lo imagino, quién estuvo atrás de aquellos pueblos azuzando a la gente en contra del gobierno).

En mi modesta experiencia dentro de la aviación tuve la oportunidad de volar y operar tanto en la Base Aérea Militar No. 1 de Santa Lucía cuando presté servicio activo en unidades de la FAM, como en el AICM volando en el medio civil, tanto en taxis aéreos, como en aviones ejecutivos así como en una línea aérea comercial. Cuando operamos con aviones militares en Santa Lucía jamás tuvimos algún problema o conflicto con el tráfico civil, durante las grandes maniobras de las “Paradas Aéreas”

para un desfile militar, el AICM se cerraba a todo tráfico para permitir nuestras evoluciones. Eso todavía sigue ocurriendo así. Sin embargo, si se cierra como base aérea y se le construyen dos pistas más, ahí sí que se van a presentar problemas de saturación del espacio aéreo, aunque como dice el asesor de aviación del presidente electo: “los aviones se repelen” así que AMLO lo da por bueno y nos repite: “se los dije, ya ven”. Una cosa si les digo: Empero, la FAM puede seguir funcionando perfectamente sin Santa Lucía, tiene otras 14 bases aéreas repartidas por todo el territorio nacional. Pero de eso a utilizarlo como aeropuerto civil alterno o vamos a decir así: complementario, existe una gran diferencia operacional incompatible.

Por otro lado, el tan traído y llevado “lago” de Texcoco en mi experiencia jamás supe que tuviera agua, es decir, ya se había desecado hacía mucho tiempo, como ya lo comenté, cada vez que sobrevolaba ese lugar a mí me parecía un desierto, sin ningún tipo de vida, animal o vegetal, solo unas inmensas tolvaneras recorrían de lado a lado su enorme extensión. Aquello era un erial.

Hace algunos años un avión 727 de Mexicana tuvo un accidente en el cual fueron a caer precisamente en los terrenos del lecho seco del lago y no hubiera pasado nada pero se toparon con un terraplén en donde el avión si sufrió daños de consideración.

Ahora veo en las mesas de debate a una señorita que defiende a capa y espada el lago porque dice ella que le pertenece a los pueblos aledaños. Antes era un desierto, ahora de repente ya tiene agua, vida silvestre, patos, aves y habitantes quienes cultivan la tierra, (Se refiere tal vez al lago artificial Nabor Carrillo ese si tiene agua proveniente de desalojos pluviales). Quiero suponer que antes de dar el “banderazo” para iniciar las obras del NAIDCM se les tomó en cuenta a todos esos habitantes de la zona a quienes se les debió haber indemnizado y haberlos reubicado en otros sitios. La señorita que mencioné dice que eso no fue así, que los desalojaron, no les pagaron y que las obras van a acabar con todo el ecosistema. Esto francamente me parece una exageración. No dudo que el gobierno haya hecho algo raro para adquirir esos terrenos, pero sí hicieron algo ilegal o indebido existen vías para frenar esos abusos, pero en su tiempo, no ahora que sale a relucir la famosa “consulta populachera”, porque no es “pirruris” ni “fifi”, es la sabiduría del pueblo experto en materia de aviación.

La balanza de este tema el gobierno desgraciadamente electo la quiere inclinar para un solo lado. La pachanga resultante es de proporciones “cantinflescas”. Nos dicen que lo mejor es hacer “adecuaciones” al actual aeropuerto (lo que eso signifique). Sin embargo, el AICM ya no aguanta más remiendos, ni pensar en construirle más pistas. Ahhh, pero tenemos la Base Aérea Militar No. 1, se le puede pedir prestada a la FAM y construir otras dos pistas más, y si, si me preguntan el futuro secretario de transportes, unas horas antes de iniciar la consulta nos sacó de la manga un concienzudo estudio de una compañía francesa en donde dice que: “sí se puede” operar los dos aeropuertos al mismo tiempo, pero dicen que la consulta va a ser imparcial, el mismísimo presidente electo no quiso votar, ni ellos se ponen de acuerdo. Somos unos cobardes pero no nos merecemos ese trato tan indignante y grosero. Todo esto es una gran farsa. (El estudio citado costó $149,000 dólares, son casi $3, 000,000 de “pejos”, más la consulta: otros $1,500.000, dice el jefe de todos ellos que los de Morena van a pagar, ¿hay o no hay lana?). Aparte de sabio el pueblo va a salir pagador y cumplidor.

Mientras tanto, ¿Qué va a pasar con el resto de la aviación mexicana?, porque con este asunto del NAICDM nos traen “lázaros” y toda la atención se la dedican a este asunto interminable. La aviación general, la aviación ejecutiva, la aviación agrícola, la aviación militar, todos ellos que le hagan como puedan. Existen bastantes problemas que la aviación mexicana sigue arrastrando y que la DGAC no hace nada por resolver, y como pintan las cosas va a seguir igual o peor.

El mensaje que estoy recibiendo es: “la aviación mexicana me tiene totalmente sin cuidado, lo único que me interesa es darle “circo” al pueblo sabio. Ya lo dijo: va a desaparecer toda la flota (debo suponer) de la presidencia y francamente no sé si piensa también acabar con todos los aviones de la FAM y correr a los pilotos y mecánicos. El panorama para la aviación general en México luce tétrico con este gobierno entrante, aunque hay que decirlo, nos falta ver más “reverzasos” y “volantazos”. En el peor de los casos: para cuando este artículo salga a la luz ya sabremos a qué atenernos, Santa Lucía o Texcoco. (A propósito: Santa Lucía también se encuentra en el antiguo lecho de un lago (Xaltocan), de hecho todo el Valle de México era un enorme lago con la gran metrópoli al centro comunicada a base de canales y puentes muy ingeniosos por cierto, si no pregúntenle a Hernán Cortez).

Qué manera de hacernos perder tiempo, dinero y esfuerzo y todo para nada. Compatriotas: bienvenidos a la tergiversación republicana, prepárense para la “consultitis” porque quién sabe con qué se cure eso. Espero que el Quinto Sol ilumine al tlatoani, porqué lo que es juicio no carga.

Propuesta respetuosa: propongo que se lleve a cabo una consulta popular sobre la conveniencia de seguir llevando a cabo consultas populares.

Pregunta respetuosa para el futuro secretario de comunicaciones y transportes: ¿Me puede usted decir qué criterios se utilizan para la orientación y extensión necesaria de una pista de un aeropuerto? Si no sabe le prohíbo que vaya a votar.

Los pueblos indígenas autóctonos no quieren al aeropuerto actual, mucho menos el nuevo, tampoco Santa Lucía, no quieren ningún aeropuerto en ningún lado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s