Cuando los muertos son motivo de alegría

Por Francisco Javier Lino Briones
01

¿Qué sucedió en este uno de noviembre? Indudablemente fue el empeño que puso el director García Loaiza y su equipo de trabajo, especialmente la maestra Sandra Mendoza responsable del departamento de cultura para convocar decididamente a la participación de la comunidad cetmarista en las actividades para celebrar el día de muertos. De tal forma que como resultado nuestro plantel tuvo una participación trascendente de alumnos, maestros, personal directivo, administrativo y de apoyo; lo que se puede corroborar en el poco espacio que había incluso para caminar, tanto al momento de la construcción de los altares como durante la presentación de los mismos.

Fue verdaderamente una exposición de trabajo en equipo; de investigación sobre nuestras elementales tradiciones, lo mismo que de personajes y un acopio de materiales, alimentos, papel, sustancias, inciensos, velas, veladoras y todo cuanto se pudo recabar de materiales para recordar a los personajes que han marcado a nuestros pueblos.02

Así, entre las paredes azul y blanco se recordó la vida y obra de Frida Kahlo, de Mario Moreno “Cantinflas”, de María Félix; también de Pedro Infante; de “El Santo”, el enmascarado de plata; de los maestros que se nos han adelantado y que dejaron una imborrable huella en nuestro plantel y otros tantos personajes que por su obra fueron propuestos por los grupos que participaron como merecedores del honor de ser alma y motivo de un ara o altar.

Por cierto que ganó el primer lugar el altar del grupo de la carrera de Vida Saludable V, asesorados por el profesor Carlos Carballo y donde se suma en las filas de este grupo nuestro buen amigo Alfonso Olivas con quien hicimos un cruce de especulaciones sobre quién ganaría el primer lugar. Y ellos ganaron, meritoriamente. Un trabajo excelente.

Una visión alterna.

Pero nuestro grupo de RA II “A”, se animó también a participar en este evento y se propuso a hacerlo de una manera diferente, pues decidimos como equipo utilizar los materiales de deshecho que estaba en el tiradero de basura, como madera, fierros y muebles; así que desde un día antes, caminamos como grupo tratando de encontrar los elementos que nos serían útiles para el altar de tres niveles que nos propusimos construir en honor a Cantinflas, ínclito expositor del humor blanco en la farándula y la pantalla grande de nuestro país. Por ello utilizamos un sillón viejo; una carcaza de refrigerador y trozos de madera que desde quién sabe cuántos años estaban tirados en el terreno de atrás de los últimos edificios del plantel.03

Luego del paso de los jueces por nuestro altar, ya sabíamos que no íbamos a ganar, pero definitivamente nos casamos mejor con nuestro proyecto ya que en un recuento de gastos acopiado por Valeria, sumamos un total de $ 307.00 destinados solamente a la compra de papel y pegamento; lo demás fueron aportaciones de cosas de uso corriente en el hogar y que se podían regresar al término del evento; cero cajas de madera o plástico; cero compra de flores elaboradas (nosotros las hicimos); no uso de silicón o pegamentos; tampoco plantas desechables.

Nos propusimos a observar y cada equipo que construyó su altar acumuló por lo menos quince cajas de madera o de plástico, de esos en los que empaquetan jitomates, chiles y pepinos; algunos tenían hasta cincuenta elementos de fuego, como velas y veladoras; tubos y varillas también fueron acarreados de quién sabe dónde; el papel de una amplia gama de colores fue el que más saltó a la vista; no se diga de las flores de cempasúchil que adornó a todas y cada una de las aras.

¿Calificación?

Es necesario resaltar también la presencia de las catrinas y catrines, que engalanaron con su presencia el evento; que por cierto, dieron rienda suelta al espíritu creativo característico de los jóvenes preparatorianos. Resaltando esa creatividad, los presentes pudimos embelesarnos con las calaveritas escritas por los mismos y pegadas en el muro de uno de los pasillos.04

Por último, cómo no mencionar el pequeño panteón que habilitaron los maestros y el cuerpo administrativo a un costado de la dirección, detalle altamente significativo pues se hizo memoria del cariño que se ganaron en vida los que se nos adelantaron en el camino, los profesores Jorge Fontes y Mario Cereso, pero también los ex directores Ricardo Ruiz y Antíoco Aguilar.

El jueves primero de noviembre fue una jornada muy larga, pero se reconoce una de las mejores convocatorias del CET Mar No. 31 en favor de la canalización de tiempo y las energías de los jóvenes. Diez de calificación.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s