Las herencias de los alcaldes en La Paz

Por Bertoldo Velasco Silva

 03Según palabras del alcalde de La Paz, Rubén Muñoz Álvarez, en lo que fueron sus primeras declaraciones a la prensa y lo que venía afirmando durante lo que fue su campaña política y después en la etapa de transición, su administración recibió de alcaldes anteriores, herencias nada reconfortantes en materia económica para lo que será su trienio y en contra de la ciudadanía. Entre las que sobresalen, una deuda de casi 1,780 millones de pesos, una nómina abultada y posibles aumentos catastrales.

De acuerdo a la numeralia que anunció el edil, dijo que de ese total de la deuda, 400 millones de pesos corresponden a la administración municipal de Armando Martínez Vega; mil millones de pesos de la priista Esthela Ponce Beltrán, y aunque no lo citó pero se entiende, 380 millones de pesos de la administración de quien actualmente es senador de la República por Morena, el profesor Víctor Castro Cosío, aunque se le olvidó mencionar también que dentro de esa abultada deuda, también la deuda que dejó la ex alcaldesa Rosa Delia Cota Montaño, ahora secretaria general del Ayuntamiento de Los Cabos.

Cada final de trienio municipal, sobre todo en La Paz, surgen este tipo de declaraciones, porque de alguna manera los ediles entrantes padecen seriamente de escasez de recursos para hacer frente a los fuertes compromisos para cubrir sus principales necesidades, fundamentalmente, el pago de la nómina, sobre todo en estos meses como octubre, noviembre y la más fuerte, diciembre, donde tienen que cubrir la doble quincena, la prima vacacional y el aguinaldo de más de 2 mil trabajadores entre sindicalizados y de confianza.

La queja, siempre ha sido la misma, “el que salió, dejó hundida la administración municipal en una severa crisis financiera”, por lo que en muchos casos, como en el pasado gobierno municipal, se dijo se practicaría “una auditoria forense”, sin ningún resultado ni tampoco una denuncia formal para recuperar esos recursos o fincar responsabilidades; y en otros casos, practicar una simple auditoria, donde se tendría un diagnóstico sobre la real deuda, por qué conceptos y a qué tipo de proveedores. Siempre, es lo mismo. No nos debe extrañar, peor si no son del mismo partido político por el cual llegan.

El problema, es que toda esa deuda que se va acumulando trienio tras trienio, el que la viene pagando es el ciudadano, con sus contribuciones o impuestos por los servicios que presta el Ayuntamiento, que en muchos casos, son deficientes y de mala calidad.

El alcalde emanado de Morena, Rubén Muñoz, dijo que su gobierno conformará un equipo de trabajo para diagnosticas las características de esa gran deuda, porque los compromisos más urgentes con el Fonacot, el ISSSTE, Fovissste, así como de proveedores diversos, que en el caso de las institucionales, si no se cubren, los trabajadores del ayuntamiento podrían perder sus derechos médico asistenciales.

En ese diagnóstico que practicará el gobierno municipal de La Paz, se conocerá dijo, la situación con los proveedores de corto plazo y los compromisos que se tienen con la banca comercial, pues el ayuntamiento debe cubrir tan solo de intereses 2.3 millones de pesos cada mes.

02Entre la información que proporcionó Muñoz Álvarez, está la deuda histórica que registra SAPA La Paz de 24. 7 millones de pesos con la Comisión Nacional del Agua. ¿Por qué histórica?, porque ésta debió cubrirse en la administración de Víctor Castro Cosío, y no lo hizo, pero ejerció el recursos que estaba destinado para obras y mejoras en la infraestructura hidráulica, por lo que en su momento ese edil, ahora senador de la república por Morena, omitió cubrir ese pendiente, y que ahora repercuten negativamente en la actual administración municipal, porque la Conagua suspendió las aportaciones que hacía al ayuntamiento paceño.

Es decir, el ayuntamiento no tiene acceso a recursos que emanan de esa dependencia federal, hasta en tanto no se cubra ese adeudo “histórico” que dejó Castro Cosío, y que han frenado obras de infraestructura y alcantarillado, la renovación de la red de agua potable y alcantarillado, de la cual más del 45 por ciento ya cumplió su vigencia.

Por ello Rubén Muñoz se comprometió a cubrir ese adeudo, para que el municipio de La Paz pueda acceder a los fondos económicos y así iniciar, como lo dijo, un programa de micro y macro medición del agua potable y la actualización de las tarifas, pues de los más de 104 mil usuarios que tiene SAPA La Paz, más de 14 mil de ello no cuentan con un contrato, aunque reciben el servicio, debido a la falta de regularización y registro de este tipo de contribuyentes, y de los 90 mil restantes, más de 70 mil no cuentan con medidores.

