Nuestra zona de confort

Por Mónica Camacho López

confort

 Dice Lupita: “para mí no es confort”

¿Qué es o que entendemos por de zona de confort?

Dicen que La zona de confort, es el conjunto de límites que nos impiden avanzar.  Que es un estado mental y que nos frena a vivir la vida que nos gustaría experimentar y que para lograrlo debemos salir de ahí.

De este pequeño párrafo obtenemos varios puntos, veamos:

Es el conjunto de límites que nos impiden avanzar ¿avanzar hacia dónde?

¿En dónde me gustaría estar? ¿Qué me gustaría hacer? ¿Cómo me gustaría sentirme?

Tal vez nos suenen un poco egoístas estas preguntas pues nos han hecho creer que “pensar en mí” no está bien. Pero ¿cómo puedo dar alegría si yo misma no la experimento? ¿Cómo puedo brindar seguridad si no la construyo primero sobre mí? ¿Cómo puedo dar paz a los demás si yo estoy en guerra conmigo misma?

En pocas palabras, cómo puedo dar lo bueno a los demás si yo no lo tengo. Yo sé que en algún momento te has hecho estas preguntas, ahora vuélvetelas a hacer pero date el permiso de escuchar tus respuestas, no es egoísmo o como dice el Dalai Lama, es un egoísmo bien entendido; que es un estado mental dice, y es justo ahí donde se encuentran nuestros límites. Por límites debemos entender que son creencias y no vamos a juzgar si son buenas o malas, simplemente llegaron a nosotros por diferentes vías y están ahí. Si ya escuchamos a dónde queremos ir o como nos queremos sentir, nos toca identificar qué creencia (que idea que solo se encuentra en nuestra mente) no nos permite avanzar, y cualquiera que esta sea.

Uno: sólo yo soy responsable de seguirle dando el poder, no importa quién me lo haya dicho o dónde la haya aprendido y que si tal vez en algún momento de mi vida fue útil ahora ya no lo es y puedo y debo cambiarla o desecharla si quiero ir, hacer o sentirme diferente.

Dos: cualquiera que sea esta creencia está siempre dominada por el miedo y el miedo es el poder que yo le doy. Dicen miedo a lo desconocido más yo creo que el miedo es a afrontar las nuevas responsabilidades que el cambio va a generar y esto no es desconocido, sabemos que nos va a llevar a enfrentarnos con gente a la que pensamos no les va a gustar o de la que creemos obtenemos un beneficio, pero realmente ¿La gente está tan al pendiente de nuestros cambios? ¿Nos perjudica que cambien la perspectiva que tienen de nosotros cuando es una personalidad equivocada de nosotros mismos? Es como si en una fiesta de disfraces se te acerca a alguien y te dice “Me encantas” y entonces tu preguntas, ¿Yo o mi disfraz? Y el mayor reto es el enfrentarnos a nosotros mismos y descubrir tal vez a alguien que no nos guste de primera instancia por todo aquello que nos hicieron creer que era bueno y malo y vemos que en realidad según sus parámetros caemos más en lo malo.

Pero ¿para ti qué es malo? La buena noticia es que sí para ti es importante lo puedes cambiar, pero si descubres que lo sientes o piensas no es en absoluto malo o equivocado o negativo. ¡Qué gran peso te quitarás de encima!

Que beneficio puedo perder si….El precio que se paga es muy alto, se paga el 80% para recibir a lo mucho un 20% y eso cuando se recibe, casi siempre estamos números rojos. El miedo en este caso es y muy sabido ¿Al dejar de obtener ese beneficio que debemos hacer? Movernos, definitivamente movernos y eso nos lleva al punto anterior, ¿A qué creencias me voy a enfrentar? Al no puedo, no sé, las niñas esto, los niños lo otro, no importa quién te lo haya dicho o donde lo hayas escuchado, cámbialo, deséchalo y pruébalo tú mismo.

Salir de tu zona de confort, ¿Qué ser vivo desea salir de un lugar donde se siente a gusto?

Ese es el punto, preguntarnos si en verdad nos sentimos a gusto donde estamos, y ser honestos al responder, nadie se va a enterar. Y con esto pasamos al último punto de nuestra frase inicial. Y para lograrlo debemos salir de ahí, de nuestra zona de confort.

Por eso pienso que si deseamos ser, sentir y vivir de acuerdo a nuestra intención, primero debemos salir para ser el observador de nuestros pensamientos, emociones, acciones y resultados. Ya eso es un movimiento. Cambiar o desechar creencias para actuar en función de lo que quiero lograr, actúo y empiezan nuevos resultados, y con esto empiezo con nuevos pensamientos, emociones y acciones, y aparentemente una nueva zona de confort, digo aparente porque yo creo que la expandimos. Al tomar nuevas decisiones y acciones significa que hemos eliminado aquello que nos impedía avanzar pero al mismo tiempo hemos guardado e incluso cultivado muchas otras formas de sentir, pensar y ser del pasado, pues de eso se forma nuestra personalidad, siendo incluyente con lo que para mí es realmente benéfico o satisfactorio del pasado y lo nuevo de mi presente. Se acrescenta  así mi experiencia, amplio la visión y proyecto mi futuro. Expando mi zona de confort, limpio y ordeno mi casa pero dejando la puerta abierta para sacar, cambiar o introducir sólo aquello que me haga feliz.

Hacer y no hacer implica siempre algo, para ambas situaciones se necesita valor y para ambas debemos ser responsables. Aquí nadie es culpable.

Nosotros decidimos movernos o no, implica la misma la cantidad de energía, de ti depende elegir la que te de satisfacción.

Nada que valga la pena vale es esfuerzo.

Contáctanos Facebook centro mosuo.

centromosuo.wixsite.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s