Las redes sociales y el riesgo de la manipulación masiva

Raymundo León Verde

Las redes sociales y el riesgo de la manipulación masiva, color

En las últimas décadas el internet ha sacudido el mundo de la comunicación y la información. Los poderosos medios masivos de comunicación: prensa, radio y televisión, limitados por barreras de carácter tecnológico y de costos, finalmente se toparon con un gigantesco sistema capaz de interconectar todas las redes de comunicación existentes y transmitir de forma inmediata, simultánea y mundial todo tipo de mensajes.

El internet más que ningún otro eco-sistema de comunicación hizo realidad la aldea global visualizada por el teórico Marshall MacLuhan. Todo el mundo conectado a través de una red lógica única, residencia de plataformas y comunidades digitales. El intercambio de mensajes proliferó a través de Google, la música y los videos por medio de Youtube y las conversaciones personales y grupales encontraron su nicho en el Facebook, Twitter, Watsapp y otras redes sociales en todo el planeta.

A pesar de que algunos países han tratado de controlar el uso de internet, en general es una arena sin mordaza, donde se mezcla todo tipo de información. Las redes sociales se empoderaron y gradualmente desplazan no sólo a los medios masivos, sino a las formas tradicionales de comunicación personal y grupal.

El o la internet (hasta en eso es abierto, no tiene problemas con el lenguaje de género) es la gran ventana al mundo, donde la reputación de personas, empresas, instituciones públicas, todo, pende de un hilo; de las comunidades globales, anónimas, rebeldes, donde nacen y mueren ídolos a cada instante, surgen y caen líderes de opinión, es el mundo de los “youtubers”, los “influencer”, las tendencias, los “memes”, los “likes”, seguidores, amigos desconocidos, reporteros improvisados y las “fake news”.

Hoy la discusión no es si el internet, las plataformas digitales y las redes sociales compiten con los medios masivos de comunicación, de hecho tienen ventajas claras por su bajo costo y alcance; hoy el debate es de contenidos, pues en su amplio espectro, su permisibilidad, ya hay dificultad para distinguir la información real y por ello el fantasma de la manipulación ronda en todo lugar donde haya llegado la fibra óptica.

En este contexto, el periodismo tiene el enorme reto de incursionar cada vez más en el mundo del internet, de las redes sociales, y cumplir con su responsabilidad de indagar, investigar y reproducir la verdad, porque un video, una fotografía, una grabación de voz, parecieran ser contundentes como evidencia, pero en el mundo de la manipulación, eso también puede ser fabricado, bajo el principio de que una mentira bien respaldada o repetida mil veces, puede convertirse en una verdad.

Mucho de lo que circula en redes sociales carece del rigor que se exige al periodismo para poder informar, de tal manera que aunque tengan una gran cámara de resonancia, los chismes, mitotes y rumores son eso; el problema es que muchas veces los receptores no tienen elementos para discernir y eso es lo peligroso, de llegar al extremo de linchar inocentes en su reputación, o peor aún provocarlo físicamente.

Hoy los poderes formales y fácticos (políticos y económicos) hacen uso de las redes sociales para permear sus discursos, pero también para atacar y contratacar a todos aquellos que no están de acuerdo con sus ideas y propuestas.

Los periodistas no son ajenos a este nuevo fenómeno social, de hecho en muchos casos se han convertido en blanco de discursos de odio, donde se culpa a los medios de comunicación y a sus informadores de tener responsabilidad en los males que aquejan a las sociedades. Tanto en Estados Unidos como en México hay ejemplos claros de ello.

Sin embargo, es necesario que los medios y sus periodistas redoblen esfuerzos y sean más empáticos con el internet y las redes sociales. En la era digital, más que nunca la sociedades merecen ser informadas no sólo con oportunidad, sino con veracidad. El periodismo no puede claudicar ante la avalancha de desinformación que hoy permea en el ciberespacio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s