Si en su momento el ex edil Víctor Castro Cosío, las pasadas tres administraciones municipales, no hubieran padecido de la falta de estos recursos financieros que aporta la Conagua, y ahora, Rubén Muñoz tendrá que enfrentar este desafío para cubrir esa cantidad millonaria para poder acceder al financiamiento para adquirir nuevos medidores de agua, renovar esa red de agua potable, en algunos casos ya obsoleta, y actualizar sus tarifas, las cuales consideró, muy bajas, es decir, al Ayuntamiento le cuesta 7 pesos con 40 centavos un metro cúbico de agua (mil litros), mientras que el promedio nacional es de 30 pesos, por lo que urgió actualizar las tarifas.

Pero no puede llevar a cabo ninguno de estos tres conceptos, y mucho menos actualizar o aumentar las tarifas del servicio de agua potable, pues como él mismo afirma, “no quiero agravar el bolsillo de los paceños, sin antes eficientar el servicio”. ¡Por supuesto!

Otra deuda que también hereda, y esa es común cada fin de trienio aunque el monto sea diferente, es la del servicio de energía eléctrica, y a la Comisión Federal de Electricidad se la adeudan casi 27 millones de pesos.

En lo que se pretendía dar un albazo en contra de la ciudadanía y que se detectó a tiempo, el ayuntamiento en funciones deseaba en base al dictamen técnico de la Comisión de Catastro realizado por la administración de Armando Martínez Vega, quien dejó esta papa caliente, aumentar las contribuciones por concepto de predial en un 4 por ciento, como una manera de actualizar las tarifas.

Sin embargo, tras descubrirse este posible hecho, durante la sesión extraordinaria realizada con poco tiempo de antelación y como se dice al cuarto para las doce, ese sábado 30 de septiembre por la tarde noche, el cabildo paceño y el propio alcalde, asumieron su papel y decidieron dar marcha atrás a ese pretendido aumento, porque según expresó, “no es el mensaje correcto que estaríamos enviando a la sociedad”.

De acuerdo a la ley en la materia, el actual ayuntamiento de La Paz tenía como fecha límite realizar esa sesión extraordinaria para la actualización de las tablas catastrales y enviarlas al Congreso para ser incluidas dentro del presupuesto de ingresos y egresos de las administraciones estatal y municipal, por lo que la urgencia los orilló a efectuarla de esa manera. Es decir, Armando Martínez, en su momento, pudo realizar esta sesión extraordinaria en su administración, pero no quiso hacerlo, pero eso, no lo explicó edil Muñoz Álvarez.

Y como no habrá mayores ingresos por concepto del predial para el próximo año, la administración municipal actual tendrá que conformarse con los mismos ingresos que obtuvo este año, y eso provocará, según lo explicó Rubén Muñoz, una reducción de estructuras, compactar salarios, poner a los trabajadores en movimiento para promover el pago oportuno de los morosos y eficientar los servicios.

Por ello, el alcalde convocó a la ciudadanía de La Paz para que se ponga al corriente en sus adeudos de agua y predial y aseveró que tienen que dar incentivos a la gente que sí paga a tiempo. Porque afirmó, existe un gran rezago en el cobro del impuesto predial, pero el 75 por ciento de la deuda se encuentra entre los medianos y los grandes contribuyentes, por lo que se les va a cobrar en un ejercicio de diálogo y respeto, haciéndoles ver que si hoy van a tener claridad en el uso de los recursos y mejores servicios públicos deben cumplir con sus obligaciones de pago.

Puso como ejemplo a las tiendas Oxxo, con quienes se establecerán posibilidades de convenio de pago, para que a través de sus 128 unidades existentes en La Paz, se puedan pagar los servicios de agua y predial en tiempo y forma.

Y que además, se buscará armonizar los sistemas informáticos para que en lugar de que los ciudadanos se trasladen a las oficinas del OOMSAPAS o del Ayuntamiento, puedan pagar en sus colonias, y por otro lado, si no pueden pagar la totalidad de su adeudo al menos puedan abonar.

El asunto de la deuda, es toral para el buen manejo de la administración municipal, de ahí que Rubén Muñoz Álvarez y su equipo de trabajo junto con la comuna, establezcan los mecanismos necesarios y suficientes para allegarse de recursos, cubrir aquellos adeudos para ser objeto de recursos financieros y mejorar la captación de los ingresos propios, pero si realizará una auditoria, o como led quiera llamar, esta se haga efectiva, y si hay culpables en el desvío de recursos y mal uso de esos, se aplique la ley en consecuencia, y no haga como que hace, como lo han hecho anteriores presidentes municipales, que solo lo denuncian en los medios pero no en las instancias correspondientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s