Muerte Guardiana

Gilberto Bonilla Rodríguez

 

A todos quienes ya se fueron…01

Toca certera a la puerta y llama.

Fría, lenta y amarga… y no respondo

y apenas digo: no es mi hora.

Pasa la puerta pues no hay problema,

me mira y empezamos a jugar con las miradas

me sonríe dulcemente.

Trato de no verla pero no puedo,

Me quedo hipnotizado

Como esperando su ataque final

Desangrado, triste, cansado.

De este sueño quiero despertar

Pero no puedo, corro por todos lados

Sin llegar a ninguno.

Voy a la cocina y ahí está de nuevo

Meneando la sopa por mi…

Tranquila y paciente, que curioso,

pareciera no tener prisa… no la tiene.

Voy a mi cuarto y se acuesta conmigo

me contempla y me cuida,

esperando, tan solo esperando

salgo al trabajo y va conmigo,02

tan solo a mi lado.

No se despega ni un momento

y le pregunto: ¿te debo algo?

Ella solo menea la cabeza y se echa a reír

La gente me mira como si estuviera loco

Y yo les digo, y yo les grito…

Si tenemos un ángel guardián…

¿Por qué no hemos de tener

Una muerte guardiana?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s