El nuevo rol del feis

Vladimir Torres Navarro

El nuevo rol del feis, color.jpg

Sin duda que Facebook ha cumplido un rol importante en la democratización de la difusión masiva de la información, especialmente en darle acceso a expresiones ciudadanas antes censuradas. Sin embargo, hemos llegado a un punto, donde los excesos hacen necesario darle un nuevo rumbo a esta red social.

En Facebook así como en Twitter, hay una tendencia a exponer ideas de forma controversial. Es momento de pensar en las consecuencias sociales de descalificar casi todo y a casi a todos, y de revalorar el rol que pueden jugar las redes sociales en las causas sociales de hoy.

Vale la pena reflexionar a dónde nos va a llevar esa confusión entre criticar e injuriar. Especialmente a qué hora nos vamos a detener a pensar, dos veces, lo que escribimos, o al menos a leer bien antes de rechazar.

En estas redes sociales se expresan muchas emociones y poca información, muchos ataques y pocas reflexiones. Lo que manifiesta que una gran parte de los usuarios somos personas poco informadas, incapaces de exponer ideas claras y presentar argumentos objetivos. Hoy creemos que ofender a los políticos, líderes religiosos, sindicales, empresariales y a comunicadores es un acto heroico.

Hay una especie de necesidad desbordada por expresar lo que históricamente no se había podido decir sobre las autoridades. Para muchos las redes sociales son el otro ojo y el otro diente de lo que sentimos que nos han quitado las autoridades.

A pesar de ésta abundante negatividad, Facebook puede ser visto como la gran oportunidad para promover que las personas opinen de manera informada, para que participen más e insulten menos. Es cuestión de cambiar la forma de ver las cosas, y dejar de lado esa competencia absurda por denostar.

Las redes sociales nos dan también la oportunidad de disfrutar de la diversidad de intereses que existen en nuestro entorno. Ahí, están también los que nos desean buen día, los que nos comparten un buen consejo o una buena nota; los que nos recuerdan el concierto o juego de futbol. Ahí están nuestros compañeros de escuela, presumiéndonos su paternidad. Ahí está nuestra familia, publicando la foto de aquella foto impresa.

Es momento de que las razones útiles y las emociones positivas se impongan. Vamos poniendo el ejemplo, tolerando a quienes piensen diferentes, incluso a quienes ofenden por ofender. Invitemos a nuestros amigos y familiares a hablar con libertad de su versión del mundo, de todas las cosas que cada quién desea.

Así también es un gran momento para vernos en el espejo de las redes sociales, para recuperar la importancia del respeto y los argumentos. Es una buena coyuntura para poner el ejemplo dejando de compartir noticias que sabemos que son falsas y expresiones que sólo ofenden.

Es posible que poco a poco, haya más convocatorias a tomar parte de los asuntos importantes. Post tras post, se puede estimular la acción. Es momento de ser conscientes de que los cambios que todos necesitamos sólo se pueden originar en la conciencia individual y colectiva de una ciudadanía informada, dispuesta a organizarse y a participar.

El Feis aún está en manos de los ciudadanos, entonces, sólo depende de nosotros que adquiera un nuevo rol, que siga siendo un instrumento de libertad, pero también de unidad y crecimiento social.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